Follow by Email

domingo, 8 de septiembre de 2019

117 ANIVERSARIO DEL NACIMIENTO DEL POETA SEVILLANO LUIS CERNUDA





Luis Cernuda en el puerto de Ayamonte(Huelva). Verano 1934







El Diario de Sevilla  publicó el 17 de septiembre de 2017 un artículo, firmado por Antonio Rivero Taravillo – gran experto en la vida y obra  de Luis Cernuda -, con motivo del 115 aniversario del nacimiento del poeta (el montaje de fotografías es obra del autor de esta website)









Antonio Rivero Taravillo














Al cumplirse este 21 de septiembre, sábado, el 117 aniversario del nacimiento de Cernuda reproducimos el texto de Rivero titulado:



  Cernuda está siempre naciendo



El 21 de septiembre, el próximo jueves, sería el 115 cumpleaños de Luis Cernuda, nacido en la casa de la calle Acetres, que afortunadamente pronto se recuperará para su recuerdo y bautizado en la iglesia de El Salvador.








El padre Bernardo Cernuda y Bauzá
















La madre Amparo Bidón y Cuéllar



















El padre en el centro y las hermanas Ana y Amparo en la Feria de Sevilla, c. 1900












En esta casa nació el poeta








Azulejo en su casa natal











 Esta es la casa de mi familia en la calle Acetres nº 8, contigua de la que nació Cernuda










Iglesia del Salvador, donde fue bautizado







A él le deprimía la efeméride, porque no la veía, a diferencia de nosotros, como un motivo de celebración literaria, sino como una evidencia del paso del tiempo y de sus estragos. Conforme fueron corriendo los años, la fecha tendría más que ver con la realidad, tan denostada por él, que con el deseo, y a menudo se abismó en un oscuro spleen a lo Baudelaire, en un humor a lo Robert Burton y su "Anatomía de la melancolía".


La "revista Litoral", reencarnada de aquella mítica publicación que fundaron los primeros editores de Cernuda, Emilio Prados y Manuel Altolaguirre, está a punto de publicar un número especial dedicado a Torremolinos,














 y uno de sus artículos reconstruye el paso del sevillano por el "Castillo del Inglés". Allí se mencionan otras playas transoceánicas, de las que habla un relato de Carlos Fuentes en que éste evoca el Acapulco de 1949, año en que el poeta visitó por vez primera México antes de asentarse allí tres años más tarde, enamorado del joven culturista Salvador Alighieri que inspiraría "Poemas para un cuerpo" y también el "Epílogo" al citado ciclo, en el que Cernuda mira atrás a las playas de la ciudad costera del Pacífico.
Ésta es su primera estrofa:






Playa de la Roqueta
Sobre la piedra, contra la nube,
Entre los aires estás, conmigo
Que invisible respiro amor en torno tuyo.
Mas no eres tú, sino tu imagen.





En "Los novios", uno de los cuentos que componen "Todas las familias felices", libro que Fuentes vino a presentar a Sevilla, el mexicano escribe cómo era aquel lugar en el que Cernuda sí lo fue, feliz, con la persona que hizo que abandonara el frío y para él inhóspito norte de los Estados Unidos, donde era profesor: "Un Acapulco pequeño, adolescente como ellos, a medio crecer, siempre dividido entre cerro y playa, pobre y rico, habitante y turista, dueño aún, Acapulco, de mar limpio y noches claras, familias que se querían y noviazgos iniciales: aguas cálidas mansas de Caleta y Caletilla, aguas bravas del Revolcadero, olas estruendosas de Playa de Hornos, olas silentes de Puerto Marqués, precipicios de piedra de La Quebrada, hoteles recién estrenados - Las Américas, Club de Pesca - y hoteles vetustos - La Marina, La Quebrada -, pero todos ellos, castillos de arena". Alighieri, con Vicente Quirarte, José de la Colina, José María Espinasa y el recientemente desaparecido Ramón Xirau, intervenía en el documental de Rosa Teixidor: "México. Final de dos amores" (2012).










