Follow by Email

sábado, 5 de noviembre de 2016

EN EL CINCUENTA Y TRES ANIVERSARIO DEL FALLECIMIENTO DEL POETA SEVILLANO LUIS CERNUDA


                                                                 



Luis Cernuda, Sevilla 1902 - Coyoacán (México DF) 1963





















Luis Cernuda en su casa de la calle Viriato de Madrid en 1935
   




Vicente Aleixandre, Luis Cernuda y Federico García Lorca en el Madrid de 1931

          














La tumba de Luis Cernuda en el Panteón Jardín de México DF































































Los poetas, (de dcha. a izqda.) Luis García Montero, Joan Margarit y Juan Carlos Abril en la tumba de Luis Cernuda en 2008














El poeta y escritor, gran experto en la vida y obra de Cernuda, Antonio Rivero Taravillo, deposita un ramo de siemprevivas  en la tumba del poeta sevillano 













Un color sepia tiñe el otoño del Madrid de 1963 cuando acudo para 
iniciar mis estudios universitarios. Hay una fecha de ese otoño, el 5 de noviembre, en la que un poeta sevillano, transterrado y maldito, fallece en Coyoacán (Méjico). Esa fecha la ignoran los periódicos españoles de la época. Pero la oscura noticia sí tuvo su reflejo en la prensa de su ciudad natal pues el poeta y Conservador del Alcázar sevillano Joaquín Romero Murube (1904-1969), muy vinculado a los poetas del 27 y amigo de Cernuda, tuvo el valor de publicar (dadas las circunstancias políticas imperantes) en ABC de Sevilla un bello artículo dedicado a la muerte de Luis Cernuda. El artículo se titulaba
Responso difícil por un poeta sevillano, y lo publicó el domingo 10 de noviembre de 1963.

Vid.  http://saenzsotogrande.blogspot.com.es/2016/12/responso-dificil-por-un-poeta-sevillano.html




La foto es de 1935
               
  


La verdad es que por entonces yo conocía muy poco de su obra. Pero unos años después incentivado por el libro de Romero Murube Lejos y en la mano y sobre todo por un artículo del periodista Antonio Burgos que hablaba de dos libros fundamentales para el conocimiento de la ciudad de Sevilla, Ocnos de Luis Cernuda y Divagando por la ciudad de la gracia de José Mª Izquierdo, leí algo de la prosa poética de Ocnos que el algecireño José Luis Cano (1911-1999) había publicado en la revista Ínsula. Fue por mi amistad  a través del pintor cordobés Miguel del Moral (1917-1998) como conocí la revista Cántico en uno de cuyos números de 1955, y con portada del mismo Miguel del Moral, los poetas cordobeses Ricardo Molina, Pablo García Baena, Juan Bernier y Vicente Núñez pilotaron el primer homenaje que se hacía en España al poeta. Miguel me dio a conocer la revista-homenaje en la que aparecían varios poemas de Cernuda.

Y para repulsa y estupor de la censura de la dictadura franquista José María Pemán



José María Pemán



le dedicó, en la citada revista-homenaje, un soneto cuyo primer terceto terminaba con estos versos:








                      ... Dulce y pequeño
       me escondo en rosas para que tú pases.











Miguel del Moral en su estudio
















Cántico: Homenaje a Luis Cernuda. Cubierta de Miguel del Moral







En 1961 los poetas mejicanos agrupados en la revista Nivel homenajean a nuestro poeta y en 1962 la revista valenciana La Caña Gris organiza otro homenaje en el que participan, entre otros, José Ángel Valente, Jaime Gil de Biedma y Francisco Brines.


Pero no será hasta 1990 en Sevilla, y con motivo de que el escultor Miguel García Delgado me propusiera servir de modelo para la escultura del poeta que Jesús Aguirre, duque consorte de Alba y Comisario del pabellón de Sevilla en la Exposición de 1992 pensaba erigir en la ciudad, cuando conozca en profundidad la poesía de Cernuda cuya obra ¡por fin! se podía encontrar en España.



La escultura de Cernuda tuvo una trayectoria complicada pues, Alejandro Rojas-Marcos, entonces alcalde de Sevilla, removió al duque consorte de Alba como comisario de la ciudad de Sevilla para la Exposición de 1992.





