Follow by Email

domingo, 5 de junio de 2016

LA VIDA PERRA DE ÁNGEL VÁZQUEZ, EL ÚLTIMO ESCRITOR MALDITO DEL LEGENDARIO TÁNGER INTERNACIONAL


 
Ángel Vázquez (Tánger 1929 - Madrid 1980)







El tangerino Angel Vázquez fue un hombre atormentado y el principal y más duro crítico de sí mismo, es considerado el último escritor bohemio de la literatura española. El tres de junio hizo 87 años del nacimiento del único escritor tangerino ganador del Premio Planeta.



Se trata de Antonio Vázquez Molina, conocido por Ángel Vázquez, que murió el 25 de febrero de 1980, en la indigencia, en la pensión situada en el número 98 de la calle Atocha de Madrid que el mismo autor definía como la mansión del conde Drácula. El editor José Manuel Lara, propietario de la editorial Planeta, pagó su entierro.



Ángel Vázquez además de un escritor maldito, autodidacta y marginal, fue un novelista genuino y peculiar. Nació el 3 de junio de 1929 en ese Tánger internacional cuyo ambiente  fue exótico y cosmopolita.



A  muy temprana edad, Ángel Vázquez dejó la escuela  y  desde ese momento, su infancia pasó a ser el mundo femenino de su abuela y de su madre, propietaria de una tienda de sombreros muy famosa en la actual calle Siaghine, en la parte antigua de la Medina. Allí pasaría la mayor parte de su tiempo, oyendo las conversaciones de las clientas y empapándose de la haquetía, dialecto de los sefardíes tangerinos.



Según Tomás Calvo Picón, a  los 12 años realizaba obras de teatro en el patio de su casa de Paseo Doctor Cenarro (actual calle Ibn Al Abbar), utilizando como actores y público a sus vecinos, judíos y cristianos del patio, donde vivió hasta 1950 con su madre y abuela.



Este bohemio y maldito escritor cambiaba, cada dos por tres, de empleo – llego incluso a trabajar en la conocida librería des Colonnes - y en sus ratos libres devoraba incansablemente toda clase de libros, mientras surgía en él una irrefrenable necesidad de expresarse por escrito. Pasó toda su vida  en Tánger, entre tabernas, bares, garitos y por supuesto, bibliotecas.



El Tánger de aquel entonces era también el de Paul y Jane Bowles, Truman Capote, Allen Ginsberg, Tennessee Williams, William Burroughs, Jean Genet… Una tribu de personajes malditos que compartieron ciudad y amistad con Ángel Vázquez.



Este escritor tangerino ha pasado a la historia de la literatura española gracias a su novela La vida perra de Juanita Narboni, quizá la novela que mejor describe el Tánger internacional, brillante y cosmopolita de los años cuarenta y cincuenta donde llegaron a residir casi 20.000 españoles. La obra, publicada en 1976, pasó desapercibida en un principio a pesar de ser considerada para el Premio de la Crítica, y fue recuperada tras la muerte del autor. El libro, su tercera y última novela la escribió ya lejos del Tánger que dejó en 1965 tras fallecer su madre y abuela.


Pablo Martínez Zarracina afirma: Todas las características habituales en los autores malditos - la inadaptación, la ruina económica, la furia, el desplazamiento, la soledad, el alcohol -, coinciden con especial intensidad en la figura del tangerino Ángel Vázquez.



En este contexto, su amigo de la tertulia del café Pilo, situada en la calle Fez de Tánger, Luis Orchevecs Ferensci, dijo a diariocalledeagua: Vivió solo, murió alcoholizado, olvidado de casi todos sus amigos, por no decir de todos. Su gran obra fue "La vida perra de Juanita Narboni", novela traducida a varios idiomas, y que nunca pude terminar de leer, se me atragantó…”.