Una escena del documental: México. Final de dos amores



















Carlos Fuentes (1928-2012)
























Salvador Alighieri en 2007








https://bajoelsignodelibra.blogspot.com/2008/01/salvador-alighieri-yo-am-cernuda.html




http://fuegoconnieve.blogspot.com/2009/10/cernuda-aen-los-cincuenta.html








Hay una fotografía de Cernuda en Acapulco que recuerda a otra tomada tres lustros antes en la asturiana Castropol, adonde fue en 1935 con las Misiones Pedagógicas y para ocuparse de asuntos bibliotecarios. También tuvo tiempo de tomar el poco sol que allí vino a saludarle, y de darse algún chapuzón. Los próximos 6 y 7 de octubre, la localidad abierta a la ría colindante con Galicia recordará al poeta sevillano. Habrá actos en su memoria con la participación del sobrino nieto del poeta, Ángel María Yanguas, y también se pondrá en circulación una edición facsímil de la narración que Cernuda escribió en 1937, hace 80 años, y publicó en la revista "Hora de España". Se trata de "En la costa de Santiniebla", donde aparece un trasunto de Dámaso Alonso y unos crímenes guerracivilistas.

(Vid. http://www.elcomercio.es/culturas/santiniebla-recuerda-luis-20171008010935-ntvo.html )










Luis Cernuda en Castropol, 1935




                                                                                 








Luis Cernuda, en Acapulco, 1950






















Ángel Yanguas, sobrino-nieto de Cernuda
















Ángel Mª Yanguas Cernuda (fallecido en Sevilla el 5 de mayo de 2106) posa, en 2001, ante un retrato de su tío Luis Cernuda realizado por  Ramón Gaya. Era el único sobrino vivo de Cernuda





















Puestos a recordar, ya se sabe que este año se conmemoran los 90 de que se reunieran en Sevilla los poetas que homenajearon a Góngora, incluido Alonso. 




Sevilla, 16 de diciembre de 1927. Sociedad Económica de Amigos del País. Homenaje del Ateneo de Sevilla a Góngora. De izquierda a derecha: Alberti, García Lorca, Chabás, Bacarisse, José María Romero Martínez (promotor de la reunión), Manuel Blasco Garzón (presidente del Ateneo), Jorge Guillén, Bergamín, Dámaso Alonso y Gerardo Diego. Foto de Serrano.  





(Digresión del autor de esta website para resaltar la figura de José María Romero Martínez – hoy en cierto modo olvidado - nacido en Olivares (Sevilla), en 1893, hijo de un notario. Trasladada su familia a Sevilla en 1908 estudia Medicina y acaba la carrera con premio extraordinario. Instala su consulta en la calle Pureza de Triana y, en seguida, se convertirá en una venerada personalidad del arrabal.
   Su sensibilidad lo llevó a expresarse como escritor y poeta, colaborando en revistas y diarios de la ciudad. En 1915 se le otorga la Flor Natural del Ateneo de Sevilla, por su poema Canto a la Paz, en una de sus escasas lecturas públicas. Estuvo muy ligado a la Docta Casa. Como vocal de la sección de literatura del Ateneo promovió la famosa reunión de jóvenes poetas de diciembre de 1927 en pro de la figura y obra de Góngora.















   Fue un intelectual humanista comprometido con su tiempo, ideas que le llevaron a apoyar a la república con entusiasmo y convencimiento, y hasta tuvo cargos de responsabilidad dentro del partido Unión Republicana, el partido de Diego Martínez Barrio, llegando a ocupar por unos días el cargo de gobernador civil interino de Sevilla, hecho que le costó la vida,.  Fue detenido en los convulsos días de julio de 1936 y llevado al tristemente famoso barco-prisión de donde salió para ser fusilado el 19 de septiembre de 1939 por sus “perversas” ideas y “malos” ejemplos, verbigracia ejercer de médico de la beneficencia municipal o no cobrar a los enfermos pobres pagándoles, incluso, las medicinas. Una víctima inocente más del martirologio trianero de aquellos nefastos días de ensangrentada locura.)