  Jesús Aguirre, duque consorte de Alba y académico de la RAE






Y la escultura, pensada para estar en un balcón de la Plaza del Molviedro de Sevilla, observando la ciudad, nunca llegó a colocarse en su sitio. La diputación de Sevilla adquiririó diversos bustos de ella que se ubicaron en varios pueblos de la provincia de Sevilla.

Vid. al respecto mi artículo en esta website













Miguel García Delgado ante el busto la escultura de Cernuda para la que posé de modelo


















El taller de Miguel García Delgado en 1993, con los bocetos que el escultor realizó para el monumento a Cernuda. Foto de mi concuñado el famoso fotógrafo Atín Aya








Atín Aya Abaurre (1955-2007)














         Monumento a Luis Cernuda (obra del escultor Miguel García Delgado y para la que hice de modelo ) en la Plaza de la Mina en Dos Hermanas (Sevilla) 













           Monumento a Luis Cernuda (obra del escultor Miguel García Delgado y de la que  hice de modelo) en el Parque Centro de Alcalá de Guadaira (Sevilla) 







Estoy seguro que Cernuda estaba pensando en todos estos poetas, que en tiempos difíciles salieron en su defensa, cuando en el poema A sus paisanos, escrito en 1962 , un año antes de su fallecimiento , dice:





Mas no todos igual trato me dais,
Y gracias quiero darles ahora, cuando amargo

  Me vuelvo y os acuso. Grande el número

 No es, mas basta para sentirse acompañado,
        A la distancia en el camino.





A estos poetas que le hicieron homenajes,  cuando en España era un proscrito, se refería sin duda en este postrero poema.







El 5 de noviembre de 2013, sin ayuda de instituciones públicas, los poetas conmemoraron el cincuentenario de su muerte en los Ateneos de Madrid y Sevilla. Hasta un emocionado Pablo García Baena, uno de los que propulsó el homenaje del grupo Cántico,  pronunció una conferencia en la Casa de los Poetas de Sevilla, la bella Casa de los Pinelo, en el corazón de la ciudad. Todo como le gustaba al poeta. (¡Qué diferencia con las alharacas del 2002 – centenario de su nacimiento – organizadas por los políticos de turno!). La  voz de Luis Cernuda, (delicada y terrible al mismo tiempo, la llamó Lorca, en aquel café de la calle Botoneras de Madrid, donde los poetas del 27 lo homenajean por la publicación de su obra La realidad y el deseo. Era el 19 de abril de 1936).







Homenaje a Luis Cernuda con motivo de la publicación de La realidad y el deseo en un restaurante de la calle Botoneras de Madrid. De pie de izquierda a derecha, Vicente Aleixandre, Federico García Lorca, Pedro Salinas, Rafael Alberti, Pablo Neruda, José Bergamín, Manuel Altolaguirre y Mª Teresa León, poeta y mujer de Alberti. Sentado, en el centro Luis Cernuda. Madrid 19 de abril de 1936. Colección particular. Sevilla.










Esta voz sigue,  53 años después de su muerte más viva que nunca:








Hay un fulgor aún tras del pino señero
adonde los pájaros regresan
y un mirlo todavía canta



De su poema El  cementerio








Luis Cernuda en California




Leve es la parte de la vida
   Que como dioses rescatan los poetas.
      El odio y destrucción perduran siempre
Sordamente en la entraña
Toda hiel sempiterna del español terrible,
 Que acecha lo cimero
Con su piedra en la mano
 

              
 Luis Cernuda de su poema: F. G. L. A un poeta muerto









Nota: la república, para fastidio del poeta, le censuró los dos últimos parráfos de este poema









 La casa natal del poeta en el número 6 de la antigua calle de Conde de Tójar, actualmente calle Acetres, en Sevilla, es vecina a la que es propiedad de mi familia









            Esta es la casa de mi familia en la calle Acetres nº 8, contigua de la que nació Cernuda



Vid    http://cultura.elpais.com/cultura/2017/01/27/actualidad/1485512263_689020.html 















 
Sevilla, 1934. Está sentado en un pretil del Paseo de Colón. Detrás de él el río Guadalquivir que no se ve. Al fondo la Torre del Oro.  No había vuelto a Sevilla desde 1928. Es la útima vez que estuvo en la ciudad antes de salir para el exilio en 1938



















Jardín antiguo






Ir de nuevo al jardín cerrado.

