Follow by Email

viernes, 30 de enero de 2015

ÁNGEL MORA UN POETA "OUTSIDER" QUE PASA MIRANDO

Angel Mora



Su amor por la poesía, por la música, ¿cómo podía conllevar aquellas gentes que le rodeaban? Con menos talento y cultura, con inferiores cualidades espirituales, otros le han oscurecido ante el público español. ¿Por qué se obstinó alicortado en su rincón provinciano, pendón de bandería regional para unos cuantos  compadres que no podían comprenderle?
…Después de todo, ¡quién sabe! Durante sus horas de recogimiento silencioso, escuchando la música… mientras se perdía así entre el ruido de los otros… tal vez gozó gloria mejor y más pura que ninguna.
Luis Cernuda
Ocnos.  José María Izquierdo
                                                          
                                                          


 
Ángel Mora Casado nació en Alcázar de San Juan (Ciudad Real) pero ha pasado casi toda su vida en Algeciras (Cádiz. España) lugar donde reside. Ya en la década de los 70 del pasado siglo comenzó a publicar sus poemas en la mítica revista de poesía Bahía, que creó y dirigió el poeta Manuel Fernández Mota, hasta su desaparición con su número 50. 
                                                                     
El poeta Manuel Fernández Mota, motor de la revista de poesía Bahía

 Angel Mora ha publicado Agua dulcemente dura  en Jizo Ediciones (2006), Ni pies ni cabeza en Ediciones Vitruvio (2010), Música para el desvelo en Ediciones En Huida (2014), El que pasa mirando en Editorial Renacimiento (2014) y Sonetario también en Renacimiento (2014) que está pendiente de presentación en público.
                                                     
Vista de la Bahía y Puerto de Algeciras desde mi casa del Paseo Marítimo en 1974

Conozco a Ángel Mora desde mi llegada al Campo de Gibraltar, cuando nos reuníamos los amigos en mi casa del Paseo Marítimo de Algeciras, allá por 1974, a divagar sobre poesía y variadas cuestiones en una especie de movida campogibraltareña. Y aunque no soy crítico literario sí llevo muchos años leyendo poesía y mi atrevimiento me llevó a publicar un libro de poemas del que existe cumplida información en este blog. Pero ello no empece para que pueda referirme a la presentación del libro de Mora El que pasa mirando  llevada a cabo el pasado día 22 de enero en el recién inaugurado Centro Documental José Luis Cano, un edificio moderno que prestigia a la urbe, con vistas hacia la Bahía de Algeciras y al parque María Cristina de la ciudad.
                                                                
El premio nóbel de poesía Vicente Aleixandre y el editor, crítico y poeta algecireño José Luis Cano
Centro Documental José Luis Cano
                                                            
Juan Gómez Macías

                                                    
La presentación corrió a cargo del artista y poeta Juan Gómez Macías que demostró una brillantez notable y perfecto conocimiento de la obra del poeta. Gómez Macías resaltó, entre otros aspectos de la poesía de Mora, ese carácter, aunque no utilizó esta palabra, de outsider de Ángel Mora en el sentido de no pertenecer a ninguno de los cenáculos ¿culturales? del municipio y, en efecto, allí no estaban esas eminencias ciertamente “grises”de la ciudad porque su presencia era, obviamente, desde cualquier punto de vista  innecesaria Sí estuvieron los supervivientes de lo que he llamado especie de movida campogibraltareña lo que dio un especial calor al acto y al que esto escribe una particular emoción. Pero de esa movida faltaban los que                                

soñaban verdades sumergidas
en el fondo de un lago. Y no regresaron:
se los llevó el monstruo
que tienen todos los lagos…

Ángel Mora,  Por aquellos días
                                                           
                                                            
Ángel Mora firmando un ejemplar de sus libros
Me ocurre con la poesía de Ángel Mora, lo mismo que con la obra de ciertos artistas actuales, que la siento próxima, cercana, como algo mío incluso en sus aspectos más ácratas:

La solución es simple:
-parar el agua no, no puede nadie;
vaciar el vaso tampoco, volvería a llenarse-
romper el vaso.
Ángel Mora, Problema

En ciertos poemas se ve ese acento cernudiano tan del gusto del poeta:

SI…

Si las hojas caídas
pudieran alzarse,
alzarse en el aire
hasta volver al árbol,
yo sería otra vez
ese chico feliz
que ahora cruza la calle.
Y no ese señor tan serio
detrás de la ventana.
En 1934 Paseo de Colón Sevilla
Vicente Núñez en el  bar Tuta de Aguilar de la Frontera (Córdoba) año 2000 Allí estaba siempre con su medio de Moriles y su paquete de ducados Moriría en 2002


Y como siempre me acuerdo de las palabras que Cernuda le dirigió a Vicente Núñez el 12 de abril de 1956 en la carta que le escribió para agradecerle su colaboración en el homenaje que le hizo el grupo cordobés Cántico en los números 9 y 10  de su revista de 1955: Leer a un poeta y aceptar sus palabras con el sentido que ellas tienen, y no otro que pretendamos darle, parece cosa sencilla; pero hace tiempo que sé es la más difícil.
Pero, tal vez, las ideas aquí vertidas respecto a la poesía de Ángel Mora estén de sobra porque como dice el premio nóbel T.S.Eliot el significado total de un poema , no se agota mediante  ninguna explicación, porque su significado es lo que significa para los distintos lectores sensibles.                                                           
                                                       
Miguel Vega y Ángel Mora
                                                    
                                                   
Ángel Mora, la diputada en el Parlamento de Andalucía Inmaculada Nieto y el escritor Juan José Téllez

1 comentario :

  1. Eduardo, es loable tu actitud de reconocer y dar difusión a la obra de los demás. Leí el poemario de Angel Mora y me gustó mucho.

    ResponderEliminar