Follow by Email

domingo, 17 de septiembre de 2017

115 ANIVERSARIO DEL NACIMIENTO DEL POETA SEVILLANO LUIS CERNUDA





Luis Cernuda en el puerto de Ayamonte(Huelva). Verano 1934







El Diario de Sevilla  publica el 17 de septiembre de 2017 el artículo, firmado por Antonio Rivero Taravillo – gran experto en la vida y obra  de Luis Cernuda -, que reflejamos a continuación (el montaje de fotografías es obra del autor de esta website)


Antonio Rivero Taravillo





A continuación el texto de Rivero en el Diario de Sevilla titulado: Cernuda está siempre naciendo






El 21 de septiembre, el próximo jueves, sería el 115 cumpleaños de Luis Cernuda, nacido en la casa de la calle Acetres, que afortunadamente pronto se recuperará para su recuerdo y bautizado en la iglesia de El Salvador.







En esta casa nació el poeta





Azulejo en su casa natal






 Esta es la casa de mi familia en la calle Acetres nº 8, contigua de la que nació Cernuda







Iglesia del Salvador, donde fue bautizado





A él le deprimía la efeméride, porque no la veía, a diferencia de nosotros, como un motivo de celebración literaria, sino como una evidencia del paso del tiempo y de sus estragos. Conforme fueron corriendo los años, la fecha tendría más que ver con la realidad, tan denostada por él, que con el deseo, y a menudo se abismó en un oscuro spleen a lo Baudelaire, en un humor a lo Robert Burton y su Anatomía de la melancolía.

La revista Litoral, reencarnada de aquella mítica publicación que fundaron los primeros editores de Cernuda, Emilio Prados y Manuel Altolaguirre, está a punto de publicar un número especial dedicado a Torremolinos, y uno de sus artículos reconstruye el paso del sevillano por el Castillo del Inglés. Allí se mencionan otras playas transoceánicas, de las que habla un relato de Carlos Fuentes en que éste evoca el Acapulco de 1949, año en que el poeta visitó por vez primera México antes de asentarse allí tres años más tarde, enamorado del joven culturista Salvador Alighieri que inspiraría Poemas para un cuerpo y también el Epílogo al citado ciclo, en el que Cernuda mira atrás a las playas de la ciudad costera del Pacífico.
Ésta es su primera estrofa:






Playa de la Roqueta
Sobre la piedra, contra la nube,
Entre los aires estás, conmigo
Que invisible respiro amor en torno tuyo.
Mas no eres tú, sino tu imagen".





En Los novios, uno de los cuentos que componen Todas las familias felices, libro que Fuentes vino a presentar a Sevilla, el mexicano escribe cómo era aquel lugar en el que Cernuda sí lo fue, feliz, con la persona que hizo que abandonara el frío y para él inhóspito norte de los Estados Unidos, donde era profesor: Un Acapulco pequeño, adolescente como ellos, a medio crecer, siempre dividido entre cerro y playa, pobre y rico, habitante y turista, dueño aún, Acapulco, de mar limpio y noches claras, familias que se querían y noviazgos iniciales: aguas cálidas mansas de Caleta y Caletilla, aguas bravas del Revolcadero, olas estruendosas de Playa de Hornos, olas silentes de Puerto Marqués, precipicios de piedra de La Quebrada, hoteles recién estrenados - Las Américas, Club de Pesca - y hoteles vetustos - La Marina, La Quebrada -, pero todos ellos, castillos de arena. Alighieri, con Vicente Quirarte, José de la Colina, José María Espinasa y el recientemente desaparecido Ramón Xirau, intervenía en el documental de Rosa Teixidor: México. Final de dos amores (2012).













