Follow by Email

viernes, 1 de abril de 2011

GONZALO VALLECILLO, EMPRESARIO PIONERO DEL CAMPO DE GIBRALTAR

Escudo de Jimena de la Frontera en época de D.Gonzalo Vallecillo
Convento de la Estacion de Jimena en época de D. Gonzalo Vallecillo
                                                                            
Estación de Jimena de la Frontera hacia 1930

Este año de 2011 se cumple el ciento cuarenta y seis aniversario del nacimiento del hombre ilustre que, desde Jimena de la Frontera, tanto modernizó la industria harinera en el Campo de Gibraltar durante la primera mitad del siglo XX. Sirvan pues estas líneas de homenaje a la persona y al empresario. 
Gonzalo Vallecillo Jiménez nació en Jimena de la Frontera en 1865 y murió en Arriate (Málaga) en septiembre de 1936. Personaje en extremo sencillo y bondadoso, ejemplo de solidaridad humana y cristiana, fue testigo excepcional de la azarosa historia de España desde la segunda mitad del siglo XIX a la primera del XX: destronamiento de Isabel II (1868), breve reinado de Amadeo I de Saboya (1870-73), Primera República Española (1873-74), reinado constitucional de Alfonso XII (1874-89), - que concedió a Jimena el rango de Ciudad-, reinado de Alfonso XIII desde la regencia de su madre María Cristina de Austria (1889-1902) hasta la suspensión del ejercicio del poder real y su exilio en abril de 1931, Segunda República Española (1931-36) y sublevación militar de julio de 1936. Persona dotada de extraordinaria inteligencia así como de nobleza de espíritu, cursó sólo estudios primarios, mas adquirió una autodidacta y vasta cultura a la vez que una amplia experiencia en las más avanzadas técnicas de la industria harinera de la primera mitad del siglo pasado, ya que fue director gerente de la fábrica de harina "Las Cañas", en Casares (Málaga), foco importante del sector molinero del momento. Allí conoce y aplica las modernas técnicas sobre la molienda de cereales, especialmente trigo, y posterior tratamiento de su producción. 1909.
FÁBRICA DE HARINA "SAN JOSÉ"

En 1909 compra en la estación de ferrocarril de Jimena (inaugurada en 1890) un antiguo caserón propiedad de dos ciudadanas británicas, hermanas del obispo de Gibraltar. En este caserón instala una fábrica de harina que denomina "San José", dedicándose a transformar la producción tradicional (que usaba la energía generada por el agua del curso de los rios), utilizando, para mover el molino, primero un motor de carbón vegetal y, más tarde, uno de gasoil. En 1925 importa de Inglaterra (Manchester) otro motor de gasoil; ahora de la marca Crosley, de los más sofisticados de su época. Instala también un molino catalán, marca Hispania, de novedosa técnica. La fábrica contaba con taller propio para su mantenimiento. Todo ello se puede admirar en el inmueble familiar que constituyó la industria, que con gran esmero conservan en la actualidad sus herederos.

SU DIARIO, TESTIGO MANUSCRITO DE PARTE DE LOS DOS ÚLTIMOS SIGLOS DE LA HISTORIA DE JIMENA

Su diario, que se conserva en el Archivo Vallecillo Soriano, nos describe tanto los avances tecnológicos introducidos en la fábrica como los acontecimientos históricos de la época, ya que Gonzalo Vallecillo no sólo fue un avezado empresario, sino que intervino en los hechos sociales y políticos de la ciudad. Veamos dos ejemplos: el domingo 20 de abril de 1930 nos describe así la inauguración de la estación de ferrocarril de Jimena como nuevo núcleo poblacional: "Se dio el nombre de Barriada de los Ángeles a la de la Estación de F. C. de esta Ciudad inaugurándose el rótulo de letras sueltas, que vino de Sevilla por mi mediación, costeado por los vecinos de la misma, siendo el iniciador don Pedro Quirós y Quirós. Por la tarde se sacó en procesión la Reina de los Ángeles, en cuya presencia tuvo lugar el acto, asistiendo el Ilustre Ayuntamiento. Alcalde lo era don Juan Ferrer Rodríguez. y párroco de Santa María la Coronada don Juan González Macías". Dicho rótulo de “letras sueltas” era de color negro y estaba en el muro del inmueble que existió en la confluencia de la carretera a Jimena con la hoy calle Juan de Dios, que conduce a la estación del tren. La calle ostenta tal nombre en memoria de su hijo, Juan de Dios Vallecillo, muerto en los tristes acontecimiento del 6 de septiembre de 1936. En el segundo ejemplo, es curioso, por lo escueto y lacónico del contenido, leer cómo describe su cese como alcalde de la ciudad; oigámosle: "Cesé en el Cargo de Alcalde de Jimena al sustituir el general Berenguer en la Presidencia del Consejo de Ministros al general Primo de Rivera, entregando el cargo a don Pedro Piñero Medina, Presidente interino, por ser el de más edad. Quedé como Concejal, como mayor contribuyente". (Transcripción del original del diario correspondiente al miércoles 26 de febrero de 1930). Impulsor de la moderna industria en Jimena, fue uno de los pocos alcaldes de aquel tiempo que dejó un ayuntamiento saneado y con superavit, según nos informó el ya fallecido don Salvador Corbacho, miembro del Instituto de Estudios Campogibraltareños, descubridor de la cueva de la Laja Alta junto con Ana María Vallecillo (nieta de Gonzalo Vallecillo) y durante muchos años, Depositario de Fondos del Ayuntamiento de Jimena. Gonzalo Vallecillo murió, víctima de la Guerra Civil, en una época en que las ideologías primaban sobre la vida de las personas, en Arriate (Málaga), el 6 de septiembre de 1936, asesinado junto a su hijo Juan de Dios, de 38 años, sin haber mediado ningún tipo de juicio previo. Nos contó don Sebastián Zarza, la persona más longeva de la Estación de Jimena hasta su fallecimiento,que cuando don Gonzalo fue asesinado estaba terminando de construir un "reloj de campana que tenía tres campanas"(palabras textuales de D.Sebastián). Inconcluso reloj de carillón con el que se paró también una parte notable del crecimiento empresarial de Jimena. Parafraseando al profesor Regueira, Cronista Oficial de Jimena, en su estudio  Los Larios en el Campo de Gibraltar  (Almoraima nº 17, abril 1997, página 265), Gonzalo Vallecillo ha dejado en nuestra geografía comarcal una huella merecedora de un mayor reconocimiento histórico que el que hasta ahora ha tenido. 
                                                                                     