Y seguimos con el artículo de Romero Taravillo:









En ese grupo, aunque pasara un tanto desapercibido aquellos días y no subiera al estrado, estuvo Cernuda, quien para muchos, como recordaba Manuel Vilas recientemente, "es el poeta verdaderamente importante de la Generación" (el universal sería García Lorca, cuyo duende en vida y el asesinato que acabó con él han hecho que sea conocido prácticamente en todos los países del mundo).

De Cernuda aparecen de vez en cuando cartas inéditas, algunas fotos que se visten de su elegancia (como los dos retratos que el fotógrafo mexicano Tomás Montero le hizo en los años 50 o unas fotos de grupo con otros reclutas),







Luis Cernuda en Sevilla sobre 1922 durante el servicio militar. Es el tercero por la izquierda de pie




pero aún permanece sin publicarse el epistolario con Octavio Paz, bastante nutrido a tenor de lo que dijera su destinatario, gran amigo suyo y uno de los que mejor lo comprendió. Marie Jo Paz aún no ha estimado oportuno publicar esas cartas que parecen tan valiosas, y quizá sea ya el momento de requerirle que lo haga sin más dilación. Ni siquiera ha tenido acceso a ellas Guillermo Sheridan, autor de una magnífica obra en marcha compuesta por ensayos sobre la vida del autor de "Piedra de sol", ya por el tercer tomo. Entretanto, lo que sí se publica, reeditado, es "Ocnos" junto con "Variaciones sobre tema mexicano" y dos textos en apéndice, en una nueva edición tan cuidada como asequible de la Diputación de Sevilla.


En realidad, Luis Cernuda no nació un día de 1902. Gracias a la "magia de su obra viva", está siempre naciendo.












Sevilla, 1934. Está sentado en un pretil del Paseo de Colón. Detrás de él el río Guadalquivir que no se ve. Al fondo la Torre del Oro.  No había vuelto a Sevilla desde 1928. Es la última vez que estuvo en la ciudad antes de salir para el exilio en 1938 
























Luis Cernuda en los jardines del Alcázar de Sevilla en 1928




















Los jardines del Alcázar su lugar preferido de Sevilla









Su firma












Luis Cenuda at Berkeley University
















University of California at Berkeley











Y para finalizar oigamos la voz del poeta, en diciembre de 1961, at Berkeley University donde el que esto suscribe estudió











Luis Cernuda en California





















Monumento a Luis Cernuda en la localidad de Dos Hermanas (Sevilla), obra del escultor Miguel Gª Delgado y para la que el autor de esta website sirvió de modelo










Luis Cernuda, Sevilla, c. 1910









Sevilla c. 1910: el río Guadalquivir, la Torre del Oro y la  catedral

martes, 3 de septiembre de 2019

EL MÍTICO TÁNGER INTERNACIONAL

























Bandera del Tánger Internacional









Tánger, una de las ciudades míticas del Mediterráneo de los años treinta y cuarenta del siglo XX, gozó de un estatus especial. La Zona Internacional de Tánger comprendía la ciudad marroquí y su hinterland. Tánger no estuvo, por tanto, bajo control español excepto por un corto periodo de tiempo, a pesar de estar situada geográficamente en el norte de Marruecos, sino que su gobierno y administración estuvieron bajo el mando de una comisión internacional compuesta por varios países.
Por su situación geográfica, junto al estrecho de Gibraltar, Tánger fue un enclave estratégico en el norte de África desde la Antigüedad, convirtiéndose en el centro del tráfico mediterráneo. No en vano fue denominada la puerta de África.
Su estatus de ciudad internacional la convirtió en el punto de encuentro
de las culturas árabe, cristiana y judía,
y su permisividad fiscal, en lo que hoy denominaríamos un paraíso fiscal,
por lo que allí instalaron su sede
muchas empresas multinacionales de aquella época.
El contexto histórico en el que se sitúa el Estatuto de Tánger como ciudad internacional fue un periodo convulso dentro de la historia. Al estallar la Segunda Guerra Mundial, la ciudad se llenó de refugiados, aventureros y espías de diferentes nacionalidades, convirtiéndose en un centro de negocios, bohemia cultural y espionaje, y en escenario para la fantasía pictórica, literaria y cinematográfica.