Carlos Fuentes (1928-2012)
















Salvador Alighieri en 2007




Hay una fotografía de Cernuda en Acapulco que recuerda a otra tomada tres lustros antes en la asturiana Castropol, adonde fue en 1935 con las Misiones Pedagógicas y para ocuparse de asuntos bibliotecarios. También tuvo tiempo de tomar el poco sol que allí vino a saludarle, y de darse algún chapuzón. Los próximos 6 y 7 de octubre, la localidad abierta a la ría colindante con Galicia recordará al poeta sevillano. Habrá actos en su memoria con la participación del sobrino nieto del poeta, Ángel María Yanguas, y también se pondrá en circulación una edición facsímil de la narración que Cernuda escribió en 1937, hace 80 años, y publicó en la revista Hora de España. Se trata de En la costa de Santiniebla, donde aparece un trasunto de Dámaso Alonso y unos crímenes guerracivilistas.





Puestos a recordar, ya se sabe que este año se conmemoran los 90 de que se reunieran en Sevilla los poetas que homenajearon a Góngora, incluido Alonso. 




Sevilla, 16 de diciembre de 1927. Sociedad Económica de Amigos del País. Homenaje del Ateneo de Sevilla a Góngora. De izquierda a derecha: Alberti, García Lorca, Chabás, Bacarisse, José María Romero Martínez (promotor de la reunión), Manuel Blasco Garzón (presidente del Ateneo), Jorge Guillén, Bergamín, Dámaso Alonso y Gerardo Diego. Foto de Serrano.  





(Digresión del autor del Blog, para resaltar la figura de José María Romero Martínez – hoy en cierto modo olvidado - nacido en Olivares (Sevilla), en 1893, hijo de un notario. Trasladada su familia a Sevilla en 1908 estudia Medicina y acaba la carrera con premio extraordinario. Instala su consulta en la calle Pureza de Triana y, en seguida, se convertirá en una venerada personalidad del arrabal.
   Su sensibilidad lo llevó a expresarse como escritor y poeta, colaborando en revistas y diarios de la ciudad. En 1915 se le otorga la Flor Natural del Ateneo de Sevilla, por su poema Canto a la Paz, en una de sus escasas lecturas públicas. Estuvo muy ligado a la Docta Casa. Como vocal de la sección de literatura del Ateneo promovió la famosa reunión de jóvenes poetas de diciembre de 1927 en pro de la figura y obra de Góngora.







   Fue un intelectual humanista comprometido con su tiempo, ideas que le llevaron a apoyar a la república con entusiasmo y convencimiento, y hasta tuvo cargos de responsabilidad dentro del partido Unión Republicana, el partido de Diego Martínez Barrio, llegando a ocupar por unos días el cargo de gobernador civil interino de Sevilla, hecho que le costó la vida,.  Fue detenido en los convulsos días de julio de 1936 y llevado al tristemente famoso barco-prisión de donde salió para ser fusilado el 19 de septiembre de 1939 por sus “perversas” ideas y “malos” ejemplos, verbigracia ejercer de médico de la beneficencia municipal o no cobrar a los enfermos pobres pagándoles, incluso, las medicinas. Una víctima inocente más del martirologio trianero de aquellos nefastos días de ensangrentada locura.)




Y seguimos con el artículo de Romero Taravillo:









En ese grupo, aunque pasara un tanto desapercibido aquellos días y no subiera al estrado, estuvo Cernuda, quien para muchos, como recordaba Manuel Vilas recientemente, es el poeta verdaderamente importante de la Generación (el universal sería García Lorca, cuyo duende en vida y el asesinato que acabó con él han hecho que sea conocido prácticamente en todos los países del mundo).

De Cernuda aparecen de vez en cuando cartas inéditas, algunas fotos que se visten de su elegancia (como los dos retratos que el fotógrafo mexicano Tomás Montero le hizo en los años 50 o unas fotos de grupo con otros reclutas),




Luis Cernuda en Sevilla sobre 1922 durante el servicio militar. Es el tercero por la izquierda de pie




pero aún permanece sin publicarse el epistolario con Octavio Paz, bastante nutrido a tenor de lo que dijera su destinatario, gran amigo suyo y uno de los que mejor lo comprendió. Marie Jo Paz aún no ha estimado oportuno publicar esas cartas que parecen tan valiosas, y quizá sea ya el momento de requerirle que lo haga sin más dilación. Ni siquiera ha tenido acceso a ellas Guillermo Sheridan, autor de una magnífica obra en marcha compuesta por ensayos sobre la vida del autor de Piedra de sol, ya por el tercer tomo. Entretanto, lo que sí se publica, reeditado, es Ocnos junto con Variaciones sobre tema mexicano y dos textos en apéndice, en una nueva edición tan cuidada como asequible de la Diputación de Sevilla.


