Follow by Email

domingo, 4 de diciembre de 2016

RESPONSO DIFÍCIL POR UN POETA SEVILLANO


Luis Cernuda (1902-1963) en el Paseo de Colón. Sevilla 1934




Joaquín Romero Murube (1904-1969)





 El 5 de noviembre de 1963 un poeta sevillano, transterrado y maldito, fallece en Coyoacán (México DF). Esa fecha la ignoran los periódicos españoles de la época. Pero la oscura noticia sí tuvo su reflejo en la prensa de su ciudad natal pues el poeta y Conservador del Alcázar sevillano Joaquín Romero Murube (1904-1969), muy vinculado a los poetas del 27 y amigo de Cernuda, tuvo el valor de publicar (dadas las circunstancias políticas imperantes) en ABC de Sevilla un bello artículo dedicado a la muerte de Luis Cernuda. El artículo se titulaba Responso difícil por un poeta sevillano, y lo publicó el domingo 10 de noviembre de 1963.

Este es el texto de dicho artículo:


Hoy que la muerte te pone tan cercano, he ido a buscarte por todos los rincones del recuerdo...

Niño de la calle Acetres, en aquel patio de luces grises y corredor alto encristalado, por donde las rendijas del aire metían cuchillos de frío...

Colegial con asistente por los pabellones del cuartel de ingenieros — Colegio en la calle Alcázares —, aún sin construir ese enorme tejado de bodega con torres que es, en cierto modo, la Plaza de España...

Universitario de la calle del Aire, comenzando ya a reunir tu enorme capacidad de desprecio, de asco, de soledad y lejanía...

Poeta en el mundo... Sevilla, Madrid, Londres, California, México...

Y hoy, la muerte. Cinco líneas perdidas en el noticiario de toda la tierra: «Ha muerto el poeta sevillano Luis Cernuda». 

Muerte repentina. Fue a México a saludar a unos amigos… Y aquí, en tu rincón nativo...

Hubiéramos callado en la espera de cristalizaciones ordenadas. Pero mañana, ese crítico impertinente y equivocado, preguntará: ¿Acusaron allí que moría un poeta decisivo, hijo del aire de su ciudad, de su luz y de su hondura?...

Es pronto. Es pronto para decir todo el sevillanismo que encierra la obra poética de Luis Cernuda. Formal y sustancialmente. Se habla de influencias inglesas. De poesía meditativa. Se acarrean nombres y valores. Pedimos tregua y decantación. Entre Bécquer y la Epístola Moral, pasando por Rimbaud, Baudelaire y el surrealismo del año veintitantos. Y todo ello presidido por la belleza y la muerte en todo instante presentida.

Poeta amargo, desolador. Un sevillano difícil abre en la moderna lírica española la cima más alucinante del desprecio. 

En toda su obra, no se nombra la ciudad. Y sin embargo Sevilla está allí, latente, pluralmente referida. «Ocnos» es el libro sevillano de más fina, difícil, alta alusión y paisaje.
Nunca más lograda una disciplina intelectual en el ejercicio de una vocación servida con constancia y heroísmo dolorosos. Quizás le quite altura a esta nobleza, el blasonar de ella... Pero contra esta minucia que humaniza paradójicamente el más férreo concepto de la deshumanización en una persona solitaria, valoremos lo que cuenta en la suprema balanza de la poesía. Logró expresar la belleza. Fue tocado por la gracia de sus dioses.

He aquí — «La realidad y el deseo» — otro factor decisivo para el que quiera adentrarse en el conocimiento de un sevillanismo medular. En esos dos polos supremos que hacen girar la poesía de Cernuda, ¿cuánto pone Sevilla y su ancestral pedagogía? Incluso en el quiebro y derrumbe de todas las ortodoxias, ¿cuánto pone Sevilla y su vorágine espiritual? ¡Qué fácil es la corticalidad del sevillanismo al uso! ¡Qué fácil y qué lejano de la verdad de lo auténtico!

Hay mucho de amargo en su obra y tanto que nos resulta intolerable. Pero volveremos siempre al puro caudal de su belleza expresiva, de su sinceridad, de su sevillanía huyendo de Sevilla...

A esa tumba mexicana que guarda los restos de un raro, peregrino poeta sevillano, en este noviembre agrio y ventolero, con nuestra oración, enviamos un poco de humedad de calle, patio gris, y mármoles sevillanos. No hay flores. Aún no hay violetas, ni tulipanes amarillos tan bienquistos por el muerto. 

Lloran los últimos jazmines, ya sin alma de olor. 

Y un nardo postrero se ennegrece con el frío de lo que acaba.





