Follow by Email

viernes, 17 de febrero de 2017

JUANA MORDÓ GALERISTA PIONERA DE LA VANGUARDIA

 
Juana Mordó


Juana Mordó nació en Salónica (Grecia) el 26 de abril de 1899, hija de Elise Scialom y León Naar, de ascendencia sefardí. Se traslada a París con su único hermano, Freddy, y allí realiza los estudios de Letras.



 Paseando por una calle de Madrid en 1955




Juana, Jeanne Naar, se casa con Albert Yacoel, también sefardí, que posee un comercio de tejidos en París con el nombre de Trois A (magasins de mode à Paris). El matrimonio se disuelve, y en 1928 se casa de nuevo, ahora con Henri Mordó. Se marcha a vivir a Berlín, ciudad en la que su marido, igualmente sefardí, regenta un negocio de importación y exportación de alfombras orientales.

Henri Mordó posee la nacionalidad española porque el año 1919, los sefarditas griegos de origen español, como él, pudieron elegir entre las nacionalidades griega, turca o española. Enrique Mordó adoptó la última, en razón a sus ascendientes familiares.

El matrimonio Mordó vive en Berlín hasta el acceso al poder de los nazis. Con su pasaporte español, Juana y su marido parten para Suiza poco antes de comenzar la Segunda Guerra Mundial.





Su llegada a Madrid


 En 1942, muere del corazón en el país helvético, Enrique Mordó, ya de edad avanzada y Juana decide trasladarse a Madrid con su madre, donde llegan en 1943. El fallecimiento de Elise Scialom, al poco tiempo, determina que Juana reemprenda su vida en Madrid.

Un amigo que había conocido en Berlín, muy relacionado con los medios intelectuales españoles, le pone en contacto con éstos. Juana consigue trabajar en la emisión francesa de RNE, donde lee sus artículos y los firma con el seudónimo de Carmen Soler. La primera de esas colaboraciones fue una entrevista a Azorín (1863-1967) seúdonimo que usaba el escritor de la Generación del 98 José Martínez Ruiz. A ella proseguirían otras entrevistas y trabajos sobre temas diversos: viajes, visitas a ciudades españolas, temas literarios, sociales, festivos, todos ellos encabezados con el saludo de:  Mes chers auditeurs.





Picasso et moi [fragmento]. Manuscrito mecanografiado de Juana Mordó, firmado con el seudónimo Carmen Soler en 1951





Retrato de Azorín por Ramón Casas. MNAC, Barcelona








A lo largo de estos años, la imagen de Juana va alcanzado gran prestigio en el mundo cultural madrileño. En un deseo de animación del ambiente intelectual, convoca a intelectuales, poetas y artistas los sábados a su nueva casa, la Casa del Arco, de la calle de Rodríguez de San Pedro. Son las reuniones, los “salones” de Juana. Allí acuden sus amigos: José Luis López-Aranguren, Dionisio Ridruejo, Pedro Laín Entralgo, Luis Felipe Vivanco, Antonio Tovar, el catedrático de derecho mercantil Rodrigo Uría,  Luis Rosales, José Luis Sampedro, Pedro Mourlane Michelena, Antonio de Zubiaurre, Gerardo Diego,  y Antonio y Carlos Saura, entre otros muchos. O sea la crème de la crème de la intelectualidad contraria a dictadura franquista, aunque hubiese algunos contemporizadores de la misma (Gerardo Diego,  Pedro Laín Entralgo, Luis Rosales, o Luis Felipe Vivanco verbi gratia) y otros, como por ejemplo, Dionisio Ridruejo disidentes de ésta pero todos ellos alineados con la vanguardia.





 El catedrático D. José Luis López-Aranguren (1909-1996) gran crítico de la dictadura franquista. Fue premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades en 1995. Una calle de la Ciudad Universitaria de Madrid lleva su nombre.


Enrique Tierno Galván


  Los catedráticos Agustín García Calvo, Enrique Tierno Galván y José Luis López Aranguren (en las fotos de abajo arriba) fueron expulsados de la Universidad en el año 1965, por encabezar y solidarizarse con una manifestación de estudiantes en pro de la democratización de la Universidad en enero de 1965 (nosotros vivimos esos escabrosos días). En 1976 se les reintegró a sus cátedras









En los años cincuenta empieza a colaborar en una colección de artistas grabadores que se inicia con un aguafuerte de Benjamín Palencia.



