Follow by Email

sábado, 21 de enero de 2017

ENTREGA DEL PREMIO TOBALINA, DEL ATENEO DE ALGECIRAS, Y FINALISTAS DEL MISMO







El periodista y poeta José Luis Tobalina (1960-2008)










Galardón del Premio José Luis Tobalina










Asistentes al Acto de Entrega antes de entrar en el salón donde tuvo lugar










Presidencia del Acto: Paola Tobalina (hermana de Tobalina), Alejandro, hijo. Juana Cid, teniente de alcalde delegada de Feria y Fiestas, Landaluce alcalde, Nicolás Barroso y Juan E. Ríos. Entre los asistentes, en la 1ª fila, de espaldas, Concha Cuerda (madre de Tobalina) e Isabel Cuerda (sobrina de Tobalina). 3ª y 1ª por la dcha.










Alejandro Tobalina que entregó el Premio y Nicolás Barroso que porta el galardón 



El pasado día 30 de diciembre en el Centro Documental José Luis Cano de Algeciras (Spain) el alcalde de Algeciras y senador  del parlamento español José Ignacio Landaluce presidió la  entrega del VII Premio José Luis Tobalina.




José Luis Tobalina y el presidente del Ateneo de Algeciras Juan E. Ríos

El galardón, creado por el Ateneo de Algeciras en 2009, reconoce a los mejores artículos que se publiquen en la prensa comarcal a lo largo del año en que se otorgue el Premio. Al Premio José Luis Tobalina no se presentan candidaturas, sino que el Jurado, que designe el Ateneo, realiza un seguimiento de los distintos artículos que se publiquen en la prensa comarcal y distinguirá a los que considere merecedores de ello.


 
Nicolás Barroso Olaya

En 2016 el Premio recayó en el gaditano, residente en Algeciras, Nicolás Barroso Olaya por el artículo titulado La habitación del hijo, publicado en el diario Europasur el 7 de octubre de 2016.






Eduardo Sáenz de Varona

Los finalistas fueron el crítico de arte, poeta e historiador Prof. Dr. Eduardo Sáenz de Varona por el artículo  Marga Gil Roësset, crepúsculo de un amor  publicado en la revista Hércules Cultural nº 9 correspondiente a octubre, noviembre y diciembre de 2015 en sus páginas 18 y 19 y que también se publicó en el periódico del Campo de Gibraltar Europasur el día 26 de mayo de 2015 en su pag. 71 Vid. http://www.europasur.es/article/ocio/2038358/marga/gil/crepusculo/amor.html.  



Alberto González Troyano

y Alberto González Troyano,   profesor Titular de Literatura Española de la Facultad de Filología de la Universidad de Sevilla y antes de la UCA,  por el artículo publicado en Europasur llamado Mientras te tomas un café 




Rafael Fenoy

 y Rafael Fenoy (compañero del que esto suscribe como articulista en el periódico digital de Jimena de la Frontera www.tiojimeno.org) por el artículo Poesía Sanador  publicado en el periódico VIVA del Campo de Gibraltar.












Vista del salón durante mi intervención


 
Landaluce, Barroso y Eduardo Sáenz de Varona durante su intervención





Otro momento de mi intervención














Tobalina con los niños de Jimena













José Luis Tobalina Cuerda















Aún creo ver tus ojos,
                 Tras las desnudas cimas,
                 Por el aire profundo
                 Y ya frío, con la noche
                Que imperiosa se alza


Luis Cernuda  del final del poema scherzo para un elfo










sábado, 14 de enero de 2017

TRES POEMAS Y DOS ARTÍCULOS DEL POETA Y PERIODISTA RAFAEL VISO ¿EL ÚLTIMO ESCRITOR MALDITO DEL CAMPO DE GIBRALTAR?




A Rafael Viso in memoriam











Rafael Viso con su libro Destierros, tintas y mástiles que presentó en la XIII Feria del Libro de Algeciras el 25 de abril de 2008 y que prologó Juan José Téllez








La portada del libro es obra de la artista campogibraltareña Blanca Orozco y a la que Rafael Viso calificó como uno de los seres humanos con la más bella sensibilidad de cuantos conozco.