Joaquín Romero Murube

ABC de Sevilla / Domingo, 10 de noviembre de 1963








1935















LUGAR





La luz agria de tu barrio
me ronda con tus cristales.
Por entre mis manos fluye
el agua añil de la tarde.
El aire queda vencido
en la pared de mi carne.
Las esquinas giran locas
alrededor de mi talle.
Pájaros perdidos cantan
porque mi lengua no hable.
La llama de mis cabellos
negra se tuerce en el aire.
Por el cielo va deshecha
la flor de mis voluntades.
¡Ay, se me corta la vida

en el cristal de esta tarde!.


Joaquín Romero Murube







LOS ESPINOS





Verdor nuevo los espinos

Tienen ya por la colina,

Toda la púrpura y nieve

En el aire estremecida.


Cuántos ciclos florecidos

Les has visto; aunque a la cita

Ellos serán siempre fieles,

Tú no lo serás un día.


Antes que la sombra caiga,

Aprende cómo es la dicha

Ante los espinos blancos

Y rojos en flor. Ve. Mira.


Luis Cernuda






La tumba de Luis Cernuda en el Panteón Jardín de México DF























Resultado de imagen de libros de poesía de luis cernuda








Cernuda en los jardines del Alcázar, su lugar preferido de Sevilla

miércoles, 23 de noviembre de 2016

UNA PRESENTACIÓN ENTRAÑABLE

Nurya Ruiz































Nurya








El pasado 17 de noviembre se presentó en el Salón de Actos de la Facultad de Derecho de Algeciras y dentro del programa Se ha escrito un libro por… de la Universidad de Cádiz (UCA) el libro de Nurya Ruiz Dos puntos suspensivos (artículos de 2011 – 2016) publicado por la editorial de Tarifa, Imagenta, que dirige Idelfonso Sena. 



 
Idelfonso Sena.


 El texto es una recopilación de artículos orales emitidos durante seis años en Onda Cero Algeciras, emisora donde Nurya Ruiz colabora.


La presentación del acto corrió a cargo del director de Bibliotecas de la UCA, Ricardo Chamorro,








 
Ricardo Chamorro,

 quien impuso a la escritora la insignia de la UCA, tras la finalización del acto. Nurya Ruiz estuvo acompañada por un público amigo que disfrutó de sus artículos, con la participación de la locutora de Onda Cero María Quirós,








María Quirós,

 junto a Rosario Pérez Villanueva vicepresidenta de la Asociación de la Prensa del Campo de Gibraltar,



 
Rosario Pérez Villanueva en Radio Algeciras de la cadena SER





 y el poeta – autor del prólogo del libro - Juan Emilio Ríos Vera presidente del Ateneo de Algeciras, la poeta y escritora Carmen Sánchez Melgar, subdirectora de la revista campogibraltareña Hércules Cultural, 





Carmen Sánchez Melgar y Juan Emilio Ríos





 y la locutora Juana Mari Moreno.





Juana Mari Moreno y Nurya Ruiz en el programa de Radio San Roque Arte y Cultura Aunando Orillas

 

 

 

 La presentación estuvo amenizada por las canciones del cantautor algecireño Jj Argolla-Pañuelo.









Jj Argolla-Pañuelo.








 A partir de ahora el libro de Nurya Ruiz estará disponible al público en las bibliotecas de la UCA.



















Nurya, Miembro del Instituto de Estudios Campogibraltareños (IECG), durante su ponencia sobre el poeta y periodista Rafael Viso (1957-2009) en la sede del IECG. Le acompañan el también Miembro del IECG, Juan E. Ríos y el Director de la entidad Ángel Sáez









Nurya Ruiz terminó su intervención con estas palabras:





Hoy ha sido una tarde muy especial, he estado arropada por mucho cariño. Quiero agradecer públicamente a todos los que han venido a esta presentación de mi libro en la UCA:

María Quirós, Rosario Pérez Villanueva, Juan Antonio Palacios Escobar, Carmen Sánchez Melgar, Juan Emilio Ríos Vera, Paloma Fernández Gomá, Agustina Siembra Bienestar y sus amigas, Luz Moreno y su pareja, Nando Argüelles y Eva López, Proyectos Arte, Javier Cózar de ADEM CG, Araceli Cortés Núñez, Conchi Collado Lobato y su marido, Alfredo Valencia, Jorge Ruiz Fernández, José Antonio Ruiz Fernández, Carmela Lloret, Mónica, Juana Mari Moreno, Ramón De La Fuente, Francisco Soto presidente de ALCULTURA, Pablo, Maruja, Ana Serrano Ruiz, Ildefonso Sena y su mujer, Jj Argolla-Pañuelo y su mujer y su compañero de música, Ricardo Chamorro, Antonio García Corbacho y su esposa, Josefina Núñez Montoya secretaria de ALCULTURA, Pilar Pintor concejal de cultura del Ayuntamiento de Algeciras, Miguel Vega, Andrés Cote, el escritor y poeta Eduardo Sáenz de Varona y algunos más de los que siento no recordar, en este momento, sus nombres. Y a mis padres, Jorge Ruiz Meléndez y Mª del Carmen Fernández.