Que tras los arcos de la tapia,

 Entre magnolios, limoneros,

Guarda el encanto de las aguas



Oir de nuevo en el silencio

Vivo de trinos y de hojas,

El susurro tibio del aire

Donde las almas viejas flotan.



Ver otra vez el cielo hondo

A lo lejos, la torre esbelta

Tal flor de luz sobre las palmas:

Las cosas todas siempre bellas.

         Sentir otra vez, como entonces,

La espina aguda del deseo,

Mientras la juventud pasada

Vuelve. Sueño de un dios sin tiempo.





Luis Cernuda













Cernuda en el Alcázar de Sevilla en 1928













Luis Cernuda en los jardines del Alcázar de Sevilla en 1928








la torre esbelta












En Ayamonte (Huelva) en 1934












757 Ocean Avenue, su casa en Santa Mónica (California)
















Fachada, en la actualidad, de la casa de Concha Méndez y Paloma Altolaguirre en la calle Tres Cruces de  Coyoacán donde vivió y murió Luis Cernuda







Un artista no solo puede ser 
incomprendido cuando se le desdeña,
sino también cuando se le admira


Luis Cernuda

















La hermosura física juvenil ha sido siempre para mí cualidad decisiva, cuyo poder y encanto a todo lo antepongo





Luis Cernuda Historial de un libro






Serafín Fernández Ferro













Tierra nativa



Raíz del tronco verde, ¿Quién la arranca?

Aquel amor primero, ¿Quién lo vence?

Tu sueño y tu recuerdo, ¿Quién lo olvida?



Luis Cernuda












               La S de Serafín y la S de Sevilla persiguieron a Cernuda hasta el final de su vida










En su máquina de escribir se encontraba una nota de última hora que Cernuda evidentemente pensaba agregar a un ensayo suyo sobre los Álvarez Quintero (A pesar de todo lo que el poeta hiciera por dejar atrás su Sevilla natal se ve que ésta lo acompañó hasta el final)




Una muerte silenciosa, igual que su vida, tuvo Luis Cernuda.  Art. de Ququi Rivas publicado en  El Día nº 494, México DF, 7 de noviembre de 1963, pag. 3 que recoge el anterior testimonio Paloma Altolaguirre.  













                Paloma Altolaguirre y Luis Cernuda en la casa de Tres Cruces en los 50 del pasado siglo











                Paloma Altolaguirre en 2008 (detrás una foto de ella pequeña con sus padres los poetas Manuel Altolaguirre y Concha Méndez)










Hasta en su sello le acompaña el Alcázar de Sevilla











Luis Cernuda sobre 1922 durante el servicio militar. Es el 3º, por la dcha. de pie, en la 2ª fila








Luis Cernuda en Sevilla sobre 1922 durante el servicio militar. Es el 3º por la izqda. de pie en la 1ª fila



Vid. http://fuegoconnieve.blogspot.com.es/ 14.6.2017














          Luis Cernuda sobre 1936 con el uniforme del Batallón  Alpino, donde estuvo brevemente alistado
































Azulejo en su casa natal









Luis Cernuda. Dibujo de Gregorio Prieto
















Cernuda también dibujado por Gregorio Prieto















Cernuda en Cambridge, 1945, dibujo de Gregorio Prieto


















           En 1928, año que salió de Sevilla a la que volvió, fugazmente, en 1934. Colección particular, Sevilla










En 1934 en Ronda


En Ronda hay una calle en su honor. Se llama Pasaje Poeta Luis Cernuda



















El escritor y poeta Juan Lamillar (Sevilla 1957) ha publicado, recientemente, el libro ut supra.




Juan Lamillar:
Premio Internacional de Poesía "Luis Cernuda" (Excmo. Ayuntamiento de Sevilla)
 Premio Nacional de Poesía "Vicente Núñez" (Excma. Diputación de Córdoba,1992)
 IX Premio de Poesía "Villa de Rota" (Excmo. Ayuntamiento de Rota, Cádiz)



























Sevilla 1928















Los jardines del Alcázar su lugar preferido de Sevilla





















































































































































































































































































































































































































































































































No hay comentarios :

Publicar un comentario