 
Firma del Tratado de Tánger.
En la foto Aguirre de Cárcer (izquierda)
y  Beaumarchais. Agence Meurisse, 1923. Bibliothèque Nationale de France.
El Estatuto de Tánger fue suscrito en un primer momento por España, Francia y el Reino Unido el 18 de diciembre de 1923. La administración de la ciudad y la de su periferia pasó a ser confiada a los representantes de las tres potencias, a las que se unió Italia en 1928, y posteriormente se sumarían Portugal, Bélgica y los Países Bajos.
El Estatuto de Tánger dispuso en su artículo 5 que: la Zona de Tánger dispondrá, por delegación de S. M. Jerifiana y a reserva de las excepciones previstas, de los más amplios poderes legislativos y administrativos. Esta

delegación es permanente y general, salvo en materia diplomática, en la que nada se deroga de las disposiciones del artículo y del Tratado de Protectorado de 30 mayo 1912.


El sultán, como soberano del Imperio jerifiano, conservó su jurisdicción sobre la población indígena de la Zona, y estaba representado por un Mendub (Alto Comisario), que sería el jefe de la Administración indígena. Para auxiliar al Mendub se nombró a un personal controlado por el Negociado de Asuntos Indígenas de la Residencia General Francesa de Rabat. En todos los demás asuntos de interés interior, la zona y la Administración de Tánger fueron autónomas.



El poder legislativo estaba controlado   
por la Asamblea Legislativa Internacional, compuesta de veintiséis miembros, de los cuales seis eran musulmanes, cuatro españoles, cuatro franceses, tres ingleses, tres italianos, tres judíos, uno belga, uno holandés, uno portugués y uno norteamericano. Las decisiones de la Asamblea Legislativa debían ser ratificadas por un Comité de Control, compuesto por los cónsules de carrera de las potencias participantes. Además de legislar sus propias leyes, tenía un régimen arancelario especial, un tribunal mixto de justicia y su propia policía.

Se mantuvo como un enclave internacional hasta la independencia de Marruecos.
 
La ocupación española de Tánger tuvo lugar entre 1940 y 1945.


Al final de la Segunda Guerra Mundial, en 1945, las autoridades franquistas devolvieron la ciudad a su estatus internacional: el 11 de octubre sería restablecida la administración internacional por iniciativa de los gobiernos norteamericano, británico y soviético.


El 1 de enero de 1957, tras la independencia de Marruecos, las potencias administradoras pusieron fin al régimen internacional, no siendo definitiva la incorporación de Tánger a Marruecos, hasta el 11 de abril de 1960.




De izqda. a dcha. Emilio Sanz de Soto, Pepe Carleton, Truman Capote, Janie y Paul Bowles, agosto, 1949 en el Farhar de Tánger








Pepe Carlenton, personaje clave de la golden Marbella, nació y vivió en el Tánger internacional y falleció en Marbella en 2012 con 94 años. En la imagen Pepe Carleton en 2010 ante una foto tomada en agosto de  1949 en el Farhar en el Tánger Internacional en la que están de izqda. a dcha. Emilio Sanz de Soto, Carleton, Truman Capote, Jane y Paul Bowles




En la época Internacional Tánger fue el gran oasis de libertad absoluta de artistas, escritores e intelectuales: Paul y Jane Bowles, William Burroughs, Jack Kerouac, Truman Capote, Tennessee Williams, la millonaria Bárbara Hutton, Jean Genet, Francis Bacon, Brion Gysin, Patricia Highsmith…


Entre todos aquellos escritores e intelectuales de cultura sajona y lengua inglesa que hicieron de Tánger un mito universal, destaca Paul Bowles (1910-1999) que, en 1947, se instaló en la ciudad con su mujer, Jane Auer, luego Jane Bowles (1938-1973) aunque todos la conocían por Janie y también era escritora.



Resultado de imagen de tanger PAUL y jane bowles
Jane y Paul Bowles
El hispanista y escritor marroquí Mohamed Chukri (1935-2003) dotado de un extraordinario talento natural, tradujo al árabe a Gustavo Adolfo Bécquer, Antonio y Manuel Machado, Vicente Aleixandre y Federico García Lorca.




 
Mohamet Chukri


Artísticamente Delacroix (1798-1863) convirtió la ciudad en parada obligatoria para los pintores que buscaban luz y colores. No faltaron españoles, como Mariano Fortuny (1838-1874) autor de Zoco de Tánger, que se conserva en la Hispanic Society of America (NuevaYork)


 
Zoco de Tánger, 1867



ni impresionistas franceses, como Matisse (1869-1954) que siempre se hospedaba en el Hotel Ville de France.






Reflejo  de un artista. Foto de Pepe Zapata, 2013



 Ut supra lo que veía Matisse desde su habitación del Ville de France





Henri Matisse, 1911-12, La Fenêtre à Tanger (Paysage vu d'une fenêtre Landscape viewed from a window, Tangiers), oil on canvas, 115 x 80 cm, Pushkin Museum.jpg
La Fenêtre à Tanger, Matisse, 1912. Museo Pushkin, Moscú



La luz y el color de la ciudad han sido siempre irresistibles.


Entre los espacios míticos de Tánger: las grutas de Hércules, el Café Hafa, la Plaza de Toros, El Gran Teatro Cervantes… 







Plaza de toros de Tánger









Resultado de imagen de tanger gruta de hercules
Grutas de Hércules





Las grutas de Hércules, a cinco kilómetros del Cabo Espartel, a 17 kilómetros del centro de la ciudad, son una capricho de la naturaleza. En la zona hay ruinas de época romana. 








Desde el mítico Café Hafa de Tánger se divisa la costa tarifeña. Son innumerables los famosos que han pasado por sus humildes sillas desde Los Beatles, Randy Weston, Sean Connery, Paul y Jane Bowles, William Burroughs, André Gide, Tennessee Williams, Truman Capote, Luis Eduardo Aute, que ha compuesto la canción Café Hafa, los Rolings Stones, incluso el rey Juan Carlos I pasó por allí para ver con sus ojos si era cierto lo que los poetas contaban. 










Punta Malabata desde el Hafa











El autor en el Hafa, 4 de julio 2019












Eduardo Sáenz de Varona a la entrada del Café Hafa





El Café Hafa, construido en 1921, en una enclave natural cercano al barrio de Marshan, en la bahía de la ciudad, tiene las terrazas escalonadas con vistas al Estrecho de Gibraltar. Era el lugar de los escritores, intelectuales y artistas de todos los países. El cantautor español Luis Eduardo Aute, tras pasar por el Hafa compuso una canción con su nombre.








Así era el Gran Teatro Cervantes












Hoy casi en ruinas pese a pertenecer al estado español y existir un plan de rehabilitación









El Gran Teatro Cervantes, el más grande de África en su tiempo, fue inaugurado en 1913. La ciudad tenía entonces unos 50 mil habitantes (más de 10 mil españoles de los que hoy solo quedan 2 mil). La huella hispana se veía en todos los rincones, incluidos comercios y restaurantes… el español predominaba sobre otras lenguas. El Cervantes, el mayor coliseo del África de Norte, emblema y manifestación del esplendor colonial español, será el punto de encuentro de la colonia española.

En el escenario del teatro actuaron desde Margarita Xirgu y Caruso hasta Imperio Argentina, Miguel de Molina, Concha Piquer, Juanito Valderrama, Manolo Caracol, Antonio Machín… 

EL testimonio de Juanito Valderrama, recogido en Carta de España número 630 (septiembre del 2007), página 35, es contundente: Cuando yo canté en aquel teatro maravilloso, Tánger no era ni España, como Tetuán; ni Francia, como Casablanca. Allí se hablaban todas las lenguas y se practicaban todas las religiones. Tenía todas las atracciones del mundo y la mayoría actuaban en el Teatro Cervantes.





En el viaje que en febrero de 2019 realizaron los reyes Felipe y Letizia se acordó ceder a Marruecos el Teatro Cervantes con la condición de que sea restaurado







Tánger: una calleja en el Zoco Chico













El Zoco Chico a comienzos del siglo XX












Eduardo Sáenz de Varona (dcha.) con el propietario del restaurante "Mohamet Palace" en la Casbah. Tánger 28 febrero 2011
















Una calle en la Casbah, c. 1900














El Gran Zoco de Tánger actualmente













Ante la Acrópolis de Atenas, algunos se sienten en "estado de sabiduría", ante San Pedro de Roma, algunos deberían sentirse en "estado de gracia" pero que ante el Zoco Chico de Tánger, todos se sienten en "estado de libertad" . Truman Capote




Resultado de imagen de zoco chico tanger
El Hotel Fuentes en el Zoco Chico







https://blogs.elpais.com/red-de-casas/2016/07/tanger-fuentes-y-sus-amigos-sefard%C3%ADes.html


https://tangerexpress.blogspot.com/2008/01/antonio-fuentes-el-pintor-de-tnger.html





El pintor Antonio Fuentes  (Tánger, 1905 - 1995), Autorretrato



http://tangerinos.free.fr/textes/Antonio%20Fuentes_E_11-99.html









España abandonaría Tánger, cuando Marruecos se independiza. La España franquista no quiso volver a saber nada de la ciudad, dejando que el tiempo desvaneciera las huellas de la presencia hispánica. Francia e Inglaterra mantendrán su presencia y su cultura. 
Luego, el monarca alauita Hassan II, tratando de borrar las huellas occidentales, repoblaría la ciudad con marroquíes procedentes del sur, ajenos a la cultura de la ciudad, que desde entonces, crecerá, se extenderá y llegará a tener más de dos millones de habitantes.

En Tánger se llegaron a editar hasta tres diarios españoles El Porvenir, África y España (entre 1938 y hasta 1971 que cerró España). El periodista Eduardo Haro Tecglen fue redactor-jefe del diario África, en 1946; y director del España, en 1967. Hay que añadir que también se editaron revistas españolas como La Crónica, Democracia y  Diario de Tánger.   


















Resultado de imagen de diario españa tanger
Diario España: Juan Ramón Jiménez es más importante que el dictador Franco. Fue un soplo de libertad en la España franquista


Tal profusión de medios da una idea de la magnitud de la presencia de España en la ciudad, donde un buen puñado de escritores y artistas hispano-tangerinos o españoles ligados a Tánger realizaron su trabajo: José Hernández (1944-2013), pintor; Diego Galán (1946-2019), guionista y crítico de cine; Eduardo Haro Tecglen (1924-2005), periodista; José Ramón da Costa, cineasta además de Alberto Gómez-Font, Isabella Degioanni, Emilio Sanz de Soto-Lyons (1924-2007), Pepe Carleton (1918-2012) … para todos ellos, Tánger era otro rincón andalusí de España. Significaba la luz, el color, la libertad, en unos años de plomo en la metrópoli.





El pintor José Hernández







Emilio Sanz de Soto-Lyons cuyo padre redactó el Estatuto Internacional






Eduardo Haro Tecglen







 
Otro mito de Tánger: la Librairie des Colonnes 54, Bulevard Pasteur  por la que han pasado cientos de grandes escritores, desde Paul Bowles hasta Juan Goytisolo, que compartieron allí una lectura o la firma de libros; también Marguerite Yourcenar,  Samuel Beckett, Truman Capote...





Interior de la librería des Colonnes





Otro lugar del mítico Tánger Internacional y que todavía persiste es la librería des Colonnes, en el nº 54 del Bulevard Pasteur, que en 1949 fundaron las hermanas belgas Gerofi (en realidad eran cuñadas).









Rachel Muyal en 2016. Fue gerente de de la librería des Colonnes













Ángel Vázquez en el Zoco Grande


El tangerino Ángel Vázquez (1929-1980) en su obra La vida perra de Juanita Narboni describe perfectamente el fin de aquella gloriosa época. Veamos una de las frases de Juanita Narboni:
Esa es la finca de los Madison, lo que quedó. Aquellas fiestas... mamá me las contaba. Lo que quedó. Esta ciudad se está pudriendo, en cualquier parte del mundo esto sería un solar rentable. Hasta los Lyons se fueron. Ya no queda nadie. Cuatro gatos. Empleaditos de los consulados con las caras amarillas, siempre tuvieron mala cara y mal carácter.






Resultado de imagen de la vida perra de juanita narboni libro










También subsiste el Gran Café de París, frente al consulado francés, prácticamente igual que en la época internacional.







Interior del Café de París










Resultado de imagen de gran cafe de paris tanger
Sobre 1950




Imagen relacionada
Actualmente




¿Qué tiene Tánger? Se preguntaba Mick Jagger al regresar de una estancia en las entrañas de la ciudad imantada para atraer a artistas. Quizá sea porque posa altiva como una vedette en la puerta de África - como decía Perre Lotti - o, tal vez, que produce hermosos vértigos como apuntara Saint-Exupéry.

Porque como dice Rocío Rojas-Marcos:
todo ello y mucho más fue Tánger en la primera mitad del siglo XX: un refugio, una válvula de escape, un espacio donde ser uno mismo... La huella de una cultura libre que miraba hacia nuestra península.
 
   



Resultado de imagen de tánger segunda patria
Fundamental para conocer Tánger y los hispanistas marroquíes
 
  



El más lujoso en el centro de Tánger, fundado en 1928 por lord Bute
  





 
 Jardines del Minzah






Resultado de imagen de patio del hotel el minzah tanger
Patio del Minzah




El bar del Minzah









Caid Sir Harry MacLean




Al fondo del bar del Hotel El Minzah de Tánger, los visitantes se encuentran bajo la atenta mirada del Caid Harry MacLean, inmortalizado en un impresionante lienzo de Sir John Lavery que da fe de su pasado exótico en la ciudad. Harry MacLean fue un militar de origen escocés que sirvió al sultán Hassan I como instructor de su ejército y que, como Lawrence de Arabia, se proveyó de atuendos locales para ejercer el mando sobre sus tropas. Convirtiéndose en un Caid respetado. Harry MacLean  llegó a Tánger en 1875, como instructor militar al servicio del Sultán, durante más de 25 años y tras una larga carrera se retiró a Tánger. Falleció el 5 de febrero de 1920 y se encuentra enterrado en Tánger en el cementerio de Sant Andrews.














Coda: este es un vídeo fundamental para conocer el  mítico Tánger Internacional, a través de los personajes que lo conocieron, muchos de los cuales ya han fallecido (Emilio Sanz de Soto, José Henández, Pepe Carleton, Eduardo Haro Tecglen y Mohamet Chukri)









Carmen Laforet (1921-2004) vivió en el Tánger Internacional ya que su marido Manuel Cerezales (1909-2005) fue director del diario España de Tánger



Emilio Sanz de Soto-Lyons (1927-2007) escribió sobre ella y su estancia en Tánger:






Cartel turístico de Tánger diseñado por Mariano Bertuchi (1884-1955)


















La memoria viva de Tánger y por cuyo sillón de barbero pasaron todos los secretos de aquella ciudad cosmopolita















https://conacentomarroqui.blogspot.com/2016/07/juan-bernardo-guillen-peluquero-de.html































Málaga recuerda a los Bowles

















Resultado de imagen de libros de paul bowles



















































jane bowles: collected writings-jane bowles-9781598535136




















Escudo del Tánger Internacional







https://www.europasur.es/delibros/cierto-tanger-fernando-castillo_0_1439856248.html









Paul Morant





Paul Morand (1888-1976) dijo de Tánger que era la ciudad más europea de África y más africana de Europa






 La escritora y pintora tangerina Paquita Saavedra










Paquita dedica uno de sus libros










La escritora y pintora tangerina Paquita Saavedra, que fue secretaria personal de Luis Sánchez-Merlo – jefe del gabinete del presidente del gobierno Leopoldo Calvo-Sotelo – y de Julio Feo que ocupó dicho cargo con el presidente Felipe González, me contaba:

Nací en Tánger en 1940 y tuve la suerte de vivir parte de ese Tánger Internacional - que no era protectorado - alimentando mi formación de vivencias inéditas en la España de esa época. La enseñanza fue rica en todos los aspectos. La convivencia llena de colores diferentes que se absorbían con naturalidad y sin aspavientos. Para el cambio de monedas hasta la campesina vendedora de flores prescindía de la calculadora que ahora necesita la juventud actual para sumar dos más dos.


                                  
En su despacho del Palacio de la Moncloa

A Antonio - Ángel Vázquez - lo conocí personalmente como a Emilio Sanz de Soto porque venían a una tertulia que organizaba la doctora Elena Spencer en mi edificio, puerta con puerta. Yo tendría unos 10 años y los vi ¡cientos de veces!

En cuanto a Paul Bowles fui a su casa en el año 1993 porque un muy amigo cirujano polaco que ejercía en Meknès lo había operado y me pidió que lo visitara. Estaba en cama componiendo. Me comentó que él no era escritor sino músico. Y estuvimos hablando casi una hora. Yo ya había regresado a Tánger y era funcionaria en  el Consulado de España.



Y al decirle que me hubiera gustado vivir esa época, me comentó:

 
Ya lo creo. Fue única. El oro de Europa se guardó allí y mis ojos vieron de la mano de mi padre cómo volvían a cargar lingotes de oro después de la ll guerra mundial. Debió ser en 1946, cuando se normalizaron las cosas en Europa.


También me comentó


En el edificio de mi casa de Tánger  vivían: una baronesa escritora, el periodista Patricio de Pereda y su esposa, los italianos que trajeron el granito a Tánger, un juez del Tribunal Mixto Internacional. Polacos, y húngaros que habían huido de los nazis. Judíos, el Raisuni, Pachá de Larache,  musulmán, ¡ya ves cómo crecí!
 

Una de las cosas que me chocó en la película “Un té en el Sahara” es que pintaran los raíles de un tranvía en la calle de Tánger donde ¡nunca hubo tranvía! Se lo pregunté a Paul Bowles y me dijo que él había oído a   todos los marroquíes llamar tranvía al autobús y pensó que lo habría habido en otra época y así lo escribió. Le expliqué que a Tánger se había desplazado gente de otros lugares y muchos españoles de La Línea que iban con frecuencia a Gibraltar, donde al parecer sí los hubo. Así fue como confundió también a Bertolucci que lo había leído en su novela e hizo pintar un buen trozo de la Avenida de España con  líneas plateadas imitando las del tranvía. Al día de hoy los marroquíes siguen llamando tranvía al autobús
El que estableció el 28 de febrero como Día de Andalucía fue un tangerino, Plácido Fernández Viagas (1924-1982) a quien he conocido personalmente, primer presidente de la preautonomia de Andalucía, buenísima persona, buen cristiano de comunión diaria y era del Psoe de una época anterior a Felipe González, cuando la gente tenía valores y no engañaba ni mentía.
Tiene una calle en Sevilla y fue Magistrado del Tribunal Constitucional hasta su fallecimiento.




 
  


El Zoco Chico de Tánger hacia 1930. Paquita Saavedra, 2020, acrílico/lienzo