Follow by Email

miércoles, 1 de marzo de 2017

RESPONSO DIFÍCIL POR UN POETA SEVILLANO






Luis Cernuda (1902-1963) en el Paseo de Colón. Sevilla 1934




Joaquín Romero Murube (1904-1969)





 El 5 de noviembre de 1963 un poeta sevillano, transterrado y maldito, fallece en Coyoacán (México DF). Esa fecha la ignoran los periódicos españoles de la época. Pero la oscura noticia sí tuvo su reflejo en la prensa de su ciudad natal pues el poeta y Conservador del Alcázar sevillano Joaquín Romero Murube (1904-1969), muy vinculado a los poetas del 27 y amigo de Cernuda, tuvo el valor de publicar (dadas las circunstancias políticas imperantes) en ABC de Sevilla un bello artículo dedicado a la muerte de Luis Cernuda. El artículo se titulaba Responso difícil por un poeta sevillano, y lo publicó el domingo 10 de noviembre de 1963.



Este es el texto de dicho artículo:


Hoy que la muerte te pone tan cercano, he ido a buscarte por todos los rincones del recuerdo...

Niño de la calle Acetres, en aquel patio de luces grises y corredor alto encristalado, por donde las rendijas del aire metían cuchillos de frío...

Colegial con asistente por los pabellones del cuartel de ingenieros — Colegio en la calle Alcázares —, aún sin construir ese enorme tejado de bodega con torres que es, en cierto modo, la Plaza de España...


Universitario de la calle del Aire, comenzando ya a reunir tu enorme capacidad de desprecio, de asco, de soledad y lejanía...

Poeta en el mundo... Sevilla, Madrid, Londres, California, México...

Y hoy, la muerte. Cinco líneas perdidas en el noticiario de toda la tierra: «Ha muerto el poeta sevillano Luis Cernuda». 

Muerte repentina. Fue a México a saludar a unos amigos… Y aquí, en tu rincón nativo...

Hubiéramos callado en la espera de cristalizaciones ordenadas. Pero mañana, ese crítico impertinente y equivocado, preguntará: ¿Acusaron allí que moría un poeta decisivo, hijo del aire de su ciudad, de su luz y de su hondura?...



Es pronto. Es pronto para decir todo el sevillanismo que encierra la obra poética de Luis Cernuda. Formal y sustancialmente. Se habla de influencias inglesas. De poesía meditativa. Se acarrean nombres y valores. Pedimos tregua y decantación. Entre Bécquer y la Epístola Moral, pasando por Rimbaud, Baudelaire y el surrealismo del año veintitantos. Y todo ello presidido por la belleza y la muerte en todo instante presentida.


Poeta amargo, desolador. Un sevillano difícil abre en la moderna lírica española la cima más alucinante del desprecio. 



En toda su obra, no se nombra la ciudad. Y sin embargo Sevilla está allí, latente, pluralmente referida. «Ocnos» es el libro sevillano de más fina, difícil, alta alusión y paisaje.
Nunca más lograda una disciplina intelectual en el ejercicio de una vocación servida con constancia y heroísmo dolorosos. Quizás le quite altura a esta nobleza, el blasonar de ella... Pero contra esta minucia que humaniza paradójicamente el más férreo concepto de la deshumanización en una persona solitaria, valoremos lo que cuenta en la suprema balanza de la poesía. Logró expresar la belleza. Fue tocado por la gracia de sus dioses.


He aquí — «La realidad y el deseo» — otro factor decisivo para el que quiera adentrarse en el conocimiento de un sevillanismo medular. En esos dos polos supremos que hacen girar la poesía de Cernuda, ¿cuánto pone Sevilla y su ancestral pedagogía? Incluso en el quiebro y derrumbe de todas las ortodoxias, ¿cuánto pone Sevilla y su vorágine espiritual? ¡Qué fácil es la corticalidad del sevillanismo al uso! ¡Qué fácil y qué lejano de la verdad de lo auténtico!


Hay mucho de amargo en su obra y tanto que nos resulta intolerable. Pero volveremos siempre al puro caudal de su belleza expresiva, de su sinceridad, de su sevillanía huyendo de Sevilla...


A esa tumba mexicana que guarda los restos de un raro, peregrino poeta sevillano, en este noviembre agrio y ventolero, con nuestra oración, enviamos un poco de humedad de calle, patio gris, y mármoles sevillanos. No hay flores. Aún no hay violetas, ni tulipanes amarillos tan bienquistos por el muerto. 


Lloran los últimos jazmines, ya sin alma de olor. 

Y un nardo postrero se ennegrece con el frío de lo que acaba.







Joaquín Romero Murube

ABC de Sevilla / Domingo, 10 de noviembre de 1963






De izqda. a dcha. Joaquín Romero Murube, Jorge Guillén, Gª Lorca, José Antonio Rubio Sacristán y Pepín Bello. Sevilla, 1935











El bellísimo libro de Romero Murube













LUGAR





La luz agria de tu barrio
me ronda con tus cristales.
Por entre mis manos fluye
el agua añil de la tarde.
El aire queda vencido
en la pared de mi carne.
Las esquinas giran locas
alrededor de mi talle.
Pájaros perdidos cantan
porque mi lengua no hable.
La llama de mis cabellos
negra se tuerce en el aire.
Por el cielo va deshecha
la flor de mis voluntades.
¡Ay, se me corta la vida

en el cristal de esta tarde!.


Joaquín Romero Murube







LOS ESPINOS





Verdor nuevo los espinos

Tienen ya por la colina,

Toda la púrpura y nieve

En el aire estremecida.


Cuántos ciclos florecidos

Les has visto; aunque a la cita

Ellos serán siempre fieles,

Tú no lo serás un día.


Antes que la sombra caiga,

Aprende cómo es la dicha

Ante los espinos blancos

Y rojos en flor. Ve. Mira.


Luis Cernuda






La tumba de Luis Cernuda en el Panteón Jardín de México DF























Resultado de imagen de libros de poesía de luis cernuda








Cernuda en los jardines del Alcázar, su lugar preferido de Sevilla. 1928

No hay comentarios :

Publicar un comentario