En realidad, Luis Cernuda no nació un día de 1902. Gracias a la "magia de su obra viva", está siempre naciendo.





Sevilla, 1934. Está sentado en un pretil del Paseo de Colón. Detrás de él el río Guadalquivir que no se ve. Al fondo la Torre del Oro.  No había vuelto a Sevilla desde 1928. Es la última vez que estuvo en la ciudad antes de salir para el exilio en 1938 




Luis Cernuda en los jardines del Alcázar de Sevilla en 1928






Los jardines del Alcázar su lugar preferido de Sevilla






Su firma




Luis Cenuda at Berkeley University




Y para finalizar oigamos la voz del poeta, en diciembre de 1961, at Berkeley University donde el que esto suscribe estudió




Luis Cernuda en California

martes, 12 de septiembre de 2017

EL YACIMIENTO ROMANO DE BORONDO (SAN ROQUE. CÁDIZ. SPAIN )

                                                                       









Estuario del río Guadalquitón con Sotogrande al fondo













Hermosas y vencidas soñáis, la miseria y la muerte futuras,

Hoy yacéis, mutiladas y oscuras,

Piedra inútil que el soplo celeste no anima,

Abandonadas de la súplica y la humana esperanza.



Luis Cernuda: A las estatuas de los dioses










INTRODUCCIÓN









El yacimiento se encuentra situado en la desembocadura del río Guadalquitón, entre las fincas Borondo y Guadalquitón, en el término municipal de San Roque (Cádiz) muy cerca de la linde con Sotogrande. 
El poblamiento humano en la zona está documentado desde el Paleolítico, durante el período Achelense (750.000-100.000 años a.c.) (1). 
En la margen izquierda del río, sobre suelo de arenisca y antes de una duna de formación reciente se aprecia, en arenisca, cuarcita y silex, un nivel de cantos en el que aparece cerámica a mano lisa, ennegrecida por el uso, con una ejecución y cocción poco cuidadas. 

Este yacimiento fue objeto de una excavación de urgencia en la década de los años 80 del pasado siglo, identificándose los restos arqueológicos como pertenecientes a un poblado del Bronce inicial (1.700-1.300 a.c.) (2).











FACTORÍA ROMANA


 



En la margen derecha del río, a una cota de 7’5 m. sobre el nivel del mar, aparecen diversas estructuras rectangulares, construidas en piedra, correspondientes a la época de ocupación romana. Aunque las estructuras muestran evidentes rastros de un expolio continuado todos los indicios apuntan a que fuera una zona de viviendas relacionadas con las piletas de salazón que se encuentran ubicadas a escasos metros y que, por tanto, todo ello constituiría la factoría de salazones como ocurre en Baelo Claudia (Bolonia) (3). Esta hipótesis queda avalada por el material cerámico hallado en el yacimiento. 










Ladrillo romano de la zona de viviendas







Sobre un cerro amesetado y alargado, en dirección NO-SE, pararelo y muy próximo al antiguo cauce del río aparece una pileta de salazón de forma rectangular (dimensiones 2’82 por 2’15 m.) y fondo visible de tan sólo 50 cm. ya que está rota la parte superior. 

Cerca de un arenero de la desembocadura se han documentado otras piletas (4) y cerca de la linde con Sotogrande, próxima al mar, en una prospección arqueológica supercial de urgencia una pileta más (5).
















