Follow by Email

jueves, 23 de abril de 2015

" PUERTA ABIERTA " un poema inédito de FEDERICO GARCÍA LORCA

                                                              Federico García Lorca. Óleo de Gregorio Prieto

Las puertas abiertas
dan siempre a una sima
mucho más profunda
si la casa es vieja
la puerta es puerta
hasta que un muerto
sale por ella
y mira doliente, crucificada
a la madrugada sanguinolenta
¡Qué trabajo nos cuesta
traspasar los umbrales
de todas las puertas!.
Vemos dentro una lámpara
ciega
o una niña que teme
las tormentas.
La puerta es siempre la clave
de la leyenda.
Rosa de dos pétalos
que el viento abre
y cierra.

                                                                                                             11 de agosto de 1921.




Éste y otros poemas inéditos de Federico García Lorca han sido compilados por: · DE PAEPE, CHRISTIAN: "Tres suites recompuestas y siete poemas inéditos de Federico García Lorca", en Boletín de la Fundación Federico García Lorca, nº 16, diciembre 1994, págs. 7-19.


Por cortesía del poeta Rubén Pérez Trujillano al que damos publicamente nuestro agradecimiento. Vid. http://www.abrilentesis.blogspot.com.es/

lunes, 20 de abril de 2015

EL MUNDO POÉTICO DE JOSÉ LUIS CANO ( II )


Jose Luis Cano y Vicente Aleixandre
     
Antes de entrar en el fondo de la cuestión objeto de este artículo me voy a referir a la relación que Cano tuvo con los poetas de la generación del 27 (término que él ayudó a acuñar) en especial con Luis Cernuda al que conoció en la casa de la calle Velintonia de Vicente Aleixandre en 1931 o quizás antes, en 1928 en Málaga, pues no hay que olvidar que cuando el 4 de septiembre de 1928 Cernuda deja Sevilla pasa un tiempo (antes de ir a Madrid) en Málaga con Emilio Prados y Manuel Altolaguirre  y en 1928 José Luis Cano ya vive en Málaga y había iniciado su amistad con Emilio Prados por lo que no es de extrañar  que en esa fecha conociera a Luis Cernuda. Por tanto mucho antes de que Cernuda se convirtiera en un transterrado. Y aquí quiero hacer una aclaración porque vengo observando que muchos intelectuales y poetas usan el término transterrado como sinónimo de exiliado y desterrado; cuando en realidad esa palabra fue acuñada por el filósofo José Gaos (1900 – 1969) hermano de la actriz Lola Gaos y el poeta Vicente Gaos y que fue Rector de la Universidad de Madrid (la hoy UCM) y Comisario General del Pabellón de España en la Exposición Internacional de París de 1937, para la que el artista algecireño Ramón Puyol realizó el Mural. Pues bien el profesor Gaos acuña la palabra transterrado para referirse a aquellos españoles que encontraron en Méjico no el haber dejado su tierra por otra extranjera sino más bien el traslado de un lugar de su tierra natal a otro, por eso quiere hablar más que de exiliados o desterrados de transterrados.
                                                                                  
En 1934, durante las Misiones Pedadógicas, junto a  la Torre del Oro de Sevilla, en el Paseo de Colón





Muchos autores consideran que, dado el especial carácter de Cernuda, éste nunca agradeció a Cano todo lo que hizo por difundir su obra en España sobre todo viendo lo abrupto de ciertas expresiones de sus cartas a José Luis Cano. Pero esto no es del todo cierto. Así vemos cómo el 25 de enero de 1952 al escribir Cernuda a José Luis Cano, desde La Habana, para insistir en que aparezca en Ínsula un ensayo de la ensayista y filósofa malagueña, premio Príncipe de Asturias 1981 y Cervantes 1988, María Zambrano (1904 – 1991) tiene unas frases de gratitud para él que es de justicia recordar: Gracias por tu amistad y generosidad que tanto favor me hace. Si el libro se publica ahí solo a tí te lo debo.






 .
Cano reúne parte de  su correspondencia con los poetas de la generación del 27 en su obra Epistolario del 27 (Madrid, 1992).                         