Asimismo el escritor tangerino que para muchos críticos fue “desafortunado y desconocido”, es considerado el último bohemio de las letras españolas. En el mundo periodístico, Ángel Vázquez desarrolló la mayor parte de su carrera en el  famoso diario "España" de la época del Tánger internacional, aunque también colaboró con otros medios y revistas.



Luis Orchevecs Ferensci, califica a Ángel Vázquez de tímido, complicado, susceptible, alcohólico, homosexual, muy cerrado en sí mismo, acomplejado, genial en ciertos aspectos…un ser aparte. Y añadió: su mayor afición era beber.


Y sobre la obra del escritor tangerino subraya Orchevecs Ferensci: Su obra no fue extensa, tres novelas y nueve cuentos, quemó dos obras que tenía escritas, la noche antes de morir en Madrid, en la pensión de la calle Atocha donde vivía.



El peluquero, o mejor dicho la memoria viva de Tánger, Bernardino García Guillén, coincide con las otras afirmaciones sobre el escritor tangerino: Era una persona sola, callada, no hablaba casi con nadie, solo venía aquí a cortarse el pelo y se iba tranquilamente. He escuchado mucho sobre su vida privada, pero a mí, no me interesa su vida personal, era una buena persona, por lo menos conmigo se portó bien.



El crítico Carlos Santa Cecilia afirma: En 1962 Ángel Vázquez gana el Premio Planeta con su novela "Se enciende y se apaga la luz", para sorpresa de todos, incluido el autor, al que la editorial localiza finalmente en Casablanca y mete en un avión hacia Barcelona (la premiada era otra, pero se descubrió que había sido presentada a varios concursos).



Y añade Carlos Santa Cecilia: A Vázquez el galardón sólo le sirvió para saldar algunas deudas y siguió siendo en Tánger el tipo introvertido al que encargaban llevar unas cartas al correo pero, en el camino, se bebía en los bares el dinero de los sellos, y las tiraba a la alcantarilla.



La periodista y poeta, Nuria Ruiz Fernández afirma: Murió solo, quemó su propia obra, no dejó herederos pero los que lo conocemos a través de su obra nos sentimos en deuda con él. Algún día se le dará el sitio que se merece.



En este sentido, Emilio Sanz de Soto, amigo del escritor y alma de la comunidad española en Tánger, ha recordado en algunos artículos la precaria vida laboral de Ángel Vázquez y su poco peso social: Era un auténtico don nadie a pesar de haber obtenido el Planeta.



La directora tangerina Farida Belyazid, adaptó al cine en 2005, Juanita Narboni con la actriz Mariola Fuentes en el papel protagonista. Previamente, se hizo otra adaptación con el título Vida perra en 1981, dirigida por Javier Aguirre con Esperanza Roy como protagonista, si bien la acción no se desarrollaba en Tánger.



















La editorial Alfar Ixbilia editó en 2011 un cuaderno bilingue de homenaje con tres cuentos de Ángel Vazquez y que incluye un texto del escritor español Juan Goytisolo.



Texto: Abdelkhalak Najmi        

FUENTE: Diario Calle de Agua

 

 

 

Abdelkhalak Najmi 

 

 
La poeta y periodista Nurya Ruiz














Entrada a la medina por el Zoco Grande






Calleja en la medina








El mítico Hafa

Por aquí pasaron Paul y Jane Bowles, Truman Capote, Allen Ginsberg, William Burroughs, Jean Kerouac, Jimmy Hendrix, Jim Morrison, Tennessee Williams, Luis Eduardo Aute (que compuso Hafa Café), los Beatles o los Rolling Stones por citar solo algunos de los muchos personajes que lo frecuentaron. Incluso el rey de España Juan Carlos I quiso conocer el lugar del que hablaban intelectuales y músicos                                                                     
Jane y Paul Bowles
                                                          