Pinchar sobre las fotos para ampliar

Sección de una pileta















Pileta de salazón












Estructuras rectangulares interpretadas como viviendas














LA INDUSTRIA DE LAS SALAZONES Y LA EXPLOTACIÓN ECONÓMICA DEL ASENTAMIENTO


 






Fragmento de tinaja romana en el yacimiento de Borondo





A lo largo de toda la costa gaditana se han localizado un alto número de factorías de salazón de pescado, que tienen su origen en época fenicia y púnica y alcanzan un gran desarrollo en el mundo romano. 
Esto es debido a la necesidad de consumo de productos alimenticios esenciales que tenía la población de las grandes ciudades del Imperio y a la dificultad de que estos alimentos llegaran hasta ellas en un estado aceptable de conservación. 

Además, la costa del Estrecho de Gibraltar es zona privilegiada de pesca gracias a la migración anual del atún, que pasa dos veces al año, mayo y julio, para desovar en el Mediterráneo y que tienen en el Estrecho un paso obligado.

Ya Estrabón, siglo I a.c.,dice que los atunes del Estrecho son tan gruesos y grasosos porque se alimentan de las bellotas que caen al mar desde los alcornoques de Guadalquitón(6). Sin duda una de las notas mitológicas tan propias de la época.  


La pesca del atún en almadraba y su posterior tratamiento de conservación en salazón constituyó una industria floreciente en toda la costa. 

 
Grabado del siglo XVI sobre la actividad pesquera en Conil. La tecnología era muy similar a la de la antigüedad romana









Archivo Casa Medina Sidonia, grabado: vista de la almadraba de Cádiz. 1564



El proceso de producción era sencillo: el pescado entraba en la Factoría donde se limpiaba y cortaba en pedazos. Después era depositado y salado en grandes piletas. Con los instentinos, cabezas, etc. se elaboraba el garum, salsa muy valorada en todo el mundo antiguo, que se solía mezclar con vino, aceite, miel, etc. Además de ser un condimento se usaba también con fines curativos. 







Esta industria necesitaba una abundante mano de obra de carácter temporal.(7) El comercio de las salazones de pescado se convertiría en uno de los principales recursos de las ciudades del Estrecho a partir de Augusto, llegando a su cenit bajo el imperio de Claudio. La Factoría de Guadalquitón-Borondo es una de las enclavadas en la costa del Estrecho que coexiste junto a Baesippo (Barbate), Baelo Claudia (Bolonia), Iulia Traducta (Algeciras), Carteia (San Roque), y Barbésula (Guadiaro-San Roque), con una excelente situación entre el yacimiento y esta útima ciudad. Estando, todas ellas, perfectamente comunicadas a través de la vía costera que, en época romana, unía Gades con Malaca.






Pinchar sobre la imagen para ampliar


Mapa de la Bética Antigüa según el sistema de Ptolomeo redibujado y traducido por el religioso agustino y célebre historiador Enrique Flórez (1702-1773). Biblioteca Nacional de España.















NECRÓPOLIS ROMANA


 





También en la margen derecha de la desembocadura del río, a unos 300m.de la zona de piletas, se ubica una necrópolis de inhumación romana donde se puede observar una presencia abrumadora de material constructivo cerámico (tegulae) y numerosos restos humanos. Los profesores Lorenzo Perdigones y Francisco Blanco, antes citados en (2), dataron este enterramiento en el siglo II d.c. Es interesante resaltar la gran variedad de tegulae que formaban parte de la estructura de las tumbas; presentando, la mayoría, un rebaje en la parte inferior del borde para facilitar el encastre. En la zona SSE y relativamente cerca de la necrópolis se encuentran también restos de piletas. La aparición de éstas algo alejadas de la Factoría principal y próximas a la necrópolis puede deberse a que ambas actividades,la industrial y la funeraria, se hayan realizado en momentos diferentes (8).







Rebaje en la parte inferior del borde de las tapas de las tumbas para facilitar el encastre. 









