Follow by Email

martes, 28 de febrero de 2017

EL LIBRO " COMO NACE UN DESEO SOBRE TORRES DE ESPANTO " EN LOS FONDOS DE LA BIBLIOTECA NACIONAL DE ESPAÑA














En los links de abajo se pueden ver los datos existentes en la Biblioteca Nacional de España y la disponibilidad para consultar el libro en la sede de la Biblioteca de la calle Alcalá de Madrid


                          
                                           






                                        FICHA BNE

Como nace un deseo sobre torres de espanto : poemas y relatos poéticos

Autor:    Sáenz de Varona, Eduardo




EDITOR

ImagenTa

Fecha de pub: 2013



Páginas:

72 p.

ISBN:

9788494052071

Info. de item:

2 ejemplares disponibles en Sede de Alcalá




http://catalogo.bne.es/uhtbin/cgisirsi/?ps=MLBh3WGaUt/BNMADRID/246420268/9








Foto del autor

 










 




















sábado, 25 de febrero de 2017

TERCER ANIVERSARIO DEL FALLECIMIENTO DE PACO DE LUCÍA: ALGECIRAS 21-12-1947 -- MÉXICO 25-2-2014



                                                                               

Carboncillo de Camarón de la Isla (1950-1992)







                                                          Entre dos aguas (1976)


                                                                                

                      
                                                                
                                  
   

          Camarón y Paco por bulerías



 
                         
                           Paco de Lucía, John Mclaughlin y Al Di Meola


                                                             Paco y Carlos Santana                                                                                       

El monumento, obra del escultor campogibraltareño Nacho Falgueras, que Algeciras erigió a su Hijo Predilecto hace ahora 24 años
    


Ante este monumento los poetas campogibraltareños agrupados en torno al Ateneo José Román de Algeciras, junto con su presidente Juan Emilio Ríos, leímos, la tarde-noche del 26 de febrero de 2014 ,diversos poemas dedicados al genio y Maestro, nacido en La Bajadilla como postrer homenaje al  algecireño insigne.
El incorrecto ( como incorrecto fue Paco en su vida ) Adriano Lozano leyó el siguiente poema:

A  PACO  de  Lucía 



   Te vas, 

qomo la mar entre las rocas,
fluyendo en este existir hueco,

 sin más,
 volando qon las gaviotas. ..
En tierra firme aun retumba tu eco..
 En tu mundo transparente & amp; acuátiqo
hoy suenan tristes las guitarras, perdías.

A veces se nos olvía Q
solo somos hombres errátiqos,
unos peces Q bucean por olas & amp; sin heridas.
 ..Somos qangrejos Q solo qaminan & amp; nadan un rato...
 Hoy, sin respirar,
has pisao "la verea" de las falsas falsetas,
 ese atajo de morenas inquietas & amp; negra fantasía.

 Hoy,
están hundidos hasta los barqos,
 separaos los banqos de las qorrientes,
 se inunda Algeciras de charqos,
surqan muy bajo tó los albatros,
y todo, por qulpa de tus eternas armonías.
 ..Ahí abajo ya no vive en paz el pez entre los marrajos.
 A todos nos arriba & amp; nos depara ese día,
 esa noche en la Q el alma no se detiene
absolutamente ante nada, ni se espera,
allá donde el pobre qüerpo se desliga,
se pira, se separa.

  ...Sé Q sadrá a flote tu mente, al igual Q tu flamenca sabiduría...
Esta madrugá, el cielo deja de ser opaco,
y el miedo da un gran paso hacia una desqonocida sinfonía.
Siempre llega ese mal rato,
en el Q la partía se hace sufrible,
 y la muerte deja de ser una utopía.
 ...El profundo qanto del maldito llanto...
A todos nos envuelve la misma melodía,
un suspiro más denso Q el puto humo del tabaqo...
 ...Y se va, se va la vía’...

 Por eso,
en mi silencio,
te mando yo el taranto de la alegría,
junto a muchos besos,
 a ti, Paco,
er de la Lucia.

                                                                                             adriannO lozannO
                                                           
                                                             
Para finalizar el acto se encendieron velas al pie del monumento al artista y junto a ellas se depositaron los distintos poemas.




Paco en el Salón de Plenos del Ayuntamiento de Algeciras, ciudad donde nació y que tanto amó. Regresó a ella en febrero de 2014  para  quedarse a vivir para siempre. Francisco Sánchez Gómez, Paco de Lucía, el hijo de la Luzia, la portuguesa, Hijo Predilecto de Algeciras, te queremos









                                     Mi guitarra
Soneto a Paco de Lucía
In Memoriam 

 Mi guitarra no suelta ni una nota,
 lo he probado con ganas, pero nada,
la miro y no parece que esté rota,
la toco y permanece muy callada.

Mi guitarra no tiene buena cara,

mi mano no le saca ni un sonido
tiene algo, no sé, está como rara,
está mal y no sé lo que habrá sido.

Mi guitarra no quiere mis caricias

el viento le ha traido una noticia
que la ha dejado para siempre muda.

Mi guitarra no sale de su asombro

se le ha puesto el bordón manga por hombro...
se ha quedado a la vez huérfana y viuda
       
                        Stewart Mundini











Nota: He puesto las fotos de Paco como lo recuerdo en tantas noches de vino y rosas (él ya sabe) que pasamos juntos en un ya lejano 1975.
La última corresponde a la etapa final de su vida.
Gracias, Paco, por haberme dado el regalo de conocerte, tratarte y oir tu guitarra en un tiempo muy feliz. Siempre estarás en mi corazón 
porque llevo transidos de tu aroma
las potencias del alma y los sentidos














 







 Paco de Lucía:  Doctor Honoris Causa por la Universidad de Cádiz, Premio Príncipe de Asturias, Medalla de Oro al Mérito en el Trabajo, interpreta El Concierto de Aranjuez 




Nació del pueblo y descansó arropado por su Pueblo, el genio, el Maestro y el hombre,que siempre vivirá entre nosotros. Lo recuerdo ahora, con sentimiento, en el tercer aniversario de su fallecimiento.







La tumba de Paco en el Cementerio Viejo de Algeciras























 Con motivo del segundo aniversario de su fallecimiento el Ayuntamiento de Algeciras organizó una exposición en homenaje al genial artista, del 22 de enero al 5 de marzo de 2016, bajo el título Fulgor Stellae y que fue comisariada por Juan Zahara, Antonio López Canales y Juan Carlos Ragel. En ella participaron treinta artistas entre pintores y escultores no solo de Algeciras sino de toda España.  Se pudo visitar en la sala Caja Sur sita en la calle Alfonso XI de Algeciras.




                                                      
El artista Juan Carlos Ragel, comisario de la muestra



                                                      

La obra que expuso el artista Víctor Jerez
                                                      



                                                      
La artista Blanca Orozco, que expuso en la muestra-homenaje, posa ante una de sus obras











                                                      
El artista Juan Gómez Macías que también expuso obra
  





                                                     
Casa natal de Paco de Lucía en Algeciras







                                                                                     
Casilda y Gabriela, las dos mujeres que amó Paco de Lucía
Paco junto a su segunda mujer, la mejicana Gabriela Canseco, en 2004 durante la entrega de los premios Príncipe de Asturias
                                                                                   
                                                                      

                                                                                      







En el tercer aniversario de su muerte publicamos esta entrevista inédita de Paco de Lucía: http://www.chalaura.com/entrevista-inedita-a-paco-de-lucia/
                                                                        
                                                                        
                                                                                   





                                                                                     Paco de Lucía y su guitarrero
















Poema de Adriano Lozano



A FRANCISCO SANCHEZ GOMEZ


Te vas,
como un mar entre dos rocas,
fluyendo por un existir hueco,
sin más, volando con gaviotas.

Aquí,
en tierra firme,
aun retumba en
la arena tu eco,
Paco..

Es un silbido
de sombra blanca
y transparente,
el grito susurrado
de un antiguo reto.

El sonar de
pobres guitarras
sobre olas e islas perdidas.

Y es que a veces,
maestro, se nos olvida,
Q sólo somos seres erráticos,

unos peces Q bucean
en espumas sin siquiera
querer sufrir otra herida.

Somos pleno amor
en aquel mundo azul
donde todo flota a la deriva.

Hoy, tu,
sin respirar,
has pisao "la verea"
de las falsas falsetas,
ese atajo de morenas
inquietas y muda algarabía.

Un sendero
de negro alquitrán
y salados suspiros.

Q bonito
ha de ser
morir en ese
esencial ruido...

Menudo caudal
más puro y primitivo,
eso sí, al par que jodido...

En el pueblo de Algeciras
hundidos están hasta los barcos,
separados los bancos
en el Rinconcillo
de las fuertes corrientes.

Se inundan los cuentos de charcos.
Surcan bajo el barro los albatros.

Es el temblor de
esta eterna armonía,
tristemente jamás oída.

Y ya no vive en paz
el pez entre los marrajos.

No ha bordón
que no llore,
falsee y se raje.

A
todos
nos arriba
y depara ese día,

esa noche en la Q
el alma no se detiene
absolutamente ante nada,
ni se espera,
allá donde la esencia
de la carne se desliga,
se pira, se separa...

Afortunadamente,
sè Q sadrá a flote pá siempre
el sentir flamenco de tu mente.

...Tu ente...

En esta madrugá,
el cielo deja de ser opaco,
y el miedo camina hondo
hacia una desconocida sinfonía.

Ese maldito rato Q nos reta,
tristes, arrumbados, quietos,
en el Q la partida se hace sufrible
y la muerte deja de ser una utopía.

Una y otra vez,
a compás, la misma puta melodía,
el profundo canto caló del llanto...

Un sonido denso
que nos tensa y nos pulsa.

Mientras se va,
se va, se va la vía...

Por eso,
en este silencio,
te mando yo el taranto
que ama a contracorriente a la alegría ;

A tí,
Paco,
el de la Luzía.





PoetadeBellota











Algeciras rinde homenaje a Paco en el tercer aniversario de su fallecimiento:
http://andaluciainformacion.es/m/?a=657655&friendly_url=andalucia&t=algeciras-vuelve-a-alzar-las-guitarras-al-cielo-por-paco- 

http://www.algeciras.es/es/detalle-de-noticia/Algeciras-vuelve-a-alzar-las-Guitarras-al-Cielo-por-Paco-de-Lucia/







Un joven Paco de Lucía

martes, 21 de febrero de 2017

CARMEN DE COLMENARES, LA ÚLTIMA DE FILIPINAS




Carmen de Colmenares en Sotogrande







Carmen de Colmenares Dieter (1919-2016) era hija del ingeniero industrial Emilio de Colmenares Sanz (1887-1962) 

 
Emilio de Colmenares Sanz

al que se debe la construcción de muchas presas de agua en la España de su época y de  Ana Dieter (1888-1968), nacida en Alemania; y nieta de Emilio  de  Colmenares y  Tarabra (1850-1921) que fue Magistrado y Fiscal de la Audiencia de Madrid y posteriormente Fiscal Jefe de Filipinas  desde el 3 de  Marzo  de  1879  hasta 30  de  Octubre de  1888, justo diez años antes de la pérdida de Cuba y Filipinas lo que supuso el fin del Imperio Español donde nunca se ponía el sol.
Esto es lo que escribía el periódico ABC de Madrid (26 de abril de 1921) sobre su fallecimiento:

Después de larga   enfermedad, ha fallecido  en esta corte el Magistrado  D.  Emilio de  Colmenares y Tarabra,   hijo del difunto conde de Polentinos y tío del actual poseedor del título y  de la marquesa de Olivares.  Además,   estaba emparentado con los  condes de  Almodóvar,  marqueses de  Someruelos y de Valeriola y condes de Sanafé y de Yumury.  


Por la larga vida de Carmen de Colmenares (nacida en Madrid el 14 de diciembre de 1919 falleció en Sotogrande (Cádiz) el 16 de enero de 2016) y conexión con el fin de nuestro dominio en Filipinas es por la que la he llamado “la última de Filipinas”. Con ella desapareció lo que todos consideramos, hoy en día, como mítico: el fin de nuestra presencia en las Islas Filipinas debido al Tratado de París de 1898.


Era también la descendiente de más edad del condado de Polentinos, título creado por Felipe V en 1716 a favor de  Sebastián Francisco de Colmenares y Vega de Larringa, señor de Polentinos (Lima, 1672-1743), veedor general de la Armada del Sur y tesorero perpetuo del Tribunal de la Santa Cruzada.







Palacio de los condes de Polentinos (Ávila) BIC. Hoy propiedad del Ayuntamiento de la ciudad. Es el Archivo General Militar de Ávila, también alberga el Museo de Intendencia. 







Ignacio de Colmenares Brunet, actual conde de Polentinos

 Sobre los condes de Polentinos vid.   


Con el apellido Colmenares existen calles en Madrid, Valladolid y Las Palmas de Gran Canaria.


Aurelio de Colmenares

Además Aurelio de Colmenares y Orgaz (Madrid, 1873-
1947), VII conde de Polentinos, fue un fotógrafo famoso,
Cronista Oficial de la villa de Madrid,  
 Miembro de la directiva de la Sociedad
Española de Amigos del Arte, comisionado en corte
del Museo de San Telmo y autor de numerosos estudios
 y monografías.
Era hijo de Aurelio de Colmenares y Tarabra, hermano del abuelo de Carmen Emilio de Colmenares y Tarabra, el que fue Fiscal en Filipinas.

 Su Archivo fue donado en mayo de 2008 por Ignacio de Colmenares Gómez-Acebo, conde de las Posadas, al Instituto del Patrimonio Cultural de España. Contiene cerca de 10.000 placas de vidrio (en su mayoría estereoscópicas), con vistas de paisajes, monumentos y escenas populares tomadas en las tres primeras décadas del siglo XX por Aurelio de Colmenares y Orgaz, gran aficionado a la historia del arte y la fotografía, como hemos dicho.
http://ipce.mcu.es/documentacion/fototeca/fondos/polentinos.html








Se casó, poco antes de iniciarse la guerra civil, con el Prof. Dr. Isidoro Montiel García, que formó parte del Cuerpo Facultativo de Archiveros, Bibliotecarios y Arqueólogos de la Biblioteca Nacional de España y fue un eminente investigador y catedrático en varias universidades de EEUU. Profesor “emeritus” de la Universidad de Colorado, U.S.A.

Mackey Auditorim. University of Colorado

Enseñó durante varios años Literatura y Bibliografía Española en Universidades de Filipinas, Venezuela y Estados Unidos de América. Fue encargado por la Biblioteca del Congreso, Washington D. C., para iniciar el catálogo de documentos hispánicos referentes a la Historia Americana. Destacando sus investigaciones sobre Ossián  recordado en las leyendas como el más grande poeta de Irlanda, aunque siempre se dudó sobre su existencia real.
 
 
Es autor de numerosas obras. Sirvan a título de ejemplo las siguientes:

Historia de la Universidad de Sigüenza, obra por la que obtuvo el Premio Extraordinario del Doctorado en la Universidad de Madrid






Incunables de la Biblioteca Pública Provincial de Huesca (1949)

Varia historia: (miscelánea)  Introducción y notas de Isidoro Montiel García (1949)

Luis Zapata de Chaves (1949)

Revista de archivos, bibliotecas y museos (colaborador)





Bibliotheca Hispana; Revista de Información y Orientación Bibliográficas. (Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Instituto Nicolás Antonio)

Ossián en España (Editorial Planeta, 1974)















 
El sueño de Ossián. Ingres. 1813





Ossián en la poesía de Espronceda y Bécquer (Biblioteca virtual Miguel de Cervantes)







Historia y bibliografía del "Libro de Calila y Dimna"  (1975)










Y un largo etc.





Carmen de Colmenares era vecina del que esto suscribe en Sotogrande. Vivíamos en un bello lugar junto al río Guadiaro en su margen izquierda, en su desembocadura al Estrecho de Gibraltar. Frente a nuestras casas un Paraje Natural que es un espacio, vegetal y ornitológico, protegido y por el que pasan multitud de aves (cormoranes, garzas reales, flamencos, calamón común, ánade real etc.) en su migración anual de África a Europa y viceversa. Se divisa la Roca de Gibraltar y en los días  con viento de poniente la cercana costa  de África.



Flamencos (Phoenicopterus roseus) en el Estuario del río Guadiaro





Ánade real (Anas platyrhynchos) en el Estuario del río Guadiaro





Gibraltar y la costa de África vistos desde la desembocadura del río Guadiaro




Sunset en el monte Calpe (Gibraltar) visto desde la margen izquierda del río Guadiaro y tras las sombras de la vegetación del Paraje Natural






El monte Calpe visto desde la desembocadura del Guadiaro







Mi vecindad con Carmen hizo que mantuviera con ella una estrecha amistad a pesar de nuestra diferencia de edad; resultado de nuestra amistad fueron las múltiples conversaciones que sostuve con ella.



Siendo niña me contó cómo se salvó de la quema del colegio religioso Jesús  María, donde estudiaba, ya con la II república en el gobierno.

La “muchacha” que trabajaba en casa de sus padres llamada Pepa tenía un novio que pertenecía a la Casa del Pueblo, institución de ideología comunista. Éste advirtió a Pepa que sacara a la niña del colegio pues esa misma mañana iban a incendiarlo sus compañeros de partido, lo que sin dudarlo hizo Pepa, salvando así su vida.


Recuerdo ahora otra conversación que me llamó particularmente la atención. Me contó que durante la II república estando ella en Madrid se puso de moda, entre las señoras de la sociedad, los sombreros de astracán. Le pregunté la razón y me respondió, con la mayor naturalidad, que era porque lo llevaban los rusos comunistas que estaban en la capital.
Buena prueba – pensé – que aquella “democrática” república no lo era tanto.


Otra vez me narró como salió de la “democrática” república ya convertida en un infierno.
El gobierno, en plena guerra civil, promulgó una ley en virtud de la cual los que fueran hijos de extranjeros podían abandonar España. Y allá fue Carmen con una hija en pañales hacia Valencia donde tomó un barco para Italia y de allí a Alemania donde se reunió con su madre hasta la llegada de los nazis al poder en que decidió regresar a España, ya finalizada la guerra civil.


También me contó  otra anécdota muy significativa del aire que se respiraba en el Madrid republicano.
Había una carbonería cerca de su casa en el barrio de Salamanca donde nació a cuyo humilde propietario le encontraron los milicianos una estampa de la Virgen. La respuesta no se hizo esperar: fue asesinado sin ningún tipo de juicio.






Carmen de Colmenares tuvo una vida muy cosmopolita pues vivió en las Filipinas de su abuelo, donde su marido fue profesor en la Universidad de Manila.
De allí fue a Estados Unidos donde Isidoro Montiel, como hemos dicho, fue profesor en la University of Colorado. Una vez jubilado éste sus investigaciones sobre Ossián los llevaron a Oxford.

Fallecido Isidoro Montiel, en 1994 en Oxford, decidió trasladarse a Sotogrande dónde vivía su hija Susana.



Otra faceta de su existencia fue su actividad empresarial ya que en Madrid tuvo un comercio de prendas de punto, tan en boga en aquella época, que ella misma confeccionaba.



Su larga vida le llevó a vivir toda la historia del siglo XX y parte del XXI no solo de España sino del mundo.

Así fue testigo de la dictadura del general Primo de Rivera, del reinado de Alfonso XIII, de la II república, de la guerra civil, de la dictadura del general Franco, de la llegada de las libertades políticas con la Constitución de 1978 y del reinado parlamentario de Juan Carlos I y Felipe VI que me decía eran muy distintos a la pompa y boato de la monarquía británica que por su estancia en Inglaterra tan bien conoció.

                                               
Felipe VI y el presidente Obama, muy admirados ambos por Carmen de Colmenares









Sirvan pues estas líneas como homenaje a la cosmopolita amiga en el primer aniversario de su fallecimiento.   


 
 
Carmen de Colmenares con su bisnieta Noa Solé, nieta - a su vez -  de Jordi Solé i Tura (1930-2009), uno de los Padres de la Constitución de 1978







El río Guadiaro a su paso por Sotogrande





Aptos. en playa desde el río Guadiro




El taró (niebla) en Sotogrande










Carmen de Colmenares antes de su llegada a Sotogrande, en una foto de archivo







El río Guadiaro en su desembocadura













Nani Fernández canta Yo te diré  en la película Los últimos de Filipinas dirigida en 1945 Antonio Román





Cartel de la película de 1945











Cartel de la película de 2016
























Isidoro Montiel y Carmen de Colmenares en una foto de archivo