                              







 



El transterrado Luis Cernuda escribe regularmente a su amigo José Luis Cano que fue decisivo para el destino de sus asuntos editoriales en España empezando por la 2ª edición ampliada de Ocnos que publicará Ínsula en 1949 hasta conseguir que algunos ejemplares no venales de Ocnos incluyesen los dos poemas vetados por la censura franquista: El poeta y los mitos y El enamorado, que no figuraban en la censurada edición de 1949.




En el Homenaje de 1955 de los poetas cordobeses del grupo Cántico a Luis Cernuda (el primero que se hacía en España) José Luis Cano aportó el artículo titulado Notas sobre el tema del amor en la poesía de Cernuda que vino a contribuir a un mejor conocimiento de la obra poética del sevillano.




                                                                

 


 




En cuanto a la obra poética de José Luis Cano todos los estudiosos de la materia están de acuerdo que debemos englobarla en la llamada generación del 36: ese movimiento de escritores, poetas y dramaturgos que padecen las consecuencias de la España de la autarquía, de la división entre vencedores y vencidos, de la censura, de las penurias y miserias (morales y materiales) de la situación dictatorial.
  
En Europa son los años  del existencialismo 





.
Ha sido el premio Príncipe de Asturias de las Letras en 1989  y  uno de los integrantes de esa generación, Ricardo Gullón (1908 – 1991), quien ha hecho la nómina de poetas, prosistas, narradores y dramaturgos. de la misma. Entre los poetas habría que enumerar, entre otros, además de José Luis Cano, a Miguel Hernández, Luis Rosales, Leopoldo y Juan Panero, Pedro Pérez Clotet (al que algunos autores engloban en la del 27), Blas de Otero y en cierta manera Juan Gil-Albert.
La poesía de José Luis Cano posee el raro encanto de iluminar suavemente el paisaje de encendidos recuerdos y dejarnos un halo en suspenso al presentar la turbadora y triste hermosura de la naturaleza.
                                                                        
                             








                
                                                                              
                                                  











                               
Bahía de Algeciras
                                                                      







Su primer libro Sonetos de la Bahía aparece en 1942. Son versos trémulos y emotivos a los que infunde naturalidad y sencillez con un soplo romántico verdaderamente cautivador y donde están presentes referencias autobiográficas no solo de paisaje (el Campo de Gibraltar sobre todo la Bahía de Algeciras) sino también personales como es la recurrente figura de Mari Pepa Díez, la joven algecireña que inspira numerosos  sonetos y de la que también hablará ¡después de tantos años! en Los cuadernos de Adrián Dale.
El soneto que cierra el poemario resume, a mi entender, toda la estética del mismo:








DULCE TUMBA





Junto a la orilla de este mar quisiera
a la sombra morir de su hermosura,
entreabiertos los labios, y esta dura
melancolía hiriendo el sol de fuera.

Como otro pino más de la ribera
quisiera allí soñar. Allí mi impura
sangre desnudará su rama oscura
y allí la tendrá el aire prisionera.

A la flor de arena el cuerpo amortecido,
allí el vívido azul de la bahía
hermoseará su sombra y su latido.

Y el eco oiré, cual una melodía,
de unos pies al pasar, ya en dulce olvido
de tu hermosura, oh playa triste y mía.

















El segundo libro Voz de la muerte (1940 – 1944) abandona ya la métrica del soneto y comienza a utilizar el verso libre y aunque el poeta viva en Madrid el sur como en Cernuda - Quizá mis lentos ojos no verán más el sur - (el poema Soledad, país que vuelve  de J. L. Cano tiene de frontispicio el verso de L.Cernuda Viven y mueren a solas los poetas) -  siempre está presente como paraíso perdido:




BAHÍA DEL SUR



Hacia el Sur, hacia el sueño,
dulce abismo buscabas.
Un mar dorado a solas:
tu bahía radiante.

Un mar vivo en sus alas,
como un ave desnuda,
suavemente cercado
por sombras de pinares.

Un mar para tus labios,
que amargamente escuchan
el rumor de su sangre,
triste canción sin alas.