Pinchar sobre la foto para ampliar






Necrópolis Romana













Fragmento de tinaja moldurada en la necrópolis










            Fragmento de tinaja moldurada romana en la necrópolis









ACTIVIDAD DE LA FACTORÍA



Los inicios de la actividad se remontarián al reinado de Augusto continuando bajo Tiberio. Durante el período altoimperial es continua la afluencia de cerámica fina de mesa sobretodo durante la primera mitad del siglo I d.c. Hay también cerámica fabricada en el África proconsular y Byzacena (Túnez actual) que continuando su producción en el período bajoimperial acaparará por completo el mercado. Se han hallado también restos anfóricos fechables en época de Augusto. El profesor Hoffman ha realizado un profundo estudio geológico del valle del Guadiaro resultado del cual es una propuesta de reconstrucción paleográfica, en época romana, para la desembocadura del río Guadalquitón y que exponemos en  el gráfico inserto más abajo de  este artículo de divulgación. (9)








     Restos anfóricos fechables en época de Augusto en el yacimiento.











Mapa de reconstrucción  paleográfica

                                            Pinchar la imagen para ampliar







       Muro oriental de la factoría romana de Guadalquitón-Borondo















PROTEGER GUADALQUITÓN Y BORONDO








No hay que olvidar que el yacimiento se encuentra muy próximo al Parque Natural de los Alcornocales y en un lugar único del Mediterráneo donde crecen alcornoques casi a la orilla del mar, lo que añade un evidente valor ecológico al ya importante arqueológico (10). Apremia pues la conservación urgente y profesional, como decía nuestro maestro el profesor Hamo Sassoon (1920-2004) del acervo arqueológico y ecológico de Guadalquitón para evitar lo que hace casi cien años observó Enrique Romero de Torres (11): que el yacimiento y su entorno-flora y fauna se deteriore y desaparezca más que por los estragos del tiempo, por la barbarie de los hombres


Vid. al respecto http://isabelcaceres-caminosycaos.blogspot.com.es/2012/04/arroyo-guadalquiton-el-arroyo.html

http://www.sanroquealminuto.com/index.php/noticias/sociedad/17950-ecologistas-solicitan-a-la-ue-la-proteccion-estricta-de-la-finca-de-guadalquiton

http://www.diariodecadiz.es/article/provincia/1716587/pasillo/verde/los/alcornocales.html#opi


http://naturalezasitiosygentes.blogspot.com.es/2012/03/guadalquiton-la-costa-primigenia.html










EuropaSur 23.11.2004 pag. 57 (El acuerdo se adoptó por mi petición)




           Pegatina que costeé y distribuí para defender el yacimiento en 2004










Guadalquitón - Borondo uno de los últimos pulmones verdes de mayor valor ecológico del sur de España







Enrique Romero de Torres (1872-1956) c.1913













El Prof. Hamo Sassoon










Foto antigua de Guadalquitón















Las columnas de Hércules vistas desde el mar









Una de las columnas de Hércules, el Monte Calpe (Gibraltar) visto desde la playa de Guadalquitón









Sunset en el monte Calpe desde el río Guadiaro





En estos terrenos de la finca de Borondo se encuentra el yacimiento. Al fondo se divisan las dos Columnas de Hércules: el monte Calpe (Gibraltar) y el monte Abyla (África)

                                                                              

CODA sobre las Columnas de Hércules:



Algunos historiadores sostienen que el monte Musa (en árabe جبل موسى, Jebel Musa, en bereber Adrar Musa), también conocido como la Mujer Muerta, un promontorio de 839 metros, situado en el norte de Marruecos junto a la costa del Estrecho de Gibraltar es una de las Columnas de Hércules junto con el peñón de Gibraltar, en España, identificándose con el monte Abyla o Abila, una de las dos Columnas de Hércules. Sin embargo, otros historiadores de la antiguedad  identifican Abyla con el monte Hacho (204 m), en la ciudad Autónoma española de Ceuta.









El río Guadalquitón, en su desembocadura, cuando lleva abundante caudal









Las dos columnas de Hércules, el monte Calpe (Gibraltar) y el monte Abyla (África) vistas desde la playa de Guadalquitón, en una puesta de sol. (Foto Doro Plana)























Toba calcárea (fósiles de junco) encontrada en el río Guadalquitón. Podría corresponder al período achelense (600.000 a.c.)






























