Follow by Email

sábado, 30 de enero de 2016

UNA HISTORIA REAL: RELATO INÉDITO DE RAFAEL VISO




Sobre el periodista, poeta y escritor Rafael Viso Gómez (1957-2009) he escrito varias veces en esta website, publicando algunos de sus poemas y artículos.



Rafael Viso en 1983

En esta ocasión y con motivo del séptimo aniversario de su fallecimiento (Algeciras 14 de enero de 2009) voy a publicar un relato inédito que fue ganador del XXVI Certamen de Relatos Cortos de Jimena de la Frontera (Cádiz, Spain) en 2007.


UNA HISTORIA REAL
Homenaje a Sebastián Zarza Vargas


Sebastián Zarza Vargas nace en la calle Consuelo de Jimena de la Frontera (Cádiz) el día 1 de Diciembre de 1910, pero su familia se traslada pronto a Algeciras donde reside diecisiete años.

Sebastián visita Jimena periódicamente y sigue relacionándose con sus familiares. Era normal que tales viajes se hicieran en tren, pues el automóvil apenas se conocía en la comarca y eran casi inexistentes las infraestructuras que permitieran
la circulación de vehículos. En una ocasión cuando contaba la frágil edad de los ocho años tuvo la ocasión de viajar desde Algeciras a su añorada Jimena con un señor aficionado a la caza que habitualmente viajaba en tren pero que ocasionalmente, debido al mal estado de los carriles y caminos para las cabalgaduras, se acercaba a nuestra localidad en automóvil, casi a campo a través. Sebastián quedó entusiasmado por aquel "artefacto" que permitía una autonomía de transporte independiente de horarios y fuera de la esclavitud de las pesadas cabalgaduras. Entiéndase que no había otro medio de transporte a cortas y medias distancias que no fueran animales de carga, carros de tiro, o a pie y que ver un automóvil era prácticamente una noticia tanto en Jimena de la Frontera como en Algeciras.

Como es de suponer los viajes en las fiestas de la Novena (la feria de la Estación de Jimena – que coincide con una novena a la Reina de los Ángeles, patrona de Jimena de la Frontera, y que tiene su santuario en la Estación - ) eran frecuentes y la animación se limitaba al tránsito de acémilas, carruajes en la total ausencia de vehículos a motor.

Sebastián trabajó como acomodador en un coche de viajeros que hacía el trayecto de Algeciras a Sevilla. No perdía de su cabeza la idea de la gran cantidad de personas que transitaban de Jimena a la Estación de tren en los días de Novena y la cantidad de viajeros que llegaban en tren a la ciudad. Cuando contaba la edad de diecisiete años, en 1927, bien relacionado con el apasionante mundo del automóvil, se le ocurre traer un vehículo a Jimena para
 aprovechar la animación de la Novena y ganar algunas "perrillas". Así con su
amigo Luis que tenía la posibilidad de acceder a un vehículo marca Hudson, propiedad de un familiar suyo, se pusieron manos a la obra y tras convencerle montaron el vehículo en el tren desde Algeciras, compraron tres galones de gasolina y se encajaron en la Estación de Jimena en vísperas de la Novena.

Una vez allí bajaron el automóvil. La expectación era tan grande que algunos hicieron el viaje, desde la Estación a Jimena, varias veces y eso que el viaje costaba tres reales ida o vuelta. Por supuesto tuvieron que ir por más gasolina a Algeciras. Los beneficios de la operación llegaron hasta quinientas pesetas, que era un capital para la época y el lugar.  Sus padres lo creyeron imposible.

Sebastián introdujo en cierto modo el progreso en nuestra localidad, pues un poco más tarde con Pascual Cervera compró una furgoneta Ford de diez plazas por doce mil pesetas y fue puesta en servicio para hacer viajes entre Jimena y Estación, siendo este el primer "autobús" de línea conocido en la zona. Los coches de caballos de Rejano y Lorenzo cedieron sus derechos de pasaje y se impuso el vehículo a motor. Poco antes de la guerra 

civil se rompe la sociedad, vende sus 

derechos y Sebastián regresa a Algeciras.


Tras ser movilizado en la guerra civil, donde siguió con su afición y dedicación al automóvil, utilizando camiones y participando sobre todo en cuestiones de intendencia y humanitarias, se licencia y compra un camión en Algeciras. Su espíritu natural de sentirse jimenense le hace volver a Jimena a trabajar en el transporte. A partir de esa fecha Sebastián jamás se separaría de Jimena. Colabora en el traslado de trabajadores al monte para el descorche, facilita que personas de escasos recursos utilicen sus servicios gratuitamente en casos de necesidad e incluso las fuerzas de orden público necesitaron de sus servicios.