En el otoño de 1953 se inaugura en el parque del Retiro la I Exposición Internacional de Escultura al aire libre, que promueve la dirección general de Bellas Artes y la Sociedad de Amigos del Paisaje y los Jardines. El comité organizador está presidido por Antonio Gallego Burín, marqués de San Calixto (1895-1961) director general de Bellas Artes, siendo sus vicepresidentes Joan Ainaud de Lasarte (1919-1995) director de los Museos de Barcelona, y José Luis Fernández del Amo Moreno (1914-1995) director del Museo de Arte Contemporáneo de Madrid. La  secretaria sería Juana Mordó.
Juana fue a la vez coordinadora y por ende la persona por la que pasaron los mil detalles de la realización del proyecto, culminados en el montaje de las obras, como si ya se prometiesen, en la atmósfera, las señales de uno de los saberes más ciertos y una de las disposiciones más queridas por ella: el montar una exposición








 Retrato de Antonio Gallego Burín en el Ayuntamiento de Granada, ciudad donde nació y  de la que fue alcalde







En 1958, el galerista, más importante de Madrid que expuso a la vanguardia de la época, Aurelio Biosca (1909-1995) busca una persona para que dirigiera su galería y, la encontró, en Juana Mordó. En la galería estaban los artistas del Grupo El Paso (Canogar, Chirino o Antonio Saura) y de la generación del gran informalismo español, a los que reunió en  importantes exposiciones. Con él estuvo hasta 1963.




La galería Biosca en la calle Génova nº 11 de Madrid







El 14 de marzo de 1964 Juana inauguró su propia galería ubicada en la calle Villanueva nº 7 de Madrid. Fue inaugurada con una exposición colectiva en la que participaron los artistas: Vicente Ameztoy, Amalia Avia, Jaime Burguillos, José Caballero, Rafael Canogar, Eduardo Chillida, Enrique Gran, José Guerrero, Carmen Laffón, Antonio López García, Julio López Hernández, entre otros  grandes artistas.
  

El elenco de artistas de la vanguardia es impresionante








Fernando Zóbel, Hans Hartung, Antonio Lorenzo, Juana Mordó, Luis Figueroa Ferretti, Eusebio Sempere y Amparo Martí. Expo. de Hartung en la Sala Neblí. Madrid, 1966










Juana Mordó trabajando en los fondos de su galería










 Fachada de la Galería Juana Mordó tras el atentado sufrido por la presentación de los libros de Santiago Carrillo, La Pasionaria y Regis Debray








En diciembre de 1975, y en colaboración con Manuel Mendoza, abrió una nueva galería, también con su nombre, en la calle Castelló, nº 7.                                          





















Juana Mordó con Antoni Tapies, Joan Miró y Rafael Alberti





Dibujo de Rafael Alberti dedicado al autor en su exilio de Roma el 2 de mayo de 1971






El autor en 1975. El dibujo de Alberti aparece tras él












Durante una expo. en su galería con los artistas Feito, Millares, Rivera...








El 27 de junio de 1983, el rey Juan Carlos I le hizo entrega en el Museo del Prado de la Medalla de Oro de las Bellas Artes. 

Al año siguiente fallecía en Madrid, la tarde del 12 de marzo de 1984.






Mujer dotada de una gran cultura artística y literaria, con notable sensibilidad para las artes plásticas, por su sentido de la organización y capacidad de trabajo fue un ejemplo seguido por una nueva generación de galeristas. A ella se debió en gran medida el afianzamiento y la difusión del arte español contemporáneo. Sin Juana Mordó las obras de pintura, escultura y dibujo de los artistas españoles de vanguardia no hubiesen alcanzado las cotas más altas de aceptación social.

Galerista polifacética también hizo incursiones en el mundo editorial (fue la primera galería que realizó en España esta actividad). Valga, a título de ejemplo, el Cuaderno de apuntes sobre la pintura y otras cosas. Colección de citas recogidas por Fernando Zóbel. Editado por la Galería Juana Mordó en 1974.






Una obra de Fernando Zóbel
























Juana Mordó, fiel defensora del arte de vanguardia, dedicó toda su vida a la promoción de los pintores y escultores de su tiempo.



De la colección de arte que reunió han llegado múltiples piezas a instituciones públicas.