Preparados para visitar el yacimiento. De izqda. a dcha: Amalia Yrazusta, Miguel Burguera, Francisco Bustamante, Eduardo Sáenz de Varona, Juan Carlos García de Sola, Rosemarie y Gonzalo Cluett. Guadalquitón 7 octubre 2016.







Guadalquitón 7 octubre 2016. De izqda. a dcha. Ramón Cervera, Amalia Yrazusta, Miguel Burguera, Francisco Bustamante, Eduardo Sáenz de Varona, Juan Carlos García de Sola y Rosemarie Cluett.





















Laguna en Guadalquitón. Al fondo Sotogrande





















Cormoranes y otras aves en Guadalquitón

















Alcornoques y helechos en Guadalquitón
















 Drosophyllum  lusitanicum

Es una planta carnívora que aparece en zonas degradadas y suelos ácidos y pobres de los alcornocales.

Está incluida en la Lista roja de la flora vascular de Andalucía.  Categoria Vulnerable.
 



















La drosofila lusitanica llamada también atrapamoscas se encuentra en Guadalquitón. Como decimos ut supra está incluída en la Lista Roja de plantas de Andalucía con la categoría de Planta Vulnerable es por tanto una Especie Protegida



















Tegulae en el yacimiento



















BIBLIOGRAFÍA



(1) Vid. por todos, MINGO ALVAREZ, Alberto: Los primeros pobladores del Estrecho:una visión de conjunto.  I
Jornadas Arqueológicas de la UNED. Algeciras, marzo 2007.



(2) PERDIGONES, Lorenzo y BLANCO, Francisco, AAA.



(3) SILLIÈRES, Pierre: Baelo Claudia:Una ciudad romana de la Bética. Madrid 1997, p.166.



(4) VICENTE LARA, Juan Ignacio de y VICENTE OJEDA, Juan Ignacio de: Una ventana al conocimiento de la explotación económica de la Bahía de Algeciras entre el siglo I y el V d.C. Edit. Ayunt. Los Barrios, Univ. Cádiz e Inst. Estudios Ceutíes, p. 491.



(5) SÁENZ DE VARONA, Eduardo : prospección ocular en octubre de 2004.

(6) ESTRABON, Geografía, Libro III, capitulo 2 apartado 7 


(7) CONSEJERÍA DE CULTURA. JUNTA DE ANDALUCÍA: Conjunto Arqueológico de Baelo Claudia, pp. 4 y 5.



(8) GÓMEZ ARROQUIA, María Isabel, GARCÍA DÍAZ, Margarita y otros: "El asentamiento romano de Guadalquitón-Borondo (San Roque. Cádiz)”. Almoraima 2003, p.157.



(9)HOFFMAN, Gerd: Estudios geológicos en el valle del río Guadiaro. AAA´86,II (1987), pp.196-199, y el gráfico de la reconstrucción paleográfica del yacimiento en GÓMEZ ARROQUIA, María Isabel, GARCÍA DÍAZ, Margarita y otros en obra citada p.180.



(10)Vid. por todos FERNÁNDEZ-MARTOS, Eduardo y ECHEVARRÍA, Isabel: Guadalquitón y Borondo. Costacultural 19, mayo 2007,  pp.40-43.



(11) ROMERO DE TORRES, Enrique Catálogo Monumental de la provincia de Cádiz. Madrid 1934.






NOTA: Este art. se publicó en la Revista de Estudios Sanroqueños LACY  Nº1-2;  2009/2010. Vid. :
http://www.sanroque.es/sites/default/files//files_documentacion/2013/09/LACY%201-2.pdf 

















Bunker en Guadalquitón (foto de Paco Vera)












Bunker beach en Guadalquitón














El pintor Miguel Núñez, Eduardo Sáenz de Varona y el comisario de arte Jesús Reina en el Bunkerbeach














La playa de Guadalquitón


















La planta carnívora Drosofila lusitanica llamada también atrapamoscas en Guadalquitón. Es una especie protegida incluida en la Lista Roja de la Flora Andaluza