Escudo actual de Jimena de la Frontera
                                                                             

EL ARTE ESPEJEA EN LA ROSA DE LOS VIENTOS DEL ESTRECHO

Para Álvaro Chávarri con “una rama de yedra cojida en el estío”
                                                                                                                                (J.R.Jiménez)










La obra de arte es, para nosotros, sobre todo impacto, impresión, sentimiento de algo que puede llegar a sobrecogernos y ante todo belleza, estética, aunque en algún caso pueda estar recóndita y haya que buscarla entre la hojarasca de la vida. Como las carabelas de su antepasado surcaban las aguas de la mar océana buscando nuevos continentes, culturas diferentes en suma a las entonces conocidas, así la obra de Álvaro Chávarri Colón (Madrid 1944), directo descendiente del Almirante, también surca por la vida buscando nuevas sendas para el arte. Para ello utiliza el collage (“old fashion”) junto con la fotografía ( niña mazai, guerrero mazai… ) anexa a grafías y a retazos de saris indúes, tejidos africanos, monedas…, producto, todo ello, de sus numerosos viajes (de casta le viene al galgo) y estancias por África y Asia.Hay que resaltar,en su obra,el uso de materiales (papel, tintas, acrílicos…) que indican un agudo sentido del refinamiento. Impresionan las fotos de esos personajes asiáticos que abandonando las vanidades del mundo (“menosprecio de corte y alabanza de aldea”,¡Ay Fray Luis de León!) pidiendo limosna (como nuestro Fray Leopoldo de Alpandeire por las calles de Granada) presencian serenamente como las aguas del Ganges - sin Caronte y sin barca - transportan las cenizas y quién sabe si las almas de los seres humanos. No se piense que la obra de Chávarri se ha desarrollado siempre por los cauces de los actuales soportes ya que somos testigos de trabajos más formalistas y clásicos; pero como los caminos del arte son aquellos por los que conduce la vida el rumbo que, en el momento presente, señala la brújula de este vitalista navegante del arte de nuestro tiempo es el que se nos mostró al sur de Hispania, en la Comarca del Estrecho, en Sotogrande, en San Roque (Cádiz). No el Sotogrande de la “presse du coeur”sino el Sotogrande del gran artista que es Fernando Zóbel. Como este conciso texto pretende ser más literario que crítico casi resulta obligado cerrarlo con los versos de un poeta:



No te detengas nunca.
Si ves muros de agua
anchos fosos de aire
setos de piedra o tiempo
guardia de voces,¡pasa!


                                                                                                            Pedro Salinas, Razón de amor








CODA: Álvaro Chávarri expuso su obra, en Jimena de la Frontera (Cádiz), Centro Cultural Reina Sofía, durante el Festival Internacional de Música del año 2008. - Tiene su taller en la Almoraima (Cádiz). -  Del 28 de agosto al 28 de septiembre del mismo año expuso en el Hotel Club Marítimo de Sotogrande (las líneas de este artículo se refieren a esa exposición). Hasta primeros de octubre de 2008 también se pudo ver su obra en Castellana 130, (Ciudad India) Madrid .

De diciembre de 2009 a febrero de 2010 expuso sus collages en la Galería Mercedes Urquijo en la calle Bárbara de Braganza, 4 de Madrid.