Un mar, amor o abismo,
luz o sombra de ramas
para dorar tus labios
de una espuma doliente. (…)








En el siguiente poemario Las alas perseguidas (1940 – 1945) se ve el paso del tiempo y la muerte e incluye semblanzas a poetas admirados como Miguel Hernández o elegías al modo de los poetas del 27  como A la muerte de Manolete.














                                                                               

Vicente Aleixandre ante la sepultura de su amigo Miguel Henández






En Otoño en Málaga y otros poemas (1949 – 1954) con un verso más suelto trata de forma extensa el tema de la paternidad en una visión que enlaza con el amor contemplado desde una óptica ya próxima a la madurez:




TENGO TUS LABIOS


Quizá perdí mi juventud, quizá
perdí Floridas increíbles.
Quizá perdí otras cosas, pero tengo
la sal ardiente de tus labios.










En su quinto poemario, Luz del tiempo, recoge poemas de 1961 y 1962 y aparece esa poética proyectada desde el yo al vosotros – que tanto gusta a nuestro poeta –. Aquí las alusiones a poetas amigos como Emilio Prados (1899 – 1962) (que me enseñó a amar las playas malagueñas) son referencia.












El último libro publicado por José Luis Cano en 1997, dos años antes de morir
                                                                       
      








Poemas crepusculares, su siguiente libro, en donde el mito del paraíso sureño sirve de ámbito a una muerte apacible desde la madurez.:







EL SUR

Vivir, morir bajo este sol,
y en su dorada quemadura
cerrar los ojos como cuando el beso
llega a su ardor más hondo.
Palpar el cuerpo dorado del aire,
allí donde la sombra es también bella.






Me llama la atención el poema El botón porque lo dedica a la hoy viuda del profesor Francisco Ayala Gª-Duarte (1906 – 2009) Carolyn Richmond.








Los Poemas para Susana están basados en la relación que el poeta mantuvo con Susana Cavallo, una alumna de los cursos americanos:








DONDE VIVISTE, PERMANECES



Allí donde un día viviste,
en la costa del sur,
allí permaneces.
En la mirada del gitanillo que pasa a tu lado con
                                             asombro,
y en la más desamparada de un perro vagabundo que un
                                     día acariciaste,




El libro termina con una bella prosa, fechada en 1975, Peregrinación a Alberto Alcocer, donde las alusiones a Valle-Inclán, Ayala, o Gullón son una constante y la llegada a Velintonia 3 una realidad.

 
Poemas olvidados reúne textos de carácter surrealista e imágenes dedicadas a poetas amigos: José Manuel Caballero Bonald, Ramón Garciasol o Emilio Alarcos.

 
Retratos y evocaciones tiene una estructura más homogénea y se configura no solo como un elenco de poemas a los poetas por los que siente especial atracción: Vicente Aleixandre, Jorge Guillén, Dámaso Alonso, Gerardo Diego, Dionisio Ridruejo, Blas de Otero, Claudio Rodríguez y Gloria Fuertes sino que poseen una estética donde José Luis Cano unifica su labor de crítico y de poeta creador.

En el poemario hay un poema, Soleares para José Menese, que es extraño en el conjunto de su obra. Y en Tiempo muerto aparece otra vez Luis Cernuda con su verso Vivir sin estar viviendo.

Retratos y evocaciones se inicia  con un poema que al decir del profesor Yborra es valioso no solo por sus valores poéticos sino por el sustrato biográfico del escritor conocedor de otros escritores … desasistidos por el poder(el establishment dictatorial imperante) y reclamados estética, social y humanamente por el escritor, crítico y amigo.






