Follow by Email

martes, 20 de octubre de 2015

KANDINSKY EN MADRID

Vassily-Kandinsky.jpeg
El artista hacia 1913
Nina Kandinsky (Andreevskaya)
Nina ,  su mujer ,  hacia 1960 

                                                                                                                                                                     
                                                 
File:Nina Kandinsky-110.jpg
Kandinsky .  Retrato de Nina ,  1917
                                                 
Kandinsky: An die unbekannte Stimme . 1916
 Puerto de Odesa, óleo sobre lienzo, 1898
Domingo. (Rusia antigua), óleo sobre lienzo,1904
Otoño en Baviera, óleo sobre lienzo, 1908
Fuga , óleo sobre tela , 1914.
En blanco II , óleo sobre lienzo ,1923
Cielo azul , óleo sobre lienzo , 1940
Wassily Kandinsky. Gelb-Rot-Blau, 1925.
Gelb Rot Blau , 1925
CentroCentro Cibeles de Madrid
Interior del CentroCentro Cibeles de cultura y ciudadanía
Biblioteca y sala de lectura
                                                   
En 2016 se cumplirán 150 años del nacimiento de este pionero del arte abstracto y uno de los pintores vanguardistas más destacados de todos los tiempos, La mayor exposición celebrada en España sobre la obra de Wassily Kandinsky (Moscú, 1866 - Nanterre, Francia, 1944) llega al CentroCentro Cibeles de Madrid, desde el 20 de octubre de 2015 hasta el 28 de febrero de 2016, organizada junto con el Centre Pompidou de París y Arthemisia Group bajo el nombre de “Kandinsky. Una retrospectiva”. La muestra, comisariada por Angela Lampe, se adentra en la carrera artística de Wassily Kandinsky a través de las obras que formaban parte de la colección personal del artista y que fueron donadas por su viuda, Nina Andreevskaya (1893-1980), al Centre Pompidou. Kandinsky abandonó una carrera universitaria en derecho y economía para convertirse en pintor en Alemania, a la edad de 30 años, profundamente impresionado por la series de pajares de Monet en la exposición impresionista de Moscú de 1896 y por la puesta en escena de Lohengrin, la ópera de Wagner. El artista desarrolló una visión artística que abarcaba numerosos campos, como la pintura y la música, a través de las cuales buscó e impulsó lo que él definió como “lo espiritual en el arte”, en el ensayo del mismo nombre, escrito entre 1904 y 1911 para estructurar sus ideas. “A pesar de todas sus facetas, para esta exposición queríamos presentar a Kandinsky como pintor, dejando a un lado otras artes”, explica Lampe, quien continúa, “el resultado ha sido una ‘retrospectiva íntima’, ya que se trata de una cronología de vida a través de obras que proceden directamente del artista y el espectador va a poder observarlas desde una distancia mínima”. La muestra, que se pudo ver en 2014 en el Palazzo Reale de Milán tras lo cual viajó a Milwaukee y Nashville, en Estados Unidos, se desarrolla en orden cronológico, en cuatro secciones a lo largo de ocho salas. Estas secciones siguen las huellas de los periodos clave en su vida, desde los primeros años en Alemania, pasando por los de Rusia y el retorno a la Bauhaus de Weimar, hasta los últimos tiempos en Francia, a través de una serie de obras fundamentales como Ciudad Vieja (1902), Canción (1906), Improvisación III (1909), En gris (1919), Amarillo, Rojo y Azul (1925) y Cielo azul (1940). En Múnich, 1896-1914 se recoge su etapa en esta ciudad donde se trasladó para estudiar pintura en 1896. Comenzó con pequeños paisajes tardoimpresionistas y con obras de brillantes colores al temple inspiradas en antiguas leyendas germánicas y en la vida arcaica del Imperio Ruso. Allí se embarcó junto a Franz Marc, en 1911, en el movimiento Der Blaue Reiter (El jinete azul). Su segunda etapa, Regreso a Rusia, 1914-21, ocurre tras el comienzo de la I Guerra Mundial. Fue en este periodo en el que se casó con Nina Andreyevskaya, que lo llevó a probar brevemente con el arte figurativo, pero se involucró en la Revolución de Octubre y tuvo un papel clave en las nuevas instituciones culturales hasta 1920, por lo que pintó poco. Después de haber sido atacado por la vanguardia constructivista más joven y más radical a causa de su expresionismo espiritual decidió regresar a Alemania a finales de 1921. Los años de Bauhaus, 1921-33 es el tercer apartado de la muestra. En él se exponen los dibujos de la carpeta Pequeños Mundos (1922), que son una síntesis de sus obras expresionistas anteriores a la guerra, del nuevo y más geométrico estilo de la época rusa y de los nuevos desarrollos de la Bauhaus (Negro cuadrícula, 1922). El cierre de la Bauhaus en 1933, a causa de la presión del régimen nazi, le obligó a trasladarse de nuevo. Finalmente, la exposición concluye con París, 1933-44, última etapa del artista. “Allí estuvo influenciado por Picasso y los surrealistas, como Dalí, Jean Arp y Joan Miró”, asegura Lampe. Así, sus pinturas y obras sobre papel mostraron una proliferación de formas biomórficas, amebas, criaturas de las profundidades, embriones e insectos; un microcosmos en el que se sumergió con el objetivo de escapar de la angustia de la guerra. 

                                               
                                                
Portada del libro , De lo espiritual del arte , Obra del artista
Portada del libro del artista , Punto y línea sobre el plano
                                                     


El artista ante una de sus obras

                                                                                       

                                                                            

                                                                                   
                                                                

No hay comentarios :

Publicar un comentario