Follow by Email

viernes, 4 de agosto de 2017

OCAÑA, LIRIO DEL SOL








Ocaña el acráta artista naïf












                                  
                                  Mª Dolores Pradera canta Romance a Ocaña















Ocaña: La represión











Ocaña: La muerte
                                                                            

José Pérez Ocaña (Cantillana - Sevilla -  1947 -1983) fue un pintor naïf, anarquista y activista LGBT  afincado en Barcelona.
No hay mucha información sobre su obra pictórica, y, aunque se piensa en dedicarle un museo con sus obras en su pueblo natal, todavía no se ha llevado a cabo aunque parte de su obra está en el bar que regenta su familia en Cantillana(Sevilla). 








                                                                                 Aquí estará ubicado el museo con sus obras













                             
Contiene numerosos cuadros de Ocaña






Fue un personaje outsider y  polémico de gran importancia en la Transición, representante de la libertad que tanto se ansiaba en aquella época. José Pérez Ocaña, homosexual reconocido y orgulloso de serlo abandonó en 1971 su pueblo natal debido a la intolerancia y a la marginación, para trasladarse a Barcelona, la ciudad ideal para expresar su arte y sus transgresoras ideas. Se declaraba anarquista (históricas sus performances durante las Jornadas Libertarias Internacionales de CNT de 1977 en el Parque Güell).                                    








La virgen de la Asunción (siglo XVII) de Cantillana, la gran devoción de Ocaña
                                                


Allí vivió en la Plaza Real, donde tenía un altar con una imagen de la virgen de la Asunción llena de flores en el balcón, y conoció e intimó con artistas como Nazario y Copi. Vivió humildemente en una buhardilla barcelonesa, ejerciendo el oficio de pintor de brocha gorda para subsistir. Aunque su arte naïf era apreciado por muchos críticos y artistas Pérez Ocaña destacó por su forma de vivir, por expresarse libremente sin atender a las posibles consecuencias en un país todavía anquilosado en unos valores arcaicos y peligrosos.  Era un personaje típico de las Ramblas, se travestía sin ningún tapujo a plena luz del día con una mezcla de andaluza religiosidad típica de su tierra, y vivía rodeado de los que le querían y entendían. De original vida, Pérez Ocaña también encontró la muerte de la manera más sorprendente. Volvió a Cantillana, para celebrar la fiesta de la juventud y reunirse con su familia. Ocaña confeccionó un disfraz de sol, con papel, tela y bengalas, que desafortunadamente se quemó, produciéndole quemaduras mortales. El 18 de septiembre de 1983  Pérez Ocaña moriría en un hospital de Sevilla una semana después de haberse quemado accidentalmente.


El artista de Cantillana fue un símbolo de la contracultura en el tardofranquismo, un outsider del canon institucional.






Su tumba en el cementerio de Cantillana




La cruz de la tumba de Ocaña







En octubre de 2009 se estrenó en Barcelona la película sobre su vida titulada Ocaña, la memoria del sol dirigida por Juan José Moreno y Manuel Huete.







Presentación de la película Ocaña, la Memoria del Sol, por Manuel Huete y Juan José Moreno.












                           











   

                          
                  La Memoria del sol, estreno en Cantillana





Antes, en 1978, se estrenó la película Ocaña, retrato intermitente, Ventura Pons lo filmó en la calle, bien cantándole una saeta a una Macarena de papel maché, bien cantando Ojos verdes o Francisco Alegre vestido de mujer en medio de las Ramblas, acompañado del artista Nazario.




                                 Nazario, Ocaña y Camilo en la película Ocaña, retrato intermitente de 1978



De esta película dijo su director, Ventura Pons No he querido hacer una obra de escándalo, cosa bien fácil con el tema propuesto, mi intención, muy al contrario, fue hacer con toda honestidad un relato intimista a partir de un personaje extrovertido. De Ocaña me interesa más el subconsciente que lo aparente y eso es lo que he deseado expresar .