Este poema es Velintonia Tres                                                      

Calle Velintonia nº 3 de Madrid donde vivía Aleixandre







                                            

Vicente Aleixandre y José Luis Cano en Velintonia 3
 


VELINTONIA TRES




Mientras viva la piel y aliente la memoria
vivirán los recuerdos de otros años que fueron
más felices, cuando en España, libre aún de las sombras,
la vida y la poesía libres y juntas iban
de la mano fraterna de unos cuantos amigos.
Escucho aún, desde el umbral, la risa abierta,
cálida y derramada de Federico,
la voz mate y pudorosa de Cernuda,
la canción marinera de Rafael
y el son grave de Pablo recitando un poema.
Y veo la sonrisa infantil y tierna de Manolo,
la mirada azul de Vicente,
el gesto burlón de Dámaso y sus gafas de miope.
La risa alternaba con el hondo resonar de la guitarra
o con las notas claras del piano,
la broma licenciosa con el verso más puro,
y el presente vivaz con sueños de otros días,
los que hoy contemplan la gloria ya de todos.








Siempre que leo Velintonia tres no puedo sustraerme de que venga a mi memoria la frase de Camilo Alonso Vega, ministro de la gobernación del régimen franquista en mis años de estudiante en el Madrid de la década de los sesenta del pasado siglo y al que llamábamos D. Camulo: Era como si nos hubiéramos quedado aquí los más brutos, decía y aunque D. Camulo no lo creyera (el primer bruto-mulo era él) yo sí lo pensaba entonces y lo sigo pensando ahora. Efectivamente, se habían quedado, con muy escasas excepciones, los más brutos.








Por eso José Luis Cano – poeta bien representativo de la lírica de posguerra -  tuvo que construir su Ínsula, para escapar de un poder hostil que cercenaba la libertad. Porque como él escribió no hay más que una cultura que merezca llamarse tal, y es la cultura libre. 






A la luna le dolía
             tanta soledad de muerte,
     tanta libertad herida.

De Soleares para José Menese







Lo que enlaza con el de verso de Mariana Pineda, camino del cadalso por oponerse al poder dictatorial de Fernando VII, (como se opuso José Luis y su Ínsula a la dictadura franquista): Yo soy la libertad herida, por los hombres (Federico Gª Lorca, Mariana Pineda)








   








 Vicente Aleixandre, Luis Cernuda y Federico García Lorca.  Madrid 1931
                                                                           














Casa donde nació José Luis Cano en la calle Ancha de Algeciras












                                                      
Perdí el cielo del sur, pero ahora tengo
la sal y el fuego de tus labios
                                                                    
                                                                              José Luis Cano 
























                                                                                

Este delicioso libro de recuerdos de José Luis Cano rezuma poesía por todas sus partes
                    
















 NOTA: Este artículo es la 2ª parte de la ponencia que, bajo el título de El mundo poético de José Luis Cano, presenté en los I Encuentros de estudios literarios y periodísticos del Campo de Gibraltar que el 23.5.2014 organizó la sección VI (Literatura, Filología, y Ciencias de la Información) del Instituto de Estudios Campogibraltareños  - IECG -  y de cuya sección I (Geografía e Historia)  soy miembro. La sección VI la preside el poeta Juan Emilio Ríos Vera, Licenciado en Filología Hispánica y presidente del Ateneo de Algeciras.











                                                                     



              
Eduardo Sáenz de Varona durante la exposición de su ponencia, el director del IECG y el presidente de la sección VI (Literatura, Filología y Ciencias de la Información) del Instituto de Estudios Campogibraltareños (IECG) 










                                                                              
                                                                  















Foto de familia de los ponentes: 1ª fila de izqda. a dcha.el periodista Shus Terán, Eduardo Sáenz de Varona, Nurya Ruiz, César Alfonso Viñas y Juan Emilio Ríos. 2ª fila de izqda. a dcha.Ángel Sáez, Director del IECG , Angel Gómez Rivero y  Carmen Sánchez Melgar




Sede del Instituto de Estudios Campo Gibraltareños (IECG) en Algeciras, donde tuvo lugar el I Encuentro
















José Luis Cano

Logo del IECG 







Coincidiendo con el centenario de su nacimiento la Diputación de Cádiz reeditó en 2011 su libro Heterodoxos y Prerrománticos










Este libro sirvió a José Luis Cano para recuperar la trayectoria vital y artística de una generación de creadores, de finales del siglo XVIII y principios del XIX, que fueron acusados de traidores a la patria y anti-españoles por sus ideas y convicciones reformistas. El autor quiso así hacer justicia al legado de Moratín, Álvarez Cienfuegos, Goya, Alberto Lista, Blanco White o Quintana, autores denigrados como afrancesados por sus coetáneos, por su talante crítico e inquietud social y que son exponentes de la Ilustración Española. Heterodoxos y Prerrománticos se ocupa de su vida y de su obra: poetas, pintores, hombres de letras, viajeros ilustrados, hombres cuyo espíritu heterodoxo les llevó, en ocasiones, a la cárcel o al destierro, y que hicieron compatible un fuerte sentimiento de amor a su país con un sincero afán de reformas sociales.