Un legado forma parte del patrimonio artístico del Círculo de Bellas Artes de Madrid: está compuesto en su mayoría por obras de indudable valor artístico, pero con una fuerte carga sentimental, además de que muchas de las piezas están acompañadas de cariñosas dedicatorias debido a que son regalos que le hacían los artistas por algún acontecimiento especial, como los del artista fundador del Grupo El Paso Manuel Rivera (1927-1995), Medalla de Oro al mérito en las Bellas Artes en 1981, Cruz de Caballero de la Orden de las Artes y las Letras de Francia.






Manuel Rivera




Manuel Rivera, Composición, 1957







El archivo de documentos de la Galería Juana Mordó que conserva el Museo Reina Sofía fue donado por Helga de Alvear en 1997. De él se seleccionaron documentos de interés entre los que se pueden ver numerosas fotografías de artistas e invitados a las inauguraciones, así como retratos de Juana Mordó junto a familiares y amigos desde la década de los años veinte en adelante.


Logo de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando


Otra donación (legado Mordó-Alvear) se encuentra en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando: son cincuenta y siete obras de autores como Gregorio Prieto, Rafael Canogar, Darío Villalva, Pablo Serrano, Fernando Zóbel, José Guinovart, Gustavo Torner, Lucio Muñoz y una plancha de Dalí.




 Su retrato en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando









El artista Darío Villalva, Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes en 2002, y artista de la galería de Juana, con el que tuve gran amistad durante mis estudios universitarios en Madrid, en una de sus exposiciones.






Darío en una entrevista reciente







 Enrique Gómez-Acebo y Juana Mordó bailan un pasodoble en una inauguración de la galería Egam (propiedad de Enrique Gómez-Acebo) en 1971. Vid. al respecto en esta website:
http://saenzsotogrande.blogspot.com.es/search?q=breve+noticia+del+linaje+y+la+casa+solariega+de+los+varona











La mítica Juana Mordó siempre dijo: Cuando se hable de mí quiero que sea a partir de mi estancia en España.












Con otra gran galerista Helga de Alvear en 1983








Helga en su galería con una piña incluida en la instalación de Karin Sanders / Jordi Socías












A Juana Mordó tuvimos el honor de tratarla mucho durante nuestros estudios universitarios en Madrid, a partir de 1964, pues el que esto suscribe asistía a todas las muestras de su galería. Además un compañero y amigo de mis estudios en ICADE (Universidad Pontificia de Comillas)  Cristóbal Melián era familia del artista Fernando Zóbel (1924-1984) asiduo expositor en la galería y creador del Museo de Arte Abstracto de Cuenca, lo que hizo que mi trato con ella fuese continuo.





Eduardo Sáenz de Varona y Silvia Melián (hermana de Cristóbal Melián) en 2014. Puerto Deportivo de Sotogrande (Cádiz)








Fernando Zóbel y Juana Mordo en su galeria en la inauguración de la expo. La Vista en 1974










Inauguración del Museo de Arte Abstracto Español de Cuenca, 30 de junio de 1966.
De izquierda a derecha, en primera fila: José María Yturralde, Jordi Teixidor, Salvador Victoria, Eusebio Sempere, Fernando Zóbel y Jaime Burguillos. 
 Detrás: Gustavo Torner, Lucio Muñoz, López Hernández, Carmen Laffón, Amalia Avia, Juana Mordó, José Guerrero, Nicolás Sahuquillo, Manuel Millares, Gerardo Rueda, Martín Chirino, Alberto Portera y Manuel Rivera.












Poseía una sabiduría y un conocimiento del arte y de los artistas de su tiempo verdaderamente excepcional en una época que fue muy siniestra para el arte contemporáneo español.



Nunca podré olvidar ni agradecer todo lo que ella me enseñó.     



Solo podemos decir, con sentimiento, ¡Onorate l´altíssima galerista!.









Aún creo ver tus ojos,

          Tras las desnudas cimas,

         Por el aire profundo

        Y ya frío, con la noche

       Que imperiosa se alza





Luis Cernuda, del final del poema scherzo para un elfo









 Juana Mordó retratada por Alberto Schommer





Una obra de Fernando Zóbel, c.1970




ADENDA  este art. se publicó en el nº 14 de la revista del Campo de Gibraltar HÉRCULES CULTURAL correspondiente a enero, febrero y marzo de 2017 en sus páginas 38 y 39



No hay comentarios :

Publicar un comentario