A mediados de los años cuarenta del pasado siglo compra un vehículo Chevrolet y se dedica al servicio de viajeros. A éste le siguieron otros cuya cantidad de servicios es innumerable, unos pagados otros no, unos comerciales, otros humanitarios y
desinteresados, como el traslado de enfermos desde el campo o del médico hasta el monte. Sebastián siempre estuvo presto a servir a aquellos que lo necesitaron.



Nos recuerda como en una ocasión se dedi con Manuel Jiménez a "hacer de Rey Mago" para los niños de Las Cañillas - localidad situada entre Jimena y el Puerto de Galiz, entonces de gran importancia por el gran número de carboneros, corcheros y arrieros que la frecuentaban -   cuando con tres duros y una caja de cartón, llevaron muñecas, trompetas, diábolos,...de parte de los Reyes que pasaron para Gaucín. Cuentan que las madres los abrazaban emocionadas.

Tras contratar a Aurelio Collado como taxista, monta un taller mecánico que fue el único durante muchos años y padre de todos los que vinieron después. Maestro de casi todos los mecánicos de la localidad, (Sebastián Jinez, José Gómez, José Gavilán,...) convirtió su casa en una Escuela de Formación desinteresada. A muchos enseñó tanto a conducir como a manejar todos los secretos y soluciones de las averías en automoción.

Es Sebastián un defensor del medio ambiente, aunque también aficionado a la caza, por ello le cabe el honor de haber sido presidente y miembro fundador de la Sociedad de Caza y Tiro de "El Corzo", promoviendo desde siempre el respeto y buen uso de la actividad cinegética.


Hoy a sus 96 años de edad, Sebastián piensa que ha recorrido un trayecto en el que su utilidad a la comunidad ha sido indiscutible, pero que es una persona normal y corriente "que no ha hecho ningún mal a nadie y que ha ayudado al que lo ha necesitado". Este mundo necesita más de gente corriente del calibre de Sebastián que de otros que, considerándose importantes poco o nada aportan al devenir de la sociedad.

lo le queda el deseo de que "su nombre no se pierda en el olvido".  Estamos seguros de que eso no va a ser así porque, independientemente del reconocimiento que le hagan las instituciones, generaciones de mecánicos y de ciudadanos en general lo llevarán dentro de su corazón. Llevarán dentro al "Maestro" no lo por su gran su corazón, sino por su forma de ser y por su forma de actuar.






La Teniente de Alcalde Delegada de Cultura Mª del Mar Vega entrega,en el Centro Cultural Reina Sofía, a Rafael Viso la placa que le acredita como ganador  del XXVI Certamen de Relatos Cortos (Foto Tiojimeno)













  

Presidencia del Acto en el Salón de Actos del Centro Cultural Reina Sofía de la Estación de Jimena






















Rafael Viso con su libro Destierros, tintas y mástiles que presentó en la XIII Feria del Libro de Algeciras el 25 de abril de 2008





CODA: Sebastián Zarza Vargas, falleció el 

25 de junio de 2008.

El que esto suscribe tuvo el honor de 

entrevistarlo con motivo de un artículo que 

publiqué en esta website

Vid. :









y pude comprobar, pese a su avanzada edad,

la lógica lucidez de su raciocinio y su

extraordinaria memoria. Como dice Rafael

Viso en su relato siempre permanecerá

en nuestro corazón.





AGRADECIMIENTO: A mi amigo Chano Zarza hijo de 

Sebastián, por haberme facilitado el texto del

relato.






ADENDA: El Ateneo de Algeciras, que

preside el poeta Juan Emilio Ríos Vera,

ha creado el premio Rafael Viso para artistas

noveles.







Rafael Viso y Juan Emilio Ríos







El premio Rafael Viso 2015 ha recaído en el 

joven cineasta sanroqueño Arturo Gª Zamudio

















 






Y para terminar vamos a insertar el fácsimil de un bello texto del libro Destierros, tintas y mástiles: 




                                                                                
         

                                                                      

                                                                               
Punta Carnero en Algeciras en cuyo mar por expreso deseo de Rafael Viso se depositaron sus cenizas un ya postrero 15 de enero de 2009