Uno de los cuadros de la expo. de Nazario en la galería Cavecanem de Sevilla del 3 al 30 de octubre de 2015











2015 expo. de Ocaña en Casares (Málaga),  donde nació Blas Infante, padre de la patria andaluza 











Pintor de la libertad libro de José Naranjo Ferrari sobre Ocaña










Los artistas Nazario y Ocaña

 



                                                                  







Carlos Cano: Romance a Ocaña











Letra del Romance a Ocaña


Era Malvaloca,
loca de querer.
Cerveza la boca.
los ojos café.

Y qué bonita pintaba la ilusión.
Y qué bonita cantando en su balcón.

Regaba la rosa,
regaba el clavel.
Y, entre copla y copla,
soñaba con él.
Era alegría de las Ramblas, corazón.
Armaba el taco, era la revolución.
Virgen de peineta y de mantilla,
pluma de abanico, torbellino,
¡ay!, virgen como Carmen de Lirio.
¡Ay!, se fue, se fue vestida de día.
Se fue, se fue vestida de sol.

Se fue, las malas lenguas decían
que el fuego la prendería,
el fuego del corazón
Feria en Cantillana,
cometa de fuego,
que en la primavera
subió para el cielo.
Un ángel malo le estará cantando a Dios
“Ojos verdes”, “María de la O”.
Fue libre en la duda,
libre en el te quiero,
libre libre,
libre como el viento.


Y pagó el precio de vivir,
y la alegría la pagó,
con la moneda amarga del limón.
¡Ay!, de quien no sienta la cabeza
y entre nubes de sueños se pierde.
Dios los salve de la clase media.

¡Ay!, se fue, se fue vestida de día.

Se fue, se fue vestida de sol.
Se fue, las malas lenguas decían
que el fuego la prendería,
el fuego del corazón.



  




Lo que hemos querido resaltar del transgresor y acráta Ocaña es su valentía al enfrentarse a una sociedad pacata  en la que no existían las más elementales libertades individuales y, por supuesto, políticas y sociales. Ese es su gran valor y por eso queremos recordarlo aquí.                                                           








Coda:  La poeta María José Magaz Marcos le dedicó el libro de poemas En tu recuerdo (Barcelona, 1984)
                                          

                                    











Ocaña: Autorretrato












Otra de las obras naïf de Ocaña














Catálogo de la exposición póstuma en la Posada del Potro, Córdoba, en 1984















Diario Última Hora de Palma de Mallorca de 8.12.1978
   PINCHAR EN LA IMAGEN PARA LEER  MEJOR EL TEXTO











OCAÑA

 Ya no te veremos más en
tu Plaza Real conversando con
tus muchos amigos, ni asomado
al balcón mirar el mundo.
Ya no te veremos más, amigo
mío, bailar y cantar por
tus queridas Ramblas. Te
has ido -vacío de equipaje-
hacia lo eterno. !Ay¡ una
copla invisible suena en
el aire, y con ella tu
voz, tu voz, tu voz cantarina.
Ya no te veremos, ya no te
verán en los puestos de flores,
ni en las tascas de tu plaza,
ni en tu casa. Ya no te veremos
más, ni siquiera esos balcones
han dejado tu nombre por los
siglos. Tu casa, tu Plaza Real,
tus Ramblas.....dejan que
salgas errante -como alma
en pena- en busca de una
fama que ya no puedes
disfrutar.

                                      


                                               María José Magaz, En tu recuerdo















José Pérez Ocaña, en Barcelona
Ocaña












Mural de Ocaña en el Centro de Educación Infantil y Primaria (CEIP) La Esperanza de Cantillana (Sevilla)











                           

         

Pasión Vega canta Romance a Ocaña










Mi concuñado el fotógrafo Atín Aya (1955-2007)












La Sala Atín Aya acoge desde el 28 de junio y el 1 de octubre de 2017 la exposición Ocaña, la pintura travestida, una muestra antológica organizada por el Instituto de la Cultura y las Artes de Sevilla - ICAS y comisariada por Joaquín Recio y José Naranjo Ferrari, que recupera la obra desarrollada en los últimos años de vida del malogrado artista de Cantillana José Pérez Ocaña (1947-1983).

















 Una de las obras de la expo: Mi velatorio o Premonición, 1982










No hay comentarios :

Publicar un comentario