Son interesantes los art. de José Juan Yborra:

La estética de José Luis Cano: de la poesía del yo a la del vosotros





y el de

J.J. TELLEZ J.L. CANO PAG. 31 Buscar "José Luis Cano un centenario olvidado" en la pag. 31 del art. de Juan José Tellez



Y también el nº 22 octubre de 1999 de la Revista Almoraima del IECG. Suplemento de creación literaria y artística. 





 

EL MUNDO POÉTICO DE JOSÉ LUIS CANO ( I )

                                                                               


Se me aparece la imagen del andaluz sin edad que fue sumando
                                                               ciencia por las playas desnudas sin perder su candor.
Vicente Aleixandre

Voy a iniciar estas líneas con unos datos biográficos que nos van a servir para enmarcar la obra poética  de Cano.
José Luis Cano García de la Torre nace en Algeciras un 28 de diciembre de 1911 en la calle popularmente conocida como calle Ancha, en una casa junto a la del violinista Regino Martínez que da nombre oficial a la calle. Pero en 1924 su familia, y él con ella, se trasladará a Málaga donde en 1928 inicia su amistad con Emilio Prados, al que Federico García Lorca llamará cazador de nubes en uno de los poemas que le dedicó. Emilio Prados le presenta a García Lorca. En 1930 conoce a Salvador Dalí y a su mujer Gala en un Torremolinos todavía sin turistas.

En el hoy nº 33 de la calle Ancha de Algeciras nació José Luis Cano
                                                                             
En 1931 se traslada a Madrid para iniciar sus estudios  de Derecho (en 1943 terminará también Filosofía y Letras) y allí traba amistad con Vicente Aleixandre y todo el grupo poético que frecuentaba la casa, del Premio Nobel nacido en Sevilla, de la calle Velintonia. En 1933, a través de Rafael Alberti y su mujer María Teresa León conoce, en la casa que éstos tienen en la calle marqués de Urquijo de Madrid, a Miguel Hernández.
La guerra civil le sorprenderá en Algeciras donde estuvo preso en una cárcel falangista por pertenecer a la democrática Federación Universitaria Española.
 Será en 1943 cuando funde, con Juan Guerrero Ruiz (1893 – 1955)  cónsul general de la poesía española (Lorca dixit), la colección de Poesía Adonais que otorga uno de los premios más prestigiosos en el campo de la poesía en español: el Premio Adonais.
                                                                          
Juan Guerrero Ruiz



 






                                                                             
                                                                            
 Tres años más tarde funda con el catedrático granadino Enrique Canito Barrera (1902 – 1992) la revista Ínsula que publica, en aquellos tenebrosos años posteriores a la guerra civil, lo mejor de nuestra literatura. El nombre de Ínsula (Isla) encierra el significado del contenido de lo que se publica o le deja publicar la imperante censura oficial. De ella dijo D. Francisco Ayala que no por casualidad se llamó Ínsula, único precario respiradero que hubo en España durante los años más sórdidos, y testimonio hacia el mundo exterior de la España oprimida. 


Fue director de la colección Adonais de poesía, que otorga uno de los premios más prestigiosos en el campo de la poesía en español, el Premio Adonais.



                                                                       

 










En 1952 publica Antología de poetas andaluces contemporáneos y en 1960 Poesía española del siglo XX. Su obra La poesía de la generación de 27, que recibe el premio Fastenrath por parte de la Real Academia Española, ve la luz en 1970. En abril de 1975 lo hizo su Biografía de Antonio Machado pero ya antes, en mayo de 1962, había publicado la de Federico García Lorca al que tan bien conoció.    