Pepe Carleton(1916-2012) en 2010 ante una foto del Tánger internacional en la que están de izqda. a dcha. Emilio Sanz de Soto, Carleton, Truman Capote, Jane y Paul Bowles
  Nota: el tangerino Pepe Carleton, de familia de diplomáticos, abandonó el Tánger internacional al principio de su decadencia para instanlarse en la golden Marbella a comienzos de los años 60 del pasado siglo. Fue amigo de todos los intelectuales que vivieron la época dorada de la ciudad internacional. En su salón de té de Marbella El Camello de Oro, lo conocí y tra muchísimo. Era una enciclopedia viva por lo que respecta a Tánger y Marbella. Sumamente culto.                                                                         
   La foto está tomada, por un empleado, en los jardines del hotel El Fajar en Tánger en el verano de 1959        


Tarifa vista desde el Hafa
                                                                   


El autor del Blog en la puerta del Hafa
                                                             
Bárbara Hutton (1912-1979) la mujer más rica del mundo en su tiempo. Fue el último personaje del golden Tánger, donde vivió desde 1947 a 1975. A sus fiestas acudía Ángel Vázquez. En la foto con el torero español Ángel Teruel, del que se enamoró. Se comentaba que cada vez que éste le brindaba un toro le devolvía la montera con alguna de sus valiosas joyas de Cartier. Emilio Sanz de Soto-Lyon que la trató mucho afirma que tenía gran inquietud intelectual y era muy culta
                                                                                                                                 




                                                                                      
Sidi Hosni, el palacete de Bárbara Hutton en la casbah de Tánger
                                                                                                                                                                                     
Otro mito de Tánger: la Librairie des Colonnes (de las columnas) - 54, Boulevard Pasteur - por la que han pasado cientos de grandes escritores, desde Paul Bowles hasta Juan Goytisolo, que compartieron allí una lectura o la firma de libros; también Marguerite Yourcenar,  Samuel Beckett, Truman Capote...y donde trabajó Ángel Vázquez


















Angel Vazquez y Emilio Sanz de Soto




Emilio Sanz de Soto-Lyon (1924-2007) fue uno de los grandes animadores de la vida cultural del Tánger Internacional, escritor, cineasta, crítico de cine... Muy amigo de Ángel Vázquez y Pepe Carleton.



En su casa de Madrid en 1996













Diario España de Tánger en el que colaboraba Ángel Vázquez. Portada de 26  de octubre 1956. El periódico fue un soplo de libertad durante la dictadura franquista y quizá el único diario español en destacar en primera pág. la concesión del nobel a un exiliado Juan Ramón Jiménez








Sede del Diario España en la actualidad. El periódico cerró en 1971
















Ángel Vázquez




CODA:

Cuando tú llegues,

Pájaro solitario

a este  ocaso

signado por los astros

no habrás de lamentarte de tu suerte

pues fruto de lo creado

es cada anhelo vuestro.


 Giacomo Leopardi










En el otoño de 2011, la Universidad de Granada  trató de recuperar la memoria de este escritor español nacido en el Tánger del Protectorado al que los pocos contemporáneos que aún lo recuerdan califican de una timidez casi patológica. Las jornadas Ángel Vázquez: el olvido póstumo han tratado de poner en valor una figura que se ha intentado reivindicar a uno y otro lado del Estrecho con escaso éxito, oculta tras figuras románticas más internacionales, como Paul Bowles, o por sus propios admiradores, como Juan Goytisolo.



El escritor granadino Eduardo Mendicutti, uno de los ponentes de las jornadas, dijo durante ellas: Ángel Vázquez reúne todos los elementos para ser un escritor de culto, tuvo una vida enormemente literaria, de héroe fracasado que unió su decadencia a la del Tánger como ciudad internacional que representó en sus novelas... pero ni como eso siquiera ha sido recordado.