Sé que muchos que no han podido venir quieren adquirir el libro, y por si alguien quiere asistir la próxima presentación es el dos de diciembre lo presento, a las 7 de la tarde, en el Hotel La Montera de Los Barrios, organizado por María José Alconchel de la Asociación Telethusa y la Delegación de Cultura del Ayuntamiento de Los Barrios.

A todos mil gracias por acompañarme.











El Salón de Actos durante la presentación











Nurya con su libro Dos puntos suspensivos.. el día de la presentación en la UCA









He llamado entrañable a este artículo porque toda la presentación trasminó ese perfume de calor humano que tan bien sabe transmitir nuestra autora. 
Por eso he querido que el mismo se aparte de los téminos laudatorios al uso y se aproxime, siquiera sea en parte mínima, al calor humano que emana Nurya Ruiz.



Siempre me admiró la capacidad de trabajo y el cariño que pone Nurya Ruiz en su labor de difusión de la cultura en el Campo de Gibraltar muy lejos de encerrarse en círculos endogámicos.




Los artículos de su libro transitan por ese raro rincón en donde el periodismo y la literatura no resultan territorios antípodas. 







Nurya me dedica el libro









Y voy casi a finalizar con su artículo leído en Onda Cero el pasado catorce de noviembre titulado 

La soledad



Decía la escritora cubana Dulce María Loynaz que "no es difícil llorar en soledad, pero es casi imposible reír solo".



En esta vida, desde que somos pequeños nos inculcan que lo mejor para nosotros es estar en pareja, tener una familia, estar acompañados, y envejecer en compañía; sin embargo, nadie nos enseña las ventajas que supone estar solo de vez en cuando y aprender a tolerar la soledad. De ahí que cada vez nos encontremos con más casos de suicidios, depresiones e incluso dolores de cabezas permanente.


El novelista y poeta alemán Goethe dijo que "el talento se cultiva en la soledad y el carácter se forma en las tempestuosas oleadas del mundo".

Normalmente el vivir sólo lo identificamos como algo negativo, sin embargo, es en soledad donde uno consigue conocerse mejor y donde uno puede desarrollar su capacidad creadora y a los hechos me remito, por ejemplo, Isaac Asimov sólo concebía trabajar envuelto en su aislamiento. Hemingway decía que la escritura era un acto privado que requería soledad absoluta y Julio Verne nunca acudía a eventos sociales y se encerraba con llave en su dormitorio para escribir mientras su mujer, desde fuera, golpeaba la puerta para que bajara a tomar el té. Multitud de creadores desde la música, la literatura, la pintura o el arte en general desarrollaron sus mejores obras amparados en el autismo psicológico que provoca la soledad, aún estando rodeados de gente.

Y aunque siempre al artista se le ha permitido ese punto de locura que les lleva a hablar con esa amante inoportuna que se llama soledad, como decía Sabina, la sociedad no está preparada aún para comprender que cada vez más las familias monoparentales o single´s aumentan, todavía se mira con recelo a la mujer que decide vivir sin compañía, al hombre que decide no tener pareja, y lo deciden así porque simplemente convivir no es tarea fácil. ¿Cuántos hay que viven como extraños a pesar de compartir una misma casa? El peligro no es la soledad, sino el aislamiento.

En realidad estamos más solos de lo que queremos reconocer porque como dice Benedetti en un fragmento de su poemario Soledades:




… después de la alegría viene la soledad
después de la plenitud viene la soledad
después del amor viene la soledad

ya se que es una pobre deformación
pero lo cierto es que en ese durable minuto
uno se siente
solo en el mundo…
 







 De ella dicen Rosario Pérez Villanueva, Carmen Sánchez Melgar y María Quirós en la contraportada del libro:








Y ahora sí voy a finalizar con estos versos de Pedro Salinas de Razón de amor







No te detengas nunca
 

Si ves muros de agua,
 

anchos fosos de aire,
 

setos de piedra o tiempo,
 

guardia de voces, ¡pasa!











La luna llena del 14 de noviembre de 2016 sobre la Plaza Alta de Algeciras