                                                     









Sobre Vicente Aleixandre publica una Biografía y antología en 1981 y al año siguiente aparece Antología de los poetas del 27. 

 Su último libro CARTAS DESDE EL EXILIO  Emilio Prados, lo publicó la Editorial Pre – Textos en 1997.






                                                              







Tras la muerte, en 1984,  de su amigo Vicente Aleixandre publica en 1986 su diario Los cuadernos de Velintonia. 







                                                                
                                                                          











Y tras la Constitución de 1978 comienzan los reconocimientos oficiales. En 1985 le conceden la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes y en 1993 la Sección de Literatura del Ateneo de Madrid le tributa un Homenaje Nacional en el que participan reconocidos poetas y escritores, entre otros, José Hierro, Carlos Bousoño, Francisco Brines, José Olivio Jiménez y Leopoldo de Luis. En 1996 recibe en Córdoba el I Premio de las Letras Luis de Góngora y Argote.

En 1998 Algeciras, siempre madrastra ingrata, lo nombra Hijo Predilecto. Si tarda un poco más se lo tiene que conceder a título póstumo pues José Luis Cano muere el lunes 15 de febrero de 1999.  El 17 de febrero D. Francisco Ayala publica un artículo en El País titulado José Luis Cano que termina así Ahora ha desaparecido José Luis sin que, en medio de la marabunta de tantos farsantes, gritones, arribistas y desaprensivos, se le haya apenas recompensado por lo mucho que con callado sacrificio hizo a lo largo de toda su vida en pro del decoro y dignidad de las letras españolas. Tampoco él, creo, esperaba en su modestia cosa distinta ni, quizá, la echase de menos.  
                                                                                




 
D. Francisco Ayala





Pero es de justicia reconocer que Algeciras dio su nombre a la ya extinta Fundación Municipal de Cultura y que en 2001 ésta editó su Poesía completa y en 2002 Los cuadernos de Velintonia.
 También es de justicia reconocer que en octubre de 2014 se ha inaugurado un magnífico Centro Documental y Biblioteca José Luis Cano.  La madrastra ¡al fin! deja de ser ingrata. 




               










                                                            


                         











                                            

 







La Casa Natal antes




                                                               







La madrastra vuelve a ser ingrata al permitir que hoy en el bajo de la Casa Natal se cometa tamaña aberración

















Pero, como siempre sucede, será la sociedad civil la que más y más pronto reconozca su labor. En efecto: 








                                                     
El poeta Manuel Fernández Mota





La revista poética local Bahía bajo la dirección del poeta Manuel Fernández Mota lo hace ya en 1970. Y el Instituto de Estudios Campogibraltareños le dedica en el año de su fallecimiento (1999) “Las I Jornadas sobre el Campo de Gibraltar y la creación literaria” en la que presentaron ponencias, entre otros, los profesores González Troyano: Heterodoxos raros y olvidados en la obra crítica de José Luis Cano, Mainer: José Luis Cano en su Ínsula  e Yborra: Sonetos de la Bahía: la configuración del símbolo en la poética de José Luis Cano y el presidente del Ateneo José Román de Algeciras J. E. Ríos: José Luis Cano: De la sombra a la luz. 






 
Recientemente la asociación cultural algecireña Alcultura ha dedicado los días 18, 19 y 20 de junio unas Jornadas a la vida y obra de José Luis Cano de las que ha sido Comisario el profesor de Hª del Arte de la UCM, José Mª Parreño y en las que han intervenido el poeta Manuel Fernández Mota, fundador de la revista de poesía Bahía y amigo personal de Cano así como el Catedrático de Filología Latina de la universidad de Valencia Jaime Siles, José Teruel, Profesor Titular de Literatura Española de la UAM, Guillermo Carnero, catedrático de Literatura Española  de la universidad de Alicante, Vicente Molina Foix, escritor y cineasta y Alejandro Sanz, presidente de la Sección de Literatura del Ateneo de Madrid y  responsable de la edición de la Poesía completa y Los cuadernos de Velintonia de la Fundación Municipal de Cultura José Luis Cano. También intervino Teresa Cano Ortega hija del escritor, antólogo, editor, crítico y poeta y a la que éste dedicó cuatro entrañables sonetos, incluidos en su Poesía completa y que durante su conferencia trazó bellas pinceladas de la vida y obra de José Luis Cano; afirmando que éste dedicó su vida a lo que le hacía feliz.                                                       
                                

Teresa Cano, hija del poeta, en el hotel Reina Cristina de Algeciras, cuando acudió a hablar sobre su padre

   




                                        

Sirvan pues estas líneas, y otras en las que trataré de su poesía,. como homenaje a José Luis Cano en este año 2014 en el que se cumplen 15 años de su fallecimiento. Porque, en resumidas cuentas, su figura es una de las más significativas en el panorama cultural español de posguerra. A su labor como escritor, antólogo, fundador de la colección de poesía Adonais y de la revista Ínsula se debe añadir la de corresponsal de los poetas exiliados de la generación del 27.





Y, por supuesto, posee una excelente obra poética de la que trataré, en otra entrada de este blog bajo el título El mundo poético de José Luis Cano (II)
                                                                 






                










 NOTA: Este artículo es la 1ª parte de la ponencia que, bajo el título de El mundo poético de José Luis Cano, presenté en los I Encuentros de estudios literarios y periodísticos del Campo de Gibraltar que el 23.5.2014 organizó la sección VI (Literatura, Filología, y Ciencias de la Información) del Instituto de Estudios Campogibraltareños  - IECG -  y de cuya sección I (Geografía e Historia)  soy miembro. La sección VI la preside el poeta Juan Emilio Ríos Vera, Licenciado en Filología Hispánica y presidente del Ateneo de Algeciras.
                           

                                       

                
                                                                                 
 
De izquierda a derecha: Eduardo Sáenz de Varona en la presentación de su ponencia, Ángel Sáez, director del IECG y Juan Emilio Ríos, presidente de la sección VI y del Ateneo de Algeciras
                                                                               
Los ponentes con el director del IECG: 1ª fila de izquierda a derecha: el periodista Shus Terán Reyes, Eduardo Sáenz de Varona, la poeta Nurya Ruiz Fernández, el poeta Cesar Alfonso Viñas y Juan E. Ríos, Presidente de la sección VI.  2º fila El director del IECG, el escritor y cineasta Angel Gómez Rivero y la poeta Carmen Sánchez Melgar





  




RELACIÓN DE COMUNICACIONES PARA EL I ENCUENTRO DE ESTUDIOS
LITERARIOS Y PERIODÍSTICOS DEL CAMPO DE GIBRALTAR

1.- Álvaro Calvete: "Obra narrativa de Antonio Lucena"

2.- Rodolfo Velázquez: "La inquietud como lógica en la

    novelística de Ángel Gómez".

3.- Juan Emilio Ríos:"La poética de Manuel Fernández Mota".


4.- Nurya Ruiz: "Un recorrido por la vida y obra de Gabriel

    de Anzur".

5.- Mar Marchante: "Sentimientos especiales de Lola Peche"


6.- Carmen S-Melgar: "Julia Guerra entre la mar y el viento".


7.- Ángel Gómez Rivero: "Juan Emilio Ríos: el brillo de las

    sombras".

8.- Jesús Terán Reyes: "Jesús Terán Gil: crónica desde el

    humanismo".

9.-Fernando Silva: "Campo de Gibraltar: Cultura y redes

    sociales".

10.-Eduardo Sáenz de Varona: "El mundo poético de José Luis

    Cano".

11.-César Alfonso Viñas:"Adolfo Sánchez Vázquez: un poeta

    algecireño que murió exiliado en Méjico"







Son interesantes los art. de José Juan Yborra:

La estética de José Luis Cano: de la poesía del yo a la del vosotros





y el de


J.J. TELLEZ J.L. CANO PAG. 31  Buscar "José Luis Cano un centenario olvidado" en la pag. 31 del art. de Juan José Tellez


Y también el nº 22 de octubre de 1999 de la Revista Almoraima del IECG. Suplemento de creación literaria y artística