Algo casi inexplicable si se tiene en cuenta que en 1962 ganó el Premio Planeta con su novela Se enciende y se apaga una luz y escribió la que muchos consideran una de las grandes obras maestras de la literatura española del siglo XX, La vida perra de Juanita Narboni, relato en primera persona de la decadencia de aquel Tánger reflejado a través de un personaje que recuerda poderosamente a la madre del autor. Y, añadía Mendicutti, al propio Antonio Vázquez, que era su nombre real. Juanita está alcoholizada, es una solterona amargada que ve como todo su mundo desaparece sin poder hacer nada... Algo muy parecido a lo que vivía él mismo en sus carnes.



Emilio Sanz de Soto, el mejor amigo de Vázquez y su protector durante muchos años, era tajante: Ninguna etiqueta le convenía y la dejaron sin etiqueta, huérfana. La frase se refiere a Juanita Narboni, pero aplicable al propio autor. Mendicutti se unía a este diagnóstico y añadía: A Ángel Vázquez le ha faltado, quizá, un gran estudio sobre su obra, pero también devotos. Escritores que lo conocieran en vida y lo reivindicasen por todos los medios. Y a los pocos que ha tenido, no sé por qué, nadie les ha hecho caso.





Nosotros creemos que es de justicia reivindicar la obra y figura de este “escritor maldito”, siquiera sea por la perfecta y bella descripción que hace en Juanita Narboni de la decadencia y desaparición del Tánger internacional, que ya nunca volverá, y al que dio la puntilla el cierre  del diario España.  Ese Tánger cuyo ambiente, exótico y cosmopolita, Michael Curtiz plasmaría en imágenes con otro nombre, Casablanca.


Por eso hay que felicitar iniciativas como la de Jubrique – el pueblo malagueño de sus padres y donde Vázquez trabajó como funcionario del censo – que lo ha nombrado hijo adoptivo a título póstumo y hoy la localidad cuenta con el Edificio Ángel Vázquez a modo de espacio para actividades culturales.


O como la del Diario Calle de Agua (cuyo texto reproducimos más arriba) y la de la poeta y periodista Nurya Ruiz https://culturaenabierto.com/2016/06/04/recuerdo-de-angel-vazquez-unico-tangerino-ganador-del-premio-planeta-diario-calle-de-agua/  que mantienen viva la vida y obra de este genial novelista.



No me equivoco. No nos equivocamos. Saludemos  con fe a Ángel Vázquez como uno de los mejores novelistas españoles del siglo XX.









Calle Shiaguin en la medina antigua, donde, Mariquita Molina, la madre de Ángel Vázquez, tenía su distinguida tienda de sombreros








María Molina Gil (Jubrique, Málaga 1890 - Tánger 1964) - Mariquita Molina -  madre de Ángel Vázquez y propietaria de la tienda de sombreros más elegante y con más glamour del Tánger Internacional. Su clientela era la creme de la creme de la sociedad tangerina 









Ángel Vázquez en el Zoco Grande de Tánger




Hotel Rembrandt, en el boulevard Pasteur (hoy remodelado). Era el mejor hotel de Tánger cuando vivía Ángel Vázquez y de él habla en La perra vida de Juanita Narboni










El Hotel Minzah es el más lujoso actualmente del centro de Tánger













El bar del Minzah






















Ángel Vázquez: solo la muerte le está devolviendo, en parte, la valía y fama que se le negó en vida













































      
 HOMENAJE A ÁNGEL VÁZQUEZ a cargo de JUAN GOYTISOLO (Premio Miguel de Cervantes 2014 y Premio Nacional de las Letras Españolas) y del Prof. Dr. ANTONIO REYES (comisario de la exposición sobre la vida y obra de Ángel Vázquez que se organizó en el Instituto Cervantes de Casablanca y de la muestra El olvido póstumo. Homenaje a Ángel Vázquez en la Universidad de Granada durante noviembre y diciembre de 2011)














                                                              El Tánger de Ángel Vázquez



1 comentario :

  1. Gracias por añadir el post a tu blog y además complementarlo con mucha más información, soy una fan incondicional de ángel Vázquez.

    ResponderEliminar