Dedicatoria del libro








El periodista Juan León Moriche





Contraportada
















Eduardo Sáenz de Varona y Blanca Orozco













Rafael Viso Gómez (Ceuta 1957-Algeciras 2009)







Tránsito




Justo ahora,
cuando el cielo de octubre
lava algodón puro
que tiende en balcones azules,
haciendo que mi alma,
buzo ayer de tu memoria,
se ahogue en el mar
de los amores perdidos.
En este preciso pulso,
que el poniente largo
aclara sensualidad femenina
en los montes de África
y que su soplo,
impertinente,
despeina canas de espuma
en la melena de la Bahía.
Cuando la brisa
de un nuevo otoño
abre la caja de los sueños
y libera los recuerdos.
Cuando esta belleza plena
atraviesa los sentidos
con melancolía de acero:
mortal estoque de ausencias.
Ahora, vencido el pasado,
                     huérfano el futuro y fugaz el presente.
Justo ahora,
a cada bocanada de aire
que mi pecho exige,
a cada latido que mi corazón precisa,
no me es posible
dejar de pensar en ti.



 Este poema obtuvo el segundo premio en el XIV Premio de Poesía Luz 2007 de Tarifa (Cádiz. España) 










 Talana







Y volveré un día a Tarifa
para que el sol de poniente,
sobre un lienzo infinito,
me dibuje con su carmín póstumo
dunas de amor amontonado
y pinos asomados al mar.
Jugaré a perderme,
como aquella vez,
agarrado a mi infancia,
por callejones mudos
de paredes repelladas
con cal, sol y geranios.
Desde la torre más alta
del castillo, avistaré
los rincones de la Historia.
Y apoyado en la muralla
compondré una canción
para arrullar a las olas.
El recuerdo, como siempre,
me traerá, con un nombre,
el corazón a la boca,
que partiré a dentelladas
para que mi sangre, libre,
tiña tu alma de mujer.
Que nadie dude nunca
que si la muerte me rompe
volveré un día a Tarifa.



Este poema  obtuvo el segundo premio en el VI Premio de Poesía Luz 1999 de Tarifa (Cádiz. Spain)    










Mientras Ana duerme





Sevilla alivia en la noche
fuegos de un verano prematuro.
A la vecina del piso de arriba,
loca a golpes de soledad,
acaba de rendirla su diaria maratón
y un alarido redondo y ámbar
hace añicos la luna de silencio.
Ana, mientras, duerme.
                    Pasión pura que rebasa,
deja escapar lo soñado
y el aire del cuarto se puebla
de mares abrazados que lamen
 las paredes del fin del mundo
 de soles tibios y arenas de miel
pulidas por un viento que llora 
lágrimas de ilusiones rotas.
Sueña montes que paren nubes
selvas que bajan a beber al mar
olas con cruces de espuma 
y pueblos de gente de avalancha.
Duerme, Ana sueña, Ana.
Que si soñar es vivir 
juntos viviremos nuestra tierra
 en un perfecto mañana huérfano de recuerdos
ausente de fronteras 
libre,  por fin 
para poder sentirse libre.



Mientras Ana duerme, ganó el primer premio de poesía del X premio Poesía Luz de Tarifa en 2003









                        


























 
                 Las costas de Tarifa vistas desde el Café Hafa de Tánger
















 Este artículo pretende ser un homenaje al poeta y periodista, fallecido en Algeciras el 14 de enero de 2009, en el VIII aniversario de su muerte. 








 
Rafael Viso. Algeciras 1980









Es el único poema manuscrito que se conserva de Viso. Está escrito en Sotogrande (Cádiz. Spain) en la playa de Guadalquitón, en febrero de 2005














 Punta Carnero en Algeciras en cuyo mar por deseo de Rafael Viso se depositaron sus cenizas que, como expresaba en su poema Talana, volverian un ya postrero 15 de enero de 2009 a Tarifa











 Uno de sus artículos

















 Entrega del I Premio Rafael Viso al joven cineasta y escritor sanroqueño Arturo Gª Zamudio. De izqda. a dcha. el presidente del Ateneo el poeta Juan E. Ríos, el cineasta, escritor y profesor de la UCA Ángel Gómez Rivero (que entregó el galardón) y el premiado















El premio Rafael Viso, creado por el Ateneo de Algeciras, tiene por objeto  reconocer la labor de escritores y  artistas jóvenes campogibraltareños o que hayan destacado en otros campos del saber y facilitar con el premio la difusión del trabajo del premiado.  



















El 5 de enero de 2017 el alcalde de Algeciras, José Ignacio Landaluce, entregó el II Premio Rafael Viso a Narciso Soto Picazo, significado por el diseño de un bastón para ciegos y un nanorobot para combatir tumores









Gibraltar visto desde Punta Carnero









Epílogo



De Rafael Viso alguien dijo que era un nuevo Bukowski. Puede que se le pareciera en su gusto por la bohemia, en su perenne inconformismo, en su manera a veces anárquica de comportarse, en su tendencia al hedonismo. Pero cuentan que Bukowski era un tipo desastrado que iba por ahí de cualquier manera, y eso no casaba en absoluto con Viso, siempre tan preocupado por vestir bien. Eso le emparentaría más con un dandy; con, un poner, Tom Wolfe.

Periodista heterodoxo, cuando más disfrutaba (y se notaba a la legua) era cuando hacía artículos de opinión. Algunos fueron realmente gloriosos, como el que dedicó a su hija Sara cuando cumplió veinte años. Recuerdo que ese día le dije que ojalá pudiera yo hacer algo la mitad de bello cuando María llegara a esa edad. Me quedan cuatro años y medio para intentarlo, pero será complicado. 



 
Este es el art. al que se refiere Ortega




 Es probable que alguna vez tuviera que decir “sí señor”, pero seguro que lo hizo a regañadientes.
Como cantaron "Los Enemigos" era de los que no sabían decir no y sí decir más, de los que se bebía la vida a cucharás. Es probable que alguna vez tuviera que pasar por el aro y decir “sí señor”, pero seguro que lo hizo a regañadientes. Y se enfadaría mucho por ello, pero al cabo de veinte minutos estaría de nuevo soltando alguna chorrada, porque no concebía la vida sin sentido del humor.

Lo conservaba aún la última vez que lo vi. Tenía la muerte en la cara pero bromeaba sobre esto y lo otro, se reía a carcajadas cuando le recordé lo mal que me lo hizo pasar una vez que hicimos juntos un suplemento de la Feria de Algeciras y él, que ahí disfrutaba a tope, llegó a las tantas para hacer las dos páginas que debía entregar. Tenía ya muchos dolores, lo suyo fue también el puto cáncer, como Tobalina.  Los combatía con hachís, que hasta los médicos admiten que viene bien para eso. Pero ya no era capaz ni de liar. Aunque llevaba muchos años sin manejar papel de fumar, me esmeré todo lo que pude para dejarle una provisión para la noche. Antes de irme me preguntó por mi hija, siempre lo hacía. Él, que poco antes había sido abuelo (precoz: tenía poco más de 50 años), se bebía mis palabras, probablemente imaginando lo que se iba a perder...



Dicen que no llegamos a morirnos del todo mientras que haya gente que nos conserve en su memoria. Tengo para mí que eso es tan dudoso como lo del más allá, pero de alguna manera reconforta. José Luis, y Rafa tienen gente que se acuerda de ellos, y para bien. Eso, el dejar huella, debe ser nuestra máxima aspiración. Así que prueba superada, muchachos: lo habéis conseguido.


 Guillermo Ortega, en su website Granadaimedia en el artículo titulado Va por ellos, publicado en octubre de 2013. http://horascontadas.granadaimedia.com/2013/10/24/va-por-ellos/







Guillermo Ortega



Guillermo Ortega Lupiáñez (Algeciras, 1966) es licenciado en Periodismo. Empezó a trabajar en 1990 en el desaparecido Diario 16 y después pasó a EuropaSur y Granada Hoy. También lo hizo durante un breve período en la SER y colaboró en El Mundo, Ideal de Granada y ABC. Durante algo más de un año fue columnista en Granadaimedia. Ha sido encargado de prensa en los grupos municipales de UPyD y Ciudadanos en Granada y ahora trabaja en prensa del PP. Ha publicado: Cuentos de Rock (2008), Los Cadáveres Exquisitos (2012), Horas Contadas (2014) y La vida sí que es una pelea (2016).












Ubicación de Punta Carnero en la provincia de Cádiz










Punta Carnero












Ni el mar ni la tierra son fieles a sus hijos: una verdad, una fe, una generación de hombres desaparece, y es olvidada, y a nadie le importa. Salvo, tal vez, a los pocos que creyeron en la verdad, profesaron la fe o amaron a esos hombres. Joseph Conrad (1857-1924) 













CODA










De izqda. a dcha. Antonio Camacho, Manolo Viso (hermano de Rafael y a través del cual lo conocí), el pintor Lorenzo Larios (1949-1993) y Eduardo Sáenz de Varona, en una foto de archivo old fashion en la Feria de los Barrios. Mayo 1974














En enero de 2009 -  con motivo de la muerte de Rafael Viso - el poeta y escritor Juan José Téllez (que, como hemos dicho, había prologado su libro Destierros, tintas y mástiles) escribió en Apunta, guía para el ocio y la cultura en Algeciras y el Campo de Gibraltar, un artículo titulado  El  tercer nacimiento de Rafael Viso y que describe, poética y sutilmente, su trayectoria vital.


 
Juan José Téllez


El texto de Téllez:


 Tenía su razón de ser lo del tercer nacimiento de Rafa: nacido en Ceuta, creció en Algeciras y caminó pronto con Lou Reed por el lado salvaje de la vida. En tiempos convulsos, formó en las filas de los jóvenes que galoparon en aquello que Miguel Ríos llamó un caballo llamado muerte. Hace quince años, salió como una persona nueva de la comunidad Girasol en Arcos de la Frontera: alejado de los paraísos artificiales, se reconstruyó a sí mismo y su propio mundo, aunque es probable que los fariseos al uso no le perdonasen nunca ni sus errores, que fueron muchos, ni sus aciertos, que más de uno hay que anotarle en cuenta. Por ejemplo, sus artículos en EuropaSur y en El Faro de Algeciras, que terminó recopilando en 2008 bajo el título de Destierros, tintas y mástiles, en un libro editado por la Fundación Municipal de Cultura José Luis Cano, de Algeciras, que todavía tiene que estar disponible. Agrupaba textos escritos, entre el 13 de marzo de 1997 y el 1 de septiembre de 2004, como una especie de bitácora de su propia resurrección: “Aprendí que es mil veces más interesante un minuto de mi presente que cuarenta años del pasado de otro”, escribía entonces. No se trataba, en todo caso, de esos consejos habituales de los libros de autoayuda sino de una receta personal de aquel que conoce aquello de la paja en ojo ajeno...  Durante los últimos años de su vida, Rafael Viso intentó salir a flote como pudo. Lo mismo trabajó como corresponsal de El Mundo que como agente comercial de esta guía de ocio, que como presentador de la televisión local de Los Barrios o como redactor de algún que otro libro de lujo sobre la historia local. Pero lo mejor de sí mismo sigue vivo en esas otras palabras, en ese raro rincón en donde el periodismo y la literatura no resultan territorios antípodas. Allí, en el vértigo de una columna, transcurren secuencias en blanco y negro, letras de Serrat y olor a brea, fotos ocres del pasado e intuiciones del porvenir. 
Ahí, en esos artículos que no sólo pueden leerse en las hemerotecas sino en las páginas de ese libro recopilatorio, acecha en cada mirada el tercer nacimiento de Rafael Viso














Después de leer los textos de Ortega y Téllez (y también de mis propias vivencias con el periodista) me asalta la idea de si quizá Rafael Viso viene a engrosar la nómina de los escritores malditos, más que por su obra, por su vida y sobre todo por su temprana muerte.

Como a otros escritores malditos el reconocimiento le está llegando, sorbo a sorbo, después de la muerte.

Lo consigno aquí para reflexión de los lectores.



 

 Sic transit gloria mundi









Finis gloriae mundi, Juan Valdés Leal c.1670. Hospital de la Caridad. Sevilla




















Playa de Guadalquitón













Rafael Viso. Sotogrande, 1983







AÚN se queja su alma vagamente,
El oscuro vacío de su vida.

Mas no pueden pesar sobre esa sombra

Algunas violetas,

Y es grato así dejarlas,

Frescas entre la niebla,

Con la alegría de una menuda cosa pura

Que rescatara aquel dolor antiguo.







 Luis Cernuda, A Larra con unas violetas





La muerte se diría

Más viva que la vida

Porque tu estás con ella,

Pasado el arco de su vasto imperio,

Poblándola de pájaros y hojas

Con tu gracia y tu juventud incomparables.


Luis Cernuda A un poeta muerto (F.G.L.)





 A las aladas almas de las rosas... 
del almendro de nata te requiero,:

que tenemos que hablar de muchas cosas,

compañero del alma, compañero.
Miguel Hernández Elegía a Ramón Sijé




 Rafa Viso me fotografía a través del espejo en 1983






La sonrisa de Rafa en 1983














 Rafael Viso, ganador del XXVI Certamen de Relatos Cortos de Jimena de la Frontera